En siete minutos puedes averiguar si tu visión al volante es la adecuada

gasfas amarillas para conducir

Salud y conducción van de la mano y los estudios en seguridad vial lo corroboran. En Circula Seguro hemos tratado temáticas de todo tipo relacionadas con ello, desde las alergias, la edad, los medicamentos, la depresión o la astenia. En esta ocasión y, tras el interesante estudio de Fesvial y su campaña de concienciación ‘Visión y Conducción’, vamos a tratar la importancia de revisar nuestra visión si nos vamos a poner al volante.

La visión al volante en datos

Unos 8 millones de conductores españoles circulan sin ver con nitidez, esto representa casi un 30% de usuarios con deficiencias en ametropía (miopía o hipermetropía). Pero lo llamativo es que hasta un 14% presentan dificultades de visión incluso en condiciones óptimas de iluminación. Un porcentaje que aumenta hasta el 38% en el caso de iluminación reducida, lo que dificulta la detección de obstáculos o elementos del entorno, así como la identificación de las señales de tráfico o distancias entre vehículos.

La Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial) en colaboración con Cepsa, Essilor y el Instituto de Tráfico y Seguridad Vial (INTRAS) de la Universitat de València han decidido aunar fuerzas para sacar conclusiones y sobre todo proponer soluciones a un problema generalizado de mala visión entre los conductores en nuestro país. Más de 3.200 usuarios de toda la península participaron en unos tests visuales complementarios al macroestudio sobre hábitos, creencias y actitudes acerca de la visión y conducción que han permitido profundizar y conocer realmente en qué estado está la salud visual española.

8 millones de conductores españoles circulan sin ver con nitidez y hasta el 32% se ven afectados por los deslumbramientos

Entre algunos de los datos más llamativos encontramos que hasta un 44% de los conductores tarda más de 20 segundos en recuperar totalmente la visión central en caso de deslumbramiento, cifra que aumenta de forma considerable a partir de los 45 años de edad. Este dato cobra especial relevancia si tenemos en cuenta que a 120 km/h, un tiempo de recuperación de solo 5 segundos significaría recorrer 170 m sin una visión correcta.

En el caso de la visión lateral también nos ofrecen datos alarmantes, partiendo de la base de las dificultades añadidas provocadas por los ángulos muertos, riesgo que aún se corre al no disponer muchos vehículos de tecnologías de seguridad especializadas: hasta el 23,5% de los conductores presentan deficiencias en campimetría.

vision al volante

Principales deficiencias visuales entre nuestros conductores

Una vez evaluadas las capacidades visuales en las estaciones de servicio de Cepsa, como la agudeza binocular de lejos, la sensibilidad al contraste, la capacidad de recuperación ante un deslumbramiento, la percepción cromática y el campo visual, entre otros, ha sido posible hacer un diagnóstico de qué defectos visuales son más habituales en nuestras carreteras.

En el primer puesto encontramos la falta de agudeza visual con un 38% de afectados, sobre todo en condiciones de baja iluminación. Un problema común que durante la conducción nocturna hace estragos reduciendo hasta en un 70% la captación de la profundidad. Además y según el profesor Luis Montoro, presidente de Fesvial, “los accidentes de tráfico nocturnos son los que registran una letalidad más elevada englobando hasta el 27,5% de los siniestros”.

vision al volante

El deslumbramiento es la segunda afección visual más frecuente entre el 32,6% de los conductores, tanto por culpa de otro vehículo como a la salida de los túneles. En este caso, lo preocupante es el enorme tiempo medio de recuperación (hasta 20 segundos) tras producirse. En tercer lugar se encuentra la ametropía con un 29,5% de conductores afectados, ya sea por miopía o por hipermetropía.

La campimetría consiste en la extensión del campo visual del ojo, desde los 45° a los 100°, espacio en el que hasta el 23,5% de los conductores presentan deficiencias, viendo reducido su campo visual en zonas de riesgo como intersecciones, cambios de carril, pasos de peatones o adelantamientos. De igual manera, este problema entorpece la visión de los retrovisores e incrementa el ángulo muerto.

Una campaña por una salud visual correcta

De forma paralela al estudio, Essilor y Fesvial se han comprometido en concienciar al importante porcentaje conductores que no disponen de una visión adecuada para conducir, un problema diario con el que han de convivir muchas personas que se echan a las carreteras sin conocer las posibles consecuencias. De igual manera que revisamos y realizamos el mantenimiento de nuestro vehículo, debemos de revisar nuestra visión.

Según un protocolo creado por Instituto Varilux, con unas sencillas pruebas de menos de 7 minutos, un óptico-optometrista podrá saber si el estado visual de una persona es óptimo para conducir. El profesional, tras una revisión complementaria al examen visual habitual, obtendrá información determinante sobre el campo visual de las personas que conducen y su capacidad para hacerlo. La prueba está disponible en todas las ópticas adheridas a la campaña y es posible contactar con ellos en el teléfono de su oficina de Madrid (91 758 97 29) o en la de Valencia (96 186 31 71).

  • Anamnesis: se realizan al conductor preguntas sencillas con las que el óptico-optometrista puede anticipar resultados.Confrontación de campos: para obtener información del campo visual del sujeto.
  • Agudeza visual en visión lejana: con ella se determina la capacidad de discernir detalles de manera nítida.
  • Agudeza visual en visión lejana con bajo contraste: situación que se aproxima más a la visión real, con condiciones de luminosidad baja, como cuando anochece.
  • Estereoagudeza: para comprobar la capacidad de la persona de ver en tres dimensiones, es decir, cuál es su capacidad de localización de los objetos en el espacio.
  • Tiempo de recuperación tras el deslumbramiento: se cronometra el tiempo que tarda el sujeto en volver a ver tras sufrir un deslumbramiento.

vision al volante

El 90% de las decisiones que se toman durante la conducción vienen dadas por la visión y hemos de ser conscientes de que es un problema corregible y, por tanto, evitable, si queremos circular sin ningún riesgo. Velar por la salud visual en la conducción mejorará la movilidad y aumentará la seguridad vial en las vías públicas.

En Circula Seguro | ¿Ya conoces la campaña “La seguridad vial empieza por una buena visión”?

En Circula Seguro | ¿Cómo influye la vista en la conducción?

Imágenes | Fesvial iStock Yana Dzubiankova Motortion