Encuesta por una formación teórica obligatoria

Aula de teórica

Seguramente muchos de los que nos congregamos en Circula Seguro estamos de acuerdo en que la formación vial sobre la base de una adecuada educación vial es una parte muy importante para que exista una buena seguridad vial. También estaremos de acuerdo en que esa formación no tiene en la actualidad toda la calidad que podría llegar a tener.

Somos muchos quienes opinamos que la formación teórica de los futuros conductores debería tener algún punto de obligatoriedad para asegurar un cierto resultado efectivo. El rumbo que ha llevado la inexistencia de esa obligación de ir a clase ha motivado en buena parte que muchos conductores hayan aprendido lo que saben apenas superando unas simples preguntas de test.

Este fin de semana pasado el presidente de la CNAE explicaba que ha propuesto a la DGT incluir en los planes de estudio 10 clases obligatorias sobre Seguridad Vial. También la asociación de víctimas de tráfico Vida en la Carretera pidió que hubiera una formación mucho más exhaustiva, en este caso con un amplio plan formativo que se debería desarrollar en los cursos de Educación Primaria y ESO.

Hoy presentamos sin embargo una iniciativa que implica a los ciudadanos de una forma mucho más directa. Se trata de una encuesta que lleva a cabo Sebastián Sánchez, un profesor de formación vial, director de autoescuela, psicólogo clínico y formador de profesores que está decidido a llevar la enseñanza a un plano diferente con el objetivo de reducir la siniestralidad vial desde la formación.

Aula de teórica

Su idea es aunar esfuerzos para que sea obligatorio realizar un mínimo de clases presenciales en la fase teórica para la obtención de los permisos de conducir en los centros de formación de conductores, a la vez que quiere potenciar argumentos que avalen la vital importancia de la formación teórica permanente de los conductores. Porque de poco sirve que un alumno salga bien formado si con el tiempo no actualiza sus conocimientos y destrezas en una actividad sometida a tantos cambios – y tan importantes – como es la circulación de vehículos.

Pero para conseguir que esto salga adelante, Sebastián Sánchez precisa un poco de ayuda de la ciudadanía; esto es, necesita participación en la encuesta que ha preparado con la ayuda de un formulario de Google Docs. Se trata de contestar con absoluta sinceridad (si no, de poco vale) a una batería formada por 10 preguntas que tienen que ver con los siguientes puntos:

  • el valor del proceso de enseñanza-aprendizaje realizado por un profesional,
  • la importancia de que la formación teórica no acabe en la obtención del permiso de conducción, sino que se mantenga a lo largo de la vida del conductor de forma permanente.

Sebastián Sánchez necesita tener un universo suficientemente representativo para poder utilizar los datos. Por eso, pide que colaboremos con él. No hay que dar datos personales más allá de los estrictamente necesarios para poder procesar la información con un mínimo de rigor: sexo y edad, provincia, nivel de estudios y relación con el mundo de la conducción.

El resto son unas preguntas donde no hay opciones buenas ni malas, sino que cada uno debe responder lo que considere oportuno. Cuantos más datos de calidad pueda recopilar, mayor calidad tendrá su propuesta de que exista una adecuada formación teórica en las aulas que se convierta en una garantía de movilidad segura para todos.

Enlace | Encuesta ASYP
En Circula Seguro | Los cuatro escenarios en la formación del conductor, Conocimientos del conductor novel, se le suponen, Prohibir, obligar… formar