“Esas cosas deberían enseñarse en las autoescuelas”

Conducción avanzada

A raíz del controvertido post de Javier Costas sobre lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer cuando se te queda atascado el acelerador, surgió el *clásico comentario* según el cual “esas cosas deberían enseñarse en las autoescuelas”. Iba a responder en aquella misma entrada, pero me di cuenta de que la cosa daba para un texto completo. Por eso hoy intentaré explicar por qué, según mi opinión, en las escuelas de conductores no solemos enseñar a un alumno de B el *nivel de dominio del vehículo* que más de uno parece considerar un “nivel básico” (y que, dicho sea de paso, no lo es).

Lógicamente daré *mi punto de vista* como profesional del sector, y eso no implica que mi opinión sea la Verdad Absoluta. Quizá otro *profesor de formación vial* lea este texto y crea que tal o cual punto no se corresponde con lo que él piensa. En cualquier caso, ahí está el campo de comentarios para rebatir lo que yo diga.

Conducción avanzada

*Dime cómo evalúas y te diré cómo enseñas,* reza el abecé de la enseñanza. Y es cierto. Cuando cualquiera de los presentes ha sabido que tendría ante sí un examen en el que presumiblemente le preguntarían acerca de los ríos de la Península Ibérica, no se ha puesto a estudiar como un loco la tabla periódica de los elementos químicos ni la importancia de la sinalefa en el Siglo de Oro de la Literatura Española. Habrá estudiado por dónde pasa el Miño, dónde nace el Nervión… ese tipo de cosas.

Por eso, en las escuelas de conductores se enseña lo que prioritariamente se evalúa en un examen para la obtención del Permiso de Conducir: los *conocimientos* básicos sobre la normativa reguladora de la circulación, las *destrezas* necesarias para un manejo acertado del vehículo en las situaciones propuestas y los *comportamientos* sobre seguridad vial del aspirante a conductor. Lo cual no debe confundirse con eso de “enseñar a aprobar un examen”, una práctica que por desgracia todavía continúa en funcionamiento… y continuará mientras haya alumnos que estén dispuestos a pagar por malformarse de esta manera.

En las escuelas de conductores _comme il faut_ se enseña una base formativa para que luego el ex alumno sea capaz de evolucionar a su propio ritmo con seguridad y con agilidad. Y dentro de esa base formativa se explica a los alumnos, entre otras cosas, qué es un subviraje, un sobreviraje, lo que supone la conducción sin adherencia e incluso cómo detener el vehículo rozando lateralmente una barrera de seguridad. Que no todo se ponga en práctica no quiere decir que no se enseñen estas cosas.

Volviendo al quid de la cuestión, creer que obtener el permiso equivale a “saber conducir” es una tontería como una catedral. *Nunca finaliza el aprendizaje de la conducción.* Al revés: siempre estamos en evolución.

Por eso, la obtención del Permiso de Conducir simplemente es *un paso más* dentro del aprendizaje de la conducción. Significa que la Administración reconoce que un conductor ha asimilado una *formación básica* con la que podrá seguir evolucionando a su aire, sin necesidad de estar pagando a un profesor personal y un vehículo alquilado por cada vez que toque un volante y sin tener que escuchar a su profe cantando la yenka con su insufrible “izquierda, izquierda, derecha, derecha”, que reconozco que en ocasiones nos ponemos un poco pesados al hacer que el alumno maniobre por aquí y por allá.

Pero ese nuevo conductor, con su plastiquito rosa en el bolsillo, *tiene que evolucionar,* claro que sí.

Conducción avanzada

En las escuelas de conductores y para la obtención del B, hacemos mucho hincapié en la circulación, más que en la conducción. Dicho mal y deprisa, _tanto nos da_ que el alumno cale el motor alguna vez mientras sea capaz de decidir qué hacer en cada momento con cada usuario de la vía que pase por su lado. ¿Que el dominio del vehículo tiene que ser magistral para salir indemnes de las situaciones conflictivas que nos puedan surgir? Obvio. Por eso, una vez obtenido el Permiso de Conducir, y para mejorar el dominio mecánico del vehículo, cualquiera puede seguir una formación específica, que se denomina Curso de conducción avanzada.

