En Circula Seguro celebramos nuestro 5º aniversario

Quinto Aniversario de Circula Seguro ¡Quinto Aniversario de Circula Seguro!

Cuando en septiembre de 2007 abrimos el grifo de Circula Seguro, el equipo de editores llevábamos ya unos cuantos meses trabajando lo que sería la base de esta publicación sobre Seguridad Vial, el resultado de la colaboración entre Michelin, FUNDACIÓN MAPFRE y Weblogs SL.

Como el resto de los compañeros que fundamos Circula Seguro, yo ya llevaba unos cuantos millones de palabras redactadas, la mayor parte en papel, pero en mi caso coincidió el nacimiento de Circula Seguro con mi nacimiento como bloguero profesional. Circula Seguro fue mi primera incursión profesional en los medios online, por lo que recuerdo aquel momento con especial cariño.

Así es que este quinto aniversario lo veo con una mezcla entre el vértigo y la nostalgia. El vértigo que causa ver día a día los números que me corresponde ver como coordinador de la publicación, el vértigo de saber que lo que contamos se lee en muy diversos ámbitos, el vértigo de esa dulce responsabilidad.

Y la nostalgia de recordar cómo comenzó todo.

Repasando los correos que intercambiamos aquel 14 de junio de 2007, descubro las primeras conversaciones que tuvimos los primeros editores de esta publicación. Más allá de las palabras intercambiadas con el responsable del proyecto, Raúl Hernández, el primero en presentarse fue Esteban Viso, luego vino Daniel Seijo, siguió Aitor Álvarez, después yo mismo y finalmente Sergio Marcús.

Las palabras que nos dirigíamos tenían aquella mezcla de ganas de hacer cosas con un poco de incertidumbre sobre cuál era el siguiente paso que debíamos seguir. En cuestión de dos semanas escasas estuvimos debatiendo sobre las áreas que abordaríamos dentro de Circula Seguro, una charla que se materializó en el listado de categorías que aún hoy utilizamos para clasificar nuestros contenidos.

Ya entonces chocamos con un problemilla que sería una tónica en Circula Seguro. La Seguridad Vial es una material pluridisciplinar. Abarca tantos contenidos que categorizarlos de forma excluyente puede resultar algo complicado, así que optamos por emplear varias categorías en los casos que eso fuera necesario. Todavía hoy operamos de esta forma.

Circula Seguro Primera cabecera de Circula Seguro

De “Ponte el cinturón” a “Circula Seguro”

A finales de junio nos tocó asistir al bautizo de la nueva publicación creada en Weblogs SL sobre Seguridad Vial, pero no como invitados sino como padrinos a la antigua usanza. ¿Qué nombre podíamos ponerle? Algunos se excusaron diciendo que lo suyo no eran los nombres, otros propusieron varios. Algunas de las opciones que luego se descartarían fueron estas:

→ Ponte el cinturón (sí, era una coña derivada de aquella canción, claro),
→ SecuVialia,
→ Operación retorno,
→ Camino seguro,
→ ¿Conduces o circulas?,
→ Asfalto seguro,
→ Línea continua.

Un poco de todo, vaya. Al final tomando elementos de aquí y de allá se llamó Circula Seguro, aunque no sé por qué a más de uno le dio por llamarlo “Circular Seguro”, “Circulo Seguro” y alguna que otra transmutación más que durante estos cinco años me he encontrado por ahí.

Circula SeguroNos dedicamos a ajustar la parte más visual de la nueva publicación, anotando para el equipo de Diseño de Weblogs SL cuáles eran los puntos que había que pulir. Comenzamos a probar nuestros primeros párrafos, nuestras primeras negritas, nuestras primeras fotos a 500 píxeles de anchura. Hoy son de 650 por lo general.

Llevábamos ya un mes rodando y preparando los primeros contenidos para centrar un poco lo que sería nuestra línea editorial. Circula Seguro debía abordar la Seguridad Vial desde la perspectiva que nos apuntaba el nuevo tagline, la frasecita que leíamos junto a la cabecera de la publicación: “información, consejos y reflexiones para circular más seguros”.

