¿Eres un acosador al volante?

EXASPERATED MAN IN HIS CAR   Original Filename: 10135102.jpg
Existen muchas razones para no cejar en el empeño y repetir hasta la saciedad que las prisas al volante no compensan. Los minutos ahorrados en un recorrido habitual por tener prisa, por ir más rápido, acelerar mucho, frenar tarde, adelantar por el interior en una rotonda, o acosar al conductor que va delante, son despreciables: os reto a que me certifiquéis que el ahorro de tiempo merece la pena.

El caso es que al conductor acosador, eso le trae al pairo. Él necesita sentir que está yendo deprisa, quizás porque llega tarde, porque el de delante va demasiado lento, porque esa travesía debería ser “de 90”,… El acosador es el que se pega a tu paragolpes trasero, el que amaga constantemente con adelantarte, el que gesticula visiblemente por el espejo retrovisor, el que te da luces, el que te adelanta dejando escasos centímetros entre las chapas. ¿Eres tú uno de ellos? Pues reflexiona.

No hay premios para el que llega primero

La realidad es que conducir no es una competición, nadie es mejor que nadie en la carretera, no hay que llegar primeros, y tampoco hay premios para el que lo haga. Conducir en la realidad implica acogerse a las normas, respetarlas, ser amable con los demás, y no hay razones de peso (realmente no las hay) para justificar la prisa, la agresividad o la temeridad. Qué cansino puedo ser con la misma cantinela, año tras año. Pero la verdad es que uno sale a la carretera y se encuentra mucho listo, siempre con prisa, siempre con más derecho que los demás para cambiarse de carril, y sobre todo para juzgar si una persona circula lenta, o no. ¿Sabemos acaso qué pasa dentro de cada coche?

El respeto es básico, y si todo el mundo lo aplicase no habría problemas. Es así de utópico y de real. No nos respetamos. Es difícil no pensar mal de otro conductor, y eso nos aplica a todos, y me incluyo. Cuántas veces he pensado: “¿pero qué hace este?”, para luego comprobar, a la vista de lo que sucede dentro, que circula más lento porque su coche es el infierno plagado de niños, mujer y suegra. O que hay un bebé que duerme plácidamente, y a su padre o su madre no le da la gana de conducir de otra forma que no sea lo más suave posible para que no se despierte.

¿Qué provoca en los demás el acosador?

Circular a escasos centímetros de otra persona, amagando, gesticulando, pitando o dando luces provoca estrés al otro conductor, que muy posiblemente circula respetando las normas, a su ritmo, y no tiene ni interés, ni culpa en absoluto, de que en cierto tramo no se pueda adelantar, o de que otra persona (el acosador) decida que por allí hay que ir a más velocidad. A veces está prohibido hacerlo, pero ya sabemos cómo reaccionamos a veces ante las normas.

El estrés provocado puede llevar a la ansiedad, y la ansiedad lleva a la imprudencia, a veces. Y la imprudencia nunca es buena pasajera. Un acosador puede llevar a otra persona a cometer un error, saltarse una señal de STOP o no fijarse en un ceda, y puede poner en peligro a esa persona. Y no creo que esté exagerando mucho ahora mismo. ¿Acaso no hemos sufrido todos, en algún momento, al típico pasajero acosador que nos pone tensos con sus “consejos” y sus “pero písale, hombre”? Pues sea pasajero, o sea el conductor de detrás, molesta lo mismo, y desconcentra totalmente.

6186823570_daa3dbffe5_b (1)

Si eres un acosador al volante, espero que te pille la Guardia Civil, y te aplique el correctivo que te mereces: 200 euros y 4 puntos del carnet. Oh, disculpadme, soy una malísima persona por desear que a alguien que acosa en la carretera, se le aplique la ley que él tanto desprecia. Personalmente me da lo mismo que quien acosa lo haga porque tiene un horario que cumplir (hola, repartidores), porque se le pegaron las sábanas y llega tarde a trabajar (levántate más temprano, o más temprano aún), o por la razón que sea. Ese, amigos, es el problema del otro.