Y mientras el conductor no consiga ese nivel superior, le damos una técnica para que no le sea necesario conducir al límite en todo momento, ya que no domina ese nivel. La técnica que damos es la *anticipación* y el uso del *sentido común.* Lo digo yo en clase, en teórica, cuando hablo sobre seguridad vial, y lo potencio luego dentro del coche: El mejor aliado del conductor para hacer frente a una situación límite se llama sentido común. Siempre es mejor no jugar con fuego que mirar cómo se apaga un incendio.

Ah, pero como es cierto que a veces los incendios nos los provocan los demás, hay que evolucionar más allá de lo que nos enseñan en la escuela de conductores. Bien, volvemos a lo mismo: conducción avanzada.

Conducción avanzada

¿Y por qué no se imparte esa conducción avanzada ya con la obtención del B? Muy sencillo. En parte, por una *razón económica.* ¿Cuántos alumnos pagarían más por su formación básica? Ya contesto yo: Ninguno. Y también, que no en segundo lugar, por una cuestión de *asimilación de conocimientos.* Conducir (mejor dicho, circular) es eso que los psicólogos denominan “una tarea compleja”. Y el aprendizaje lo es mucho más. Saturar no es una buena forma de enseñar, más bien al contrario. Por otra parte, no podemos obviar el carácter de nuestro alumnado. Ya comenté en una ocasión por qué pensaba que endurecer los exámenes no necesariamente redundaría en una mejor seguridad vial. Me reafirmo: un alumno puteado no será después un conductor seguro.

No me importa demasiado lo que diga un *conductor experimentado* sobre su paso por la autoescuela. Su visión está ya lo suficientemente distorsionada por el correr del tiempo como para no recordar cuál era su nivel de asimilación de contenidos en el coche mientras su profesor le enseñaba. En cambio, cualquier profesor de formación vial lo ve a diario. Una persona que está aprendiendo a circular ya tiene bastante con conseguir *hacerse un hueco* en esta selva de desgraciados al volante que no comprenden que la calle no es suya, como para pedirle según qué florituras con el manejo de la máquina.

*Cada cosa, en su lugar y en su debido momento.*

Sobre la *obligatoriedad* de asistir a un curso de conducción avanzada al cabo de un tiempo de haber salido de la escuela de conductores (comentario típico también do los haya)… simplemente diré que compadeceré al iluso responsable de Tráfico que se atreva a defender esa idea en nuestro país. No digo que no sea necesario, pero me vienen a la mente toda esa horda de conductores hiperseguros de sí mismos que pondrían el grito en el Cielo cuando alguien insinuara que no saben conducir. “Con la de años que llevo yo dándole a la rosca… y ahora me van a enseñar a mí.” ¿Os suena?

Foto | Javier Costas

En Circula Seguro | Cómo realizar una detención de emergencia si se queda atascado el acelerador | Si se endurecen los exámenes de conducir, ¿tendremos una mejor seguridad vial?

  • PAL

    Yo a lo mío… ¿Y los simuladores?

  • Como complemento a la formación básica no estarían mal, pero lo primero es lo primero.

    Sugerencia: ¿Por qué no te especializas en este campo? Se te da bien… 🙂

  • bueno, que quieres que te diga… si tanta gente lo dice, por algo sera.
    usando el sentido comun, y lo que se ve en el dia a dia, no hay mas que dar una vuelta por ahi, para ver que hay muchos conductores a los que no se sabe muy bien como se les ha permitido conducir. y si, lo pone en un papelito rosa.
    lo que se propone, no es tan descabellado. solo seria cuestion de dar un poco mas de teoria, para saber que lo que se lleva entre manos es un vehiculo, un aparato de riesgo, no un microondas.
    y un poco mas de practica, lo suficiente para que a los conductores “noveles” no les entren ganas de tirarse en marcha al mas minimo problema y sepan corregirlo.

