¿Es posible plantearse de forma seria la tolerancia 0 al alcohol en la conducción?

Alcoholemia 0,0%
Hace unos días Josep nos hablaba de la cada vez más notoria conciencia social sobre el alcohol y la conducción. Es más, parece que los jóvenes rechazan cada vez más conducir si previamente han bebido algo con alcohol y se toman más en serio al “conductor designado” cuando salen en grupo. Siempre hay ovejas negras, pero no son solo jóvenes, ni tiene nada que ver con salir de fiesta por las noches de los fines de semana. Puede pasar en cualquier momento, y si no que se lo digan a una chica atropellada (herida grave) en Ferrol por un conductor que dio positivo con 1,17 en la segunda medición.

Como digo, el problema no está solo en los jóvenes. De hecho, la solución está en los jóvenes. El problema del alcohol es un problema social, de tradición, y vencer la resaca de años y años de convención social sobre el divertido efecto del alcohol en las personas no es nada fácil. A las pruebas me remito, años de educación, de divulgación, campañas como el “si bebes, no conduzcas” que consiguen poco a poco erosionar la roca de la adicción de España a tomarse unas copitas.

No es este el discurso de un abstemio, ni tampoco intento dar una lección de moralidad. Hablo, más bien, de la que creo que es la solución más duradera que podremos encontrar: que la asociación entre alcohol y conducción sea imposible, que exista una nueva tradición que haga inverosimil tomarse una copa de vino antes de irse para casa en coche. No es necesario investigar el vino sin alcohol, simplemente es necesario tomar conciencia de que el vino se puede disfrutar, con moderación y si no vas a realizar una tarea como la conducción (o la manipulación de una grúa, o una intervención quirúrgica).

Mojitos

La DGT se puede plantear la tolerancia cero al alcohol

Torelancia cero significa que no se va a permitir ni un miligramo de alcohol en sangre. Entiéndase como una expresión, pero realmente existe el planteamiento de que una medida de más de 0,0% puede conllevar una pena determinada. Y es más que probable que, en aras de convertir en algo realista el objetivo 0,0%, tasas de alcoholemia más elevadas puedan llegar a ser un delito serio.

¿Esto es viable? Sí, en realidad basta con seguir haciendo controles y establecer una tabla de sanciones dependiendo de la cantidad de alcohol en sangre. ¿Será algo fiable? Es decir, ¿estaremos seguros de que una medida de más de 0,0% no va a ser un falso positivo? ¿Cómo podremos defendernos los conductores que nos hayamos enjuagado con un elixir que contenga alcohol? Eso solo por poner un ejemplo simpático, pero la verdad es que tendrá que haber un sistema que garantice cero fallos en la estimación de la alcoholemia.

La pregunta más importante para mi es si este es el mejor camino para erradicar el alcohol de la conducción, y mi respuesta es que no. La gente, las personas, son las que van a erradicar el alcohol de las carreteras. Hará falta tiempo y una caña, pero se conseguirá. Hay que eliminar (con el tiempo, y siempre de forma metafórica) a quienes siguen diciendo que una cerveza no hace nada. Y a quienes disculpan el hecho de tomar unas copas y coger el coche, aun yendo de copilotos (o más aún, por ir de copilotos y no hacer nada para evitarlo).

Lamentablemente hay veces en las que se hace verdad ese dicho tan pasado de quintas como es el de “la letra, con sangre entra”. La sociedad española parece no aprender si no es a base de castigos, o cuando ya es demasiado tarde.

Vía | Ecomotor
Fotos | Oregon DOT, Sarah and Jason