Mi problema suele ser llevar a mi hija pequeña a la guardería mientras “hablamos” (no tiene más que dos años), escuchamos su canción favorita y nada más. No necesito llegar pronto, ni tarde, ni primero, ni el último. Y, se me olvidaba, esto es cierto y más crítico todavía en viajes de placer. ¿Quién, en su sano juicio, tiene prisa cuando hace un viaje de placer? ¿Por qué se estresan?

Foto | trapgosh

  • Sergio

    Yo por ejemplo pensaba que el adelantamiento de novato era una competición perfectamente regulada, lástima que no pillen a esos idiotas y les casquen 600 euros en vez de 200.

  • Borja

    Yo me declaro acosador de los que no utilizan el carril derecho y que no atienden a las ráfagas o el claxon, pero sólo gesticulando, no me pego a ellos. xD
    Lo mejor que puede hacer uno con los acosadores de verdad es tomárselo con humor. Me hace gracia ir por la ciudad a la 1 de la madrugada y ver cómo se pega uno por ir a la “injustificadísima” velocidad de 40 km/h. Me río yo mismo pensando en qué hará cuando vea que paro por completo en el próximo STOP. Qué desconsiderado soy, haciéndole perder cinco segundos de su vida.

    • estebano

      A la hoguera 🙂 Sinceramente pienso lo mismo. Pero voy más allá y pienso, ¿por qué hace la gente lo que hace? A veces es bastante chocante, por ejemplo, veo habitualmente gente parada en la mediana de la calle, esperando a cruzar sin que nadie les deje hacerlo, teniendo un paso de cebra a menos de diez metros (¡y es verídico totalmente, visto hoy!). Prefería, la señora, esperar indefinidamente antes que hacer 10 metros a pie y obligar a los coches a parar para que ella cruzase.

      Es a-lu-ci-nan-te. De verdad 🙂

      • Borja

        Muy cierto. Eso sí, si se dirigen al paso de peatones, que lo hagan por la acera, que algunos van por el centro del carril y les tienes que adelantar.

  • Jorge

    Pues si que soy algo acosador, la verdad es que he hecho bien en registrarme en esta página, ya que cada artículo me hace darme cuenta de muchas meteduras de pata que cometo todos los días al volante.
    Gracias por educarnos y enseñarnos el respeto en la carretera, os merecéis algún premio, sin duda.

    • estebano

      Gracias por tu comentario, Jorge.

  • pascual

    Menos mal que en esta pagina ha comentaristas que tienen mucha razón, no como esos que encima van infringiendo las normas de tráfico, lo mismo que peatones ciclistas y pasan de todo y los municipales no les dicen nada y menos denunciarlos. Es raro el día que me veo a punto de tener un accidente o atropellar a alguien incluso a ciclistas que van en sentido contrario por aceras pasos de peatones. En carretera te adelantan en linea continua no te señalizan las maniobras, si yo voy a la velocidad autorizada me adelantan a toda velocidad y si hay una pareja de tráfico y les denuncian encima los critican, cuando debería haber el doble para vigilar a esos, a mi me indignan esos temerarios yo ya no puedo frenar la lengua y les digo de todo aunque se no se puede, pero es que ya es demasiado.. Y si hay un radar los políticos son los primeros que los critican. aqui donde yo vivo es un desastre.

  • Jota

    El sábado me pitaron e increparon por pararme en un STOP y dejar que pasara el coche que venía, mira que soy desconsiderado, menos mal que como buen baturro, apliqué lo del “chufla, chufla, que como no te apartes tu”, y es que al final, si estas personas se vieran en video, lo que nos reiríamos todos, pero como dice el articulo, la mayoría de las veces, nos ponen de los nervios y pueden llegar a crear situaciones peligrosas de lo más estúpidas… anda que no nos íbamos a reír los tres si me llego a saltar el STOP por su culpa ¿verdad? el del coche que venía, por empotrarse conmigo o como poco obligarle a dar frenazo, la de atrás porque con sus prisas, tendría la intersección bloqueada con dos coches estozolaos, y supongo que se limitaría a pitar más ¿y quien sería el único fastidiao realmente? pues yo que me he habría saltado el STOP por culpa de una energúmena de pito flojo, pero eso a esta gente se la trae al pairo, no llegan ni siquiera a pensar en eso…