¿Estás por lo que estás o matamos al ciclista?

Capacidad de observación

Nuestro compañero Esteban Viso nos llama la atención sobre un vídeo sencillamente genial que pulula por la red y que también se ha visto en algún que otro programa de televisión de nuestro país. Se trata de un spot realizado dentro del macroproyecto británico sobre seguridad vial Think!. El vídeo muestra una secuencia que parece sacada de una novela de Agatha Christie y que retrata ese momento típico en que el inspector de policía se dedica a pasar revista a los sospechosos del asesinato de turno. No falta ni la viuda, ni el mayordomo ni la criada… pero nada es lo que parece.

Y tú te preguntarás: ¿Cuál es la conexión exacta entre una escena como esta y la seguridad vial? Pues… la respuesta, después del vídeo, que no dura ni dos minutos.

La pregunta sería: ¿Alguien ha detectado los 21 cambios que se desarrollan ante nuestras narices? Confieso que cuando yo lo vi por la tele sólo me percaté de dos o tres detalles. Ahí están los comentarios para que cada cual se explaye contando cuán hábil es con la mirada en un primer visionado. Dejando eso de lado, la cuestión de fondo queda muy bien resumida en las tres frases con las que se cierra el vídeo:

Es fácil perderse algo que no andas buscando

En una carretera congestionada eso podría ser fatal

Presta atención a los ciclistas

Cuando hablamos sobre las bases de la conducción preventiva le dimos una importancia esencial a la observación. Y es que cuanto más ágil sea nuestra mirada, más capaces seremos de anticiparnos a los problemas. Con este vídeo, además, entendemos algo fundamental que ya hemos esbozado en otras ocasiones, sobre todo al hablar sobre el uso del móvil durante la conducción: nuestro cerebro focaliza de manera extraordinaria y destina sus recursos a esos estímulos a los que les concedemos mayor importancia.

Por eso en el vídeo apenas vemos nada… pero lo escuchamos todo. Y es que estamos tan pendientes del señuelo auditivo, ese inspector de policía que nos lleva arriba y abajo con su flemática perorata y esos sospechosos con una turbia historia que contar, que no nos damos cuenta de lo que es evidente para cualquier ojo humano.

Si es que por cambiar… ¡nos han cambiado hasta el muerto! Pero nosotros seguimos escuchando y escuchando al melodioso señuelo porque no esperamos que nadie nos dé gato por liebre en la mismísima escena del crimen y con un inspector de policía presente. Y mientras escuchamos, no vemos. Y mientras no vemos… seguimos circulando.

¿Aterrador? Que se lo cuenten a los ciclistas que un día pasaron inadvertidos para un conductor que no esperaba encontrarlos allí… ¿Quién iba a pensar que lo que había que descubrir era un montón de cambios en una escena como la del vídeo? ¿Y quién iba a imaginar que entre los coches habría un chaval montado en bicicleta?

Hay muy pocas campañas de sensibilización sobre el problema de los ciclistas en la carretera. Quizá por eso es más de agradecer (todavía) que exista en Reino Unido una tan ingeniosa como esta. Me pregunto si podríamos tener algo similar en España. Y me pregunto si tendría buena acogida.

Vídeo | dothetest

  • Una campaña graciosa y directa jejeje. Además te hace pensar en los límites que tiene uno, aunque algunos no sepan lo que es PENSAR.

    No entiendo por que no hacen una campaña en la que nos enseñen a los ciclistas a ser VISTOS, por que ¿cómo vas a ver algo si esta camuflado en el entorno?

    Aunque lo que más miedo me ha dado es el título del artículo, ya que me sentí aludido (por lo de ciclista).

    Un saludo.

  • Sam

    Yo sólo vi que al Mayordomo le cambió el arma del “crimen”, y luego cuando ves todo lo que cambia.. Estoy ciego XD

  • Yo no vi ni el cambio de gabardina del detective.

    🙁

  • ¡Coño, si hay un cambio de gabardina! XDDD

    Palabra, que no me había dado cuenta ni siquiera viendo el making-of un taco de veces. XDDD

  • Me he estado fijando y la única que no cambia es la Doncella o “Chacha”, ahora entiendo por qué algunos no vimos nada jejejejeje.

    Un saludo

    Pd: El policia tampoco cambia.