Esta gorra puede prevenir el cansancio de los camioneros

La falta de descanso al volante es una de las principales causas de muertes en la carretera, junto al alcohol y las drogas. Tanto es así que según datos de la Sociedad Europea de Sueño (ESRS) recogidos en el estudio somnolencia al volante de la Fundación CEA, la somnolencia está relacionada directa o indirectamente con el 30 por ciento de los accidentes de tráfico que se producen en España, especialmente en el sector profesional.

Para que esta circunstancia no se produzca, sobre todo entre los profesionales del transporte como son los camioneros, Ford Brasil ha creado una innovadora gorra, que es capaz de alertar al conductor si está cansado o se está durmiendo al volante.

La gorra en cuestión, desarrollada por la división de camiones de Ford Brasil, alerta a los conductores que han de parar mediante tres tipos de señales: vibración, sonido y destellos de luz.

 

El primer paso que se tomó por parte de Ford para la creación de esta revolucionaria gorra fue un estudio pormenorizado para identificar los movimientos del conductor en su rutina normal de trabajo, además de los movimientos de la cabeza que indican somnolencia, así como los cambios de velocidad del camión. Una vez recogidos los mismos en una base de datos, esta es transferida a la central de procesamiento de la gorra, que se encuentra conectada a un acelerómetro y un giroscopio, encargados de identificar cada tipo de situación.

Ford puso a prueba la citada gorra a lo largo de ocho meses en un grupo de conductores que recorrieron más de 5.000 kilómetros en condiciones de conducción reales. También fue presentada tanto a expertos en seguridad vial como en estudios sobre sueño, quienes reconocieron al potencial de la misma a la hora de ayudar a prevenir accidentes en carretera.

De momento este artilugio creado por Ford no deja de ser un prototipo que se encuentra todavía en fase de pruebas, aunque después de éste llegará el proceso de patente y certificación. Aunque aún queda lejano, puesto que no existen planes para su comercialización a corto y medio plazo. A pesar de ello, Ford ha mostrado su interés en compartir su tecnología con partners y clientes  con el objetivo de avanzar en su desarrollo y permitir su lanzamiento al mercado.

 

¿Cómo afecta al sueño a la conducción?

Está claro que un invento de estas características ayudaría a salvar vidas,  sobre todo a un colectivo como el de los transportistas, cuyo trabajo es agotador, ya que requiere de prestar una constante atención a la carretera durante horas. La posibilidad de quedarse dormido sin querer cuando se tiene que conducir durante largos períodos de tiempo planea en el ambiente de estos trabajadores, puesto que el más mínimo descuido suyo puede tener consecuencias letales.

El sueño y la fatiga se encuentran entre las cinco primeras causas de accidentes con víctimas. Tanto es así que uno de cada cinco accidentes de tráfico se produce por culpa del sueño y la fatiga, según datos de la Sociedad Española del Sueño.

La necesidad de conciliar el sueño es una de las más importantes de todo ser humano, puesto que si se duerme poco o no se duerme lo suficiente, el organismo reacciona creando una serie de desajustes en el organismo, muchos de los cuales son peligrosos para el conductor.

Las estadísticas confirman que durante el día es cuando más accidentes se producen, ya que es el momento en el que más número de personas conducen. Sin embargo la gravedad de los accidentes y el número de víctimas es mayor durante la conducción nocturna. Por ello es imprescindible un buen descanso a la hora de conducir, ya que el sueño produce una serie de alteraciones en las habilidades psicofísicas que requiere la actividad de conducir. Si no se duerme el tiempo suficiente, puede provocar un serio trastorno en la salud, que a su vez, afecte a la conducción.

Los efectos en la falta de sueño más relevantes en relación con la conducción suelen ser:

  • Reducción de la vigilancia: el sistema nervioso se relaja y se empieza a perder el control.
  • Tiempo de reacción más lento: la acumulación de horas de vigilia afecta ede manera negativa a la capacidad de reacción, ya que cada vez se hace más difícil mantenerse atento a la conducción. Esto provoca que el conductor aumente su tiempo de reacción y que tarde más en frenar llegado el momento de evitar un coche o colisión.
  • Aparición de “microsueños”: este es el efecto más peligroso y se produce entre conductores que conducen muchas horas y duermen poco. En períodos de apenas 2 o 3 segundos se pierde la consciencia respecto a la carretera, señales u otros vehículos. Esta suele ser la causa de los accidentes que no tienen una explicación clara al salirse el vehículo de la vía y producirse en un tramo recto.
  • Disminución de los reflejos: los músculos se relajan llegando a producirse leves temblores en piernas y manos.
  • Pérdida de la agudeza visual: llegados a estas circunstancia se produce una visión borrosa y una mayor fatiga y cansancio ocular.

Un aspecto que debe tener claro el conductor, sobre todo si es profesional es que, al más mínimo síntoma de somnolencia debe dejar de conducir. Creer que se puede vencer en esa disputa y seguir conduciendo no solo es ilusorio sino también una actitud temeraria. Se puede eludir su aparición evitando cometer errores antes del comienzo de emprender un viaje. No obstante, toda vez que la somnolencia hace acto de presencia puede llegar a ser invencible, por eso lo mejor es seguir una serie de recomendaciones que propone la DGT para ayudar a combatirla.

  • Descansa cada dos horas de conducción o cada 200 kilómetros.
  • Realice pausas al menos cada 20-30 minutos. Es importante saber que no basta con parar: baje del vehículo, camine y tome alguna bebida estimulante (café, te o algún refresco de cola).
  • Mantenga bien ventilada la cabina.
  • No ponga música relajante y en caso de llevar acompañante, procure conversar.
  • Evite las comidas copiosas antes de coger el coche y por supuesto, el alcohol.
  • En caso de que no haya dormido bien, delegue la conducción en otra persona, siempre y cuando sea posible.
  • Evite conducir de tres a cinco de la madrugada y de dos a cuatro de la tarde.
  • Si a pesar de todo tiene sueño, es muy importante parar a dormir cada 15 minutos en una zona segura.
  • Evite la ingesta de medicamentos y en caso de encontrarse en tratamiento, compruebe si tiene efectos secundarios para la conducción.
  • Busque una postura al volante que no sea relativamente cómoda ya que esto favorece el sueño.

 

Fotos | Newspressonline

Circula Seguro | Sistemas de detección de fatiga y falta de concentración al volante

Circula Seguro | Somnolencia postprandial o modorra que nos coje después de comer: las verdaderas causas