    mientras tanto, tendremos “peligros al volante” constantemente. las vias publicas no es un buen lugar para “ir formandose poco a poco” porque ahi, en las vias publicas, aparte de poner en peligro las vidas propias, ponemos en peligro las ajenas.

    para obtener el carne de conducir b, se ponian pocas trabas. pero para obtener el a, el de motocicletas… los examenes rozaban lo absurdo.
    sin embargo, hasta hace poco para obtener los carnet c y d, se exigia un examen de mecanica, mas que nada para saber el tipo de aparato que uno llevaba entre las manos. ahora ni eso… de verdad que no lo entiendo.

  • Esto que dices sería presuponiendo que la asistencia a clase teórica fuera obligatoria, ¿verdad? 😉

  • no voy a entrar mas veces por aqui. encima borrais partes de mis comentarios a vuestro antojo? de que vais? dais todo el asco tios.

  • #5 No tengo ni idea de lo que estás diciendo. En Circula Seguro sólo se borran comentarios ofensivos, ilegales, burdamente promocionales u off-topic, y la mayor parte de las veces ni eso, porque nos da pereza eliminar cosas, así que supongo que has tenido algún problema de índole técnica.

  • ya, y yo me chupo el dedo. que si, que mola mucho la foto del tio del ferrari.

  • PAL

    Quizás se podria hacer algo extendiendo la formación… no se, algo como hacer algunas practicas desde los 16 años (con un profesional, no como el modelo francés).
    Pero seria reformar todo el sistema.. y eso es muuuuy difícil.

    Por cierto (off topic), hablo del modelo francés porque estas navidades mi primo me comentó que allí pueden conducir desde los 16 siempre que sea con un adulto con nosecuantos años de experiencia. Y hecha la ley, hecha la trampa, mi primo y mi novia se llevan a la abuela de ella a todos lados, que la señora tiene ochenta y tantos y esta casi ciega, pero a efectos legales, sigue siendo conductora… seria interesante que alguien hablara de eso algún dia.

  • #8
    ¿Que alguien hablara sobre este asunto? Vale: sería una cafrada.

    Hala, ya está hablado. Toma análisis en profundidad :-DDD

    Bueno, vale. Tomo nota, PAL, para comentarlo en serio. ¡Gracias! 🙂

  • PAL

    😀

    Eso me parece a mí…

  • #7 ¿A que salgo guapo? 😛

    El comentario al que te refieres era 100% igual a otro que estaba antes, y tengo por costumbre eliminar los comentarios duplicados. Es una simple cuestión de limpieza.

  • Y dar en las autoescuelas, algo tan obvio como los seguros??

    El 99% de los conductores noveles y un porcentaje muy alto de ‘avanzados’ no ha visto uno en su vida y, por supuesto, no tiene ni idea de como rellenarlo.

    Yo vi hace tiempo una discusion entre dos conductores sobre quien tenia que llevarse el original y la copia, mira que ni siquiera saber que ambas hojas tienen el mismo valor…

    Saludos.

  • Perdon, me refiero evidentemente, a hacer un parte por un siniestro.

  • #12 / #13

    :-O

    :-O

    :-O

    ElAntonie, oye… ¿TÚ TIENES TELEPATÍA?

    Hoy mismo, de 15 a 16h (que es cuando imparto yo la teórica, es decir mientras tú comentabas esto), he estado explicando eso precisamente: cómo se rellena el parte amistoso. Siempre que hablo del seguro, lo hago.

    Ah, y hablo también de los seguros a terceros y del todo riesgo, algo que no sale en el librito ni en los tests, pero que considero que hay que saber.

  • Pues debe ser jajaja. Se gana mucho dinero con la telepatia??

    De todos modos para hablar de seguros, hay una grandisimia web, que lo explica todo en cristiano.

    < />arpem

    Recomiendasela a tus alumnos.

