Coche eléctrico, híbrido o híbrido enchufable. ¿Cuál escoger?

Hybrid car engine.
Uno de los temas sobre los que más nos pronunciamos últimamente es la contaminación ambiental existente en las ciudades, especialmente en las más grandes y principales de cada país. También hablamos mucho de las nuevas tecnologías aplicadas a los automóviles y cómo ellas podrían colaborar para evitar la saturación de gases contaminantes y CO2 en el ambiente.

Debido a lo anterior y al alto precio que alcanzaban los combustibles fósiles, hace ya unos años que las marcas se han puesto las pilas, y nunca mejor dicho, con el diseño, mejora en la producción de vehículos de propulsión alternativa, tanto eléctricos como híbridos, dado que son los más respetuosos y ecológicos con nuestro planeta. Por eso vamos a analizar algunos detalles sobre este tipo de vehículos: eléctricos puros, híbridos e híbridos enchufables.

Eléctricos puros

EV taxi

Los menos contaminantes durante su uso, obviamente, son los eléctricos puros. Sustituyen el motor térmico por uno eléctrico y no emiten ni un solo gramo de CO2 ni de cualquier gas contaminante para su propulsión.

Suelen ser vehículos de pequeñas dimensiones ya que, por su reducida autonomía, son coches enfocados a un uso urbano; aunque ojo, Tesla viene pisando fuerte y ofreciendo modelos de tamaño medio con una amplia posibilidad de uso y muy rápidos, en algunos casos más rápidos en aceleración que algunos superdeportivos.

Si no vas a cubrir grandes distancias diarias puede ser una buena opción, ya que su autonomía real últimamente se acerca a los 200 kilómetros en la mayoría de nuevos modelos, aunque si de vez en cuando vas a realizar viajes de media distancia tendrías que tener un segundo coche. Este es el principal punto débil de los vehículos 100 % eléctricos.

Además, debes saber que una recarga completa de la batería supone tener el coche varias horas enchufado a la luz, alrededor de 8 en muchos casos, por lo que no es tan sencillo como ir a la gasolinera y salir con el depósito lleno en 3 ó 4 minutos. Existen cargas rápidas que consiguen recargar alrededor de un 80 % en aproximadamente media hora, aunque todo depende de los distintos modelos.

También debemos tener en cuenta que, si queremos instalar un “Wallbox” (punto de carga rápida), debemos tener una plaza de garaje, bien sea en un garaje comunitario o en uno individual. Si vivimos en un 7º piso y no tenemos una plaza en propiedad será difícil aprovechar un coche de este tipo.

Híbridos

2016 Toyota Prius

De los tres tipos de vehículos que vamos a analizar los que son menos respetuosos con el medio ambiente son los híbridos sin posibilidad de recarga mediante una estación eléctrica, aunque son más eficientes que los de motor térmico. Son los preferidos por la mayoría de clientes, de momento. He ahí las más de 9 millones de unidades de este tipo de versiones comercializadas por Toyota.

La capacidad de las baterías es muy limitada y apenas podemos conducir un par de kilómetros seguidos únicamente con el propulsor eléctrico. El motor eléctrico entra en funcionamiento cuando existe carga acumulada y la demanda de potencia es muy leve, o bien cuando demandamos mucha potencia apoyando al motor térmico, que suele ser de gasolina, para obtener una mejor respuesta.

Donde más ventajas obtenemos con estos vehículos es en vías urbanas. Siendo suaves con el pedal derecho y gestionando las retenciones podemos obtener muy buenos consumos con los coches híbridos, por debajo de los niveles que conseguiríamos con un vehículo diésel similar en igualdad de condiciones.

El lado positivo comparándolos con los 100 % eléctricos es que la autonomía total es similar a la de un coche de motor térmico, por lo que permite cubrir largas distancias con libertad, pudiendo aumentar su autonomía en una gasolinera de toda la vida.

Híbridos enchufables

North American International Auto Show 2015

Este tipo es el más equilibrado de los tres analizados. Consiguen las partes positivas de los 100 % eléctricos y los híbridos anteriormente descritos, es decir, pueden recorrer las distancias cotidianas de ir hasta el trabajo desde casa sin gastar una gota de combustible y por tanto sin expulsar absolutamente nada por el tubo de escape, e igualmente son totalmente aptos para cubrir largas distancias.

En modo eléctrico tienen una autonomía aproximada de 40 kilómetros, que no está nada mal, y, dependiendo del modelo, hay algunos que pueden circular a 120 km/h sin que entre en funcionamiento el motor térmico.

El tiempo de carga de las baterías en los híbridos enchufables es ligeramente inferior al de los eléctricos, aunque las cargas convencionales siguen siendo muy lentas.

Nuevamente, igual que en los eléctricos, no todos tenemos la misma accesibilidad y facilidad de carga por lo comentado anteriormente sobre nuestras viviendas.

Precios

En cuanto a los precios es difícil hablar de cifras más o menos concretas, ya que suelen ser algo dispares dependiendo de los fabricantes y si las baterías son compradas o alquiladas, que también depende de las políticas de las marcas.

De todos modos, aproximadamente un eléctrico 100 % bastante económico suele rondar los 24.000 euros, un híbrido cuesta aproximadamente como un diésel de la misma categoría y un híbrido enchufable de tamaño compacto puede acercarse a los 36.000 euros. Todo depende, como siempre, de las marcas, los modelos y los equipamientos.

Es importante conocer que, actualmente, gracias al plan MOVEA este tipo de coches tienen una serie de subvenciones para hacerlos más accesibles. Dichas subvenciones dependen de la autonomía homologada que es capaz de recorrer sin consumir combustibles fósiles, aunque solo están disponibles para modelos cuyo precio antes de impuestos sea inferior a 32.000 euros.

Charging

Los coches que pueden recorrer entre 15 y 40 kilómetros con una sola carga de sus baterías obtienen una ayuda de 2.700 euros, por lo que en condiciones habituales se benefician los híbridos enchufables. Si la autonomía es de entre 40 y 90 kilómetros, que también suelen ser híbridos enchufables pero con mayor capacidad, reciben 3.700 euros. Por último si superan los 90 kilómetros, como es el caso de la mayoría de eléctricos puros, la subvención asciende hasta los 5.500 euros.

A su vez, el mismo plan MOVEA obliga a los concesionarios de coches a instalar un punto de recarga en la plaza de garaje del cliente cubriendo hasta 1.000 euros de presupuesto, que es lo que aproximadamente cuesta esta instalación. En caso de no disponer de plaza de garaje o tener ya instalado un punto de recarga, es posible solicitar el aporte de la subvención.

Debemos tener en cuenta que son planes de ayudas del gobierno, por lo que pueden variar en pocos meses, pero a fecha de esta publicación esas son las ayudas.

Por último, si tienes dudas sobre si estos vehículos ecológicos de propulsión eléctrica o híbrida son igual de seguros o no que los coches de toda la vida, sería recomendable que visitaras el siguiente artículo, donde hablamos concretamente de ello: Cómo resuelven los fabricantes de coches eléctricos la seguridad de la batería.

Fotos | cipango27, edalridge, zavatskiy, joel-t, VanderWolf-Images