“Esas cosas deberían enseñarse en las autoescuelas”

Conducción avanzada

A raíz del controvertido post de Javier Costas sobre lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer cuando se te queda atascado el acelerador, surgió el *clásico comentario* según el cual “esas cosas deberían enseñarse en las autoescuelas”. Iba a responder en aquella misma entrada, pero me di cuenta de que la cosa daba para un texto completo. Por eso hoy intentaré explicar por qué, según mi opinión, en las escuelas de conductores no solemos enseñar a un alumno de B el *nivel de dominio del vehículo* que más de uno parece considerar un “nivel básico” (y que, dicho sea de paso, no lo es).

Lógicamente daré *mi punto de vista* como profesional del sector, y eso no implica que mi opinión sea la Verdad Absoluta. Quizá otro *profesor de formación vial* lea este texto y crea que tal o cual punto no se corresponde con lo que él piensa. En cualquier caso, ahí está el campo de comentarios para rebatir lo que yo diga.

Conducción avanzada

*Dime cómo evalúas y te diré cómo enseñas,* reza el abecé de la enseñanza. Y es cierto. Cuando cualquiera de los presentes ha sabido que tendría ante sí un examen en el que presumiblemente le preguntarían acerca de los ríos de la Península Ibérica, no se ha puesto a estudiar como un loco la tabla periódica de los elementos químicos ni la importancia de la sinalefa en el Siglo de Oro de la Literatura Española. Habrá estudiado por dónde pasa el Miño, dónde nace el Nervión… ese tipo de cosas.

Por eso, en las escuelas de conductores se enseña lo que prioritariamente se evalúa en un examen para la obtención del Permiso de Conducir: los *conocimientos* básicos sobre la normativa reguladora de la circulación, las *destrezas* necesarias para un manejo acertado del vehículo en las situaciones propuestas y los *comportamientos* sobre seguridad vial del aspirante a conductor. Lo cual no debe confundirse con eso de “enseñar a aprobar un examen”, una práctica que por desgracia todavía continúa en funcionamiento… y continuará mientras haya alumnos que estén dispuestos a pagar por malformarse de esta manera.

En las escuelas de conductores _comme il faut_ se enseña una base formativa para que luego el ex alumno sea capaz de evolucionar a su propio ritmo con seguridad y con agilidad. Y dentro de esa base formativa se explica a los alumnos, entre otras cosas, qué es un subviraje, un sobreviraje, lo que supone la conducción sin adherencia e incluso cómo detener el vehículo rozando lateralmente una barrera de seguridad. Que no todo se ponga en práctica no quiere decir que no se enseñen estas cosas.

Volviendo al quid de la cuestión, creer que obtener el permiso equivale a “saber conducir” es una tontería como una catedral. *Nunca finaliza el aprendizaje de la conducción.* Al revés: siempre estamos en evolución.

Por eso, la obtención del Permiso de Conducir simplemente es *un paso más* dentro del aprendizaje de la conducción. Significa que la Administración reconoce que un conductor ha asimilado una *formación básica* con la que podrá seguir evolucionando a su aire, sin necesidad de estar pagando a un profesor personal y un vehículo alquilado por cada vez que toque un volante y sin tener que escuchar a su profe cantando la yenka con su insufrible “izquierda, izquierda, derecha, derecha”, que reconozco que en ocasiones nos ponemos un poco pesados al hacer que el alumno maniobre por aquí y por allá.

Pero ese nuevo conductor, con su plastiquito rosa en el bolsillo, *tiene que evolucionar,* claro que sí.

Conducción avanzada

En las escuelas de conductores y para la obtención del B, hacemos mucho hincapié en la circulación, más que en la conducción. Dicho mal y deprisa, _tanto nos da_ que el alumno cale el motor alguna vez mientras sea capaz de decidir qué hacer en cada momento con cada usuario de la vía que pase por su lado. ¿Que el dominio del vehículo tiene que ser magistral para salir indemnes de las situaciones conflictivas que nos puedan surgir? Obvio. Por eso, una vez obtenido el Permiso de Conducir, y para mejorar el dominio mecánico del vehículo, cualquiera puede seguir una formación específica, que se denomina Curso de conducción avanzada.

Y mientras el conductor no consiga ese nivel superior, le damos una técnica para que no le sea necesario conducir al límite en todo momento, ya que no domina ese nivel. La técnica que damos es la *anticipación* y el uso del *sentido común.* Lo digo yo en clase, en teórica, cuando hablo sobre seguridad vial, y lo potencio luego dentro del coche: El mejor aliado del conductor para hacer frente a una situación límite se llama sentido común. Siempre es mejor no jugar con fuego que mirar cómo se apaga un incendio.

Ah, pero como es cierto que a veces los incendios nos los provocan los demás, hay que evolucionar más allá de lo que nos enseñan en la escuela de conductores. Bien, volvemos a lo mismo: conducción avanzada.

Conducción avanzada

¿Y por qué no se imparte esa conducción avanzada ya con la obtención del B? Muy sencillo. En parte, por una *razón económica.* ¿Cuántos alumnos pagarían más por su formación básica? Ya contesto yo: Ninguno. Y también, que no en segundo lugar, por una cuestión de *asimilación de conocimientos.* Conducir (mejor dicho, circular) es eso que los psicólogos denominan “una tarea compleja”. Y el aprendizaje lo es mucho más. Saturar no es una buena forma de enseñar, más bien al contrario. Por otra parte, no podemos obviar el carácter de nuestro alumnado. Ya comenté en una ocasión por qué pensaba que endurecer los exámenes no necesariamente redundaría en una mejor seguridad vial. Me reafirmo: un alumno puteado no será después un conductor seguro.

No me importa demasiado lo que diga un *conductor experimentado* sobre su paso por la autoescuela. Su visión está ya lo suficientemente distorsionada por el correr del tiempo como para no recordar cuál era su nivel de asimilación de contenidos en el coche mientras su profesor le enseñaba. En cambio, cualquier profesor de formación vial lo ve a diario. Una persona que está aprendiendo a circular ya tiene bastante con conseguir *hacerse un hueco* en esta selva de desgraciados al volante que no comprenden que la calle no es suya, como para pedirle según qué florituras con el manejo de la máquina.

*Cada cosa, en su lugar y en su debido momento.*

Sobre la *obligatoriedad* de asistir a un curso de conducción avanzada al cabo de un tiempo de haber salido de la escuela de conductores (comentario típico también do los haya)… simplemente diré que compadeceré al iluso responsable de Tráfico que se atreva a defender esa idea en nuestro país. No digo que no sea necesario, pero me vienen a la mente toda esa horda de conductores hiperseguros de sí mismos que pondrían el grito en el Cielo cuando alguien insinuara que no saben conducir. “Con la de años que llevo yo dándole a la rosca… y ahora me van a enseñar a mí.” ¿Os suena?

Foto | Javier Costas

En Circula Seguro | Cómo realizar una detención de emergencia si se queda atascado el acelerador | Si se endurecen los exámenes de conducir, ¿tendremos una mejor seguridad vial?