  • jej, me siento aludido por este tema, ya que yo fui uno de los que “animaba” a dar “estas cosas” en la autoescuela.
    Vamos a ver, no se trataría de enseñarnos a ser corredores de rally o Formula 1: tomar las curvas lo más rápido posible, salir derrapando de los semáforos (que es muy molón)…. Simplemente orientar unas pocas horas de la formación práctica en emular ciertos casos “posibles y estadísticamente más peligrosos” donde se tengan que realizar maniobras de emergencia; como por ejemplo detener el vehículo quedandose atascado el acelerador (por cierto, a ver cuando sacais un post sobre eso 😛 ). Coincidirás conmigo en que no es lo mismo explicado que “en tus carnes”. Obviamente, estas clases prácticas habrían de hacerse en recinto cerrado. Sobre su costo… aqui está lo peliagudo del asunto. Naturalmente estas prácticas habrían de ser obligatorias e indispensables para obtener la licencia (que en este país las cosas funcionan así). Si la DGT considerara que realmente son útiles y aumenta la seguridad – sobre todo en conductores nóbeles – descendiendo la siniestralidad pues lo podría subvencionar rebajando las tasas directas que hacen pagar al aspirante y autoescuela por la obtención de la licencia. O quizá parte del dinero obtenido con las sanciones de tráfico – supuestamente destinado a la Seguridad Vial – estaría mejor empleado así que en la prolífica siembra de radares

  • #17 (Akismet había retenido tu comentario, no sé por qué):

    Hay cosas que sí que las enseño (al menos yo, y no necesariamente en circuito cerrado). Cualquier alumno mío tiene que saber cómo funciona un embrague, no sólo que “se pisa para cambiar de marchas”, sino qué es y cómo funciona. Por lo tanto, sabe que si lo pisa en marcha pierde freno motor, sí, pero también pierde tracción en un caso como el del acelerador pisado. Quizá no lo explico con estas palabras (más que nada porque coincidirás conmigo en que la avería del acelerador se las trae) pero es algo que practican continuamente. Repito: continuamente.

    Ahora bien… Mira, te pondré un ejemplo que me está chirriando últimamente, que creo que se entenderá mejor. Me acaba de llegar una alumna rebotada (en el sentido más amplio del término) de otra autoescuela. Una autoescuela de Barcelona ciudad, para ser más precisos. No te puedes llegar a imaginar lo MAL que ha aprendido esa pobre mujer. Dejando de lado su nulo control del entorno (que es otra historia) su manejo del vehículo deja mucho que desear. Por poner un ejemplo, ella pisa el embrague continuamente, venga o no a cuento, porque cree que el embrague es un salvavidas. Evidentemente, a la que metes a la chiquilla en una de las muchísimas pendientes que hay en mi zona de examen, la liamos. O se le va el coche a Tombuctú o en subida se le cala estrepitosamente. Y yo venga a parar el coche y a explicarle qué es un embrague y por qué sobreviene cada una de sus pérdidas de control.

    Entre su escaso dominio de la observación y su curioso manejo de la máquina, la muchacha va de susto en susto y tiro porque me toca. Su explicación: “Es que a mí no me enseñaron nada de todo esto, sólo me gritaban porque lo hacía mal”.

    Bien, hasta aquí, el retrato del caso. Y ahora, la coletilla. Todo esto del embrague lo introduzco yo a mis alumnos en la 3ª-4ª práctica (según el caso). Esta chica hizo más de 50 en el anterior centro. ¿Se puede saber a qué se dedicó su profesor? Aparte de tratarla como a una mierda, claro…

    >:-(

    A veces el problema está en elegir bien una autoescuela. Pero de eso ya nos habló Jaume en su día según su propia experiencia. Yo no he querido hacerlo nunca por motivos obvios. Y no, no me va el corporativismo. 😛

  • Por cierto, releyendo mi último comentario me doy cuenta de que cometí una inexactitud. Lo del embrague lo explico ya en clase de teórica y luego en la segunda práctica. Lo que ocurre en la tercera o cuarta es que el alumno acaba de comprender su funcionamiento cuando nos lanzamos a hacer carreteras locales.