Las dos primeras partes de ese credo eran bastante unívocas, pero la tercera nos daba la oportunidad de tomar Circula Seguro y llevarlo hacia el terreno de la reflexión personal, al terreno de la concienciación de conductores. Aprovechamos esa posibilidad y entre todos asumimos la perspectiva de la Seguridad Vial como un escenario en el que todos los usuarios de la vía son piezas clave para la reducción de la siniestralidad vial y de sus penosas consecuencias.

Teníamos un nombre, teníamos unos editores, teníamos unas ideas… Sólo nos quedaba empezar a publicar nuestros primeros trabajos, que eran muy modestos en la forma pero que contenían toda la esencia de lo que sería Circula Seguro. Hasta el momento habíamos estado trabajando en cerrado, sin hacer visible lo que habíamos ido creando para discutir los pormenores. El primero de los posts que quedó para siempre fue una reflexión de Esteban Viso titulada Jóvenes, alcohol y accidentes: ¿de quién es la culpa?

Y a partir de ahí, todo lo que fuimos haciendo está guardado en el archivo para que le puedas echar un ojo cada vez que te apetezca. Muchísimas gracias por seguirnos desde aquel verano de 2007… o desde el día en que te uniste a nosotros.

En Circula Seguro | 1000 posts sobre Seguridad Vial, 1000 compromisos (2009)

12 comentarios

Esteban Viso

Qué momentos y cómo pasa el tiempo :)

No recordaba haber sido el primer post publicado, que seguro que no es lo mismo que el primero escrito. ¡Cómo evolucioné yo también!

Enlace permanente al comentario
Alfa QV

Enhorabuena por estos cinco años, pero sobretodo por el trabajo que hacéis. Ojalá tuviérais tantos lectores como motorpasión, sería muy bueno que muchos de los ‘expertos’ que comentan a diario allí tomaran ejemplo. ¡Saludos a todo el equipo!

Enlace permanente al comentario
Josep Camós

Ya ves… Y luego se leen las entradas de fauna en ruta y se lo pasan de coña discutiendo sobre seguridad vial… ¡una vez a la semana! Cuando aquí cada día (o casi) os contamos lo más relevante sobre la materia y de primera mano… :-)

Enlace permanente al comentario
eff8

¡¡¡F E L I C I D A D E S!!!

Voy a cenar ahora mismo, haré un brindis por vosotros y el blog. Que yo sepa, éste, fue el primer sitio de Internet donde se habló de mi libro; lo hizo Aitor Álvarez y siempre le estaré y os estaré agradecido por ello.

Un abrazo.

Enlace permanente al comentario
escargot

¿Tienes un libro?

Enhorabuena por estos cinco años. Llevo por aquí un año y pico y tengo las mismas sensaciones hoy que cuando llegué.

Enlace permanente al comentario
eff8

Pues… SÍ. Seguramente ya lo has descubierto, si no, pinchando debajo de mi firma (eff8) puedes verlo.
Yo llevo por aquí más tiempo y antes firmaba con mi nombre (Esteban), si no recuerdo mal, pero un día olvidé la contraseña y ya no pude (o no supe) volver a ponerlo, no encontré manera de poner nada más parecido que mis iniciales en mayúscula y el número porque sólo con ellas no me valía, pero el “8″ es mi preferido.
Un saludo.

Enlace permanente al comentario
escargot

El nombre del libro como que no pega mucho conmigo, jajaja, pero tiene buena pinta. Me lo apunto para buscarlo.

El blog es chulo. Me pasaré por él.

Enlace permanente al comentario
Elisa

El libro está muy bien. No te dejes engañar demasiado por el título, porque no se habla de miedos sino de cómo conducir bien y por tanto eliminar la única razón objetiva de tener miedo.
A este libro le estoy agradecida porque fue leyéndolo que no sé cómo entendí que conducir bien era cuestión de aprender (antes creía que era una especie de don natural y que uno tenía que descubrir si lo tenía o no).
Saludos!

Enlace permanente al comentario
eff8

Moltes gràcies, Elisa!!!
Me alegra mucho que te haya sido útil, es lo más importante, y lo que más me importa.
¡¡¡Saludos!!!

Enlace permanente al comentario
escargot

Pues sí… ya me leí “Conducción al límite” y el título llevaba a engaño. Lo compré sabiendo ese detalle, claro. Pero si se entera el pitufo gruñón de que me estoy leyendo un libro con ese nombre… buff… me crucifica para toda la vida.

Bueno, vale, ya no trabajo con él. Pero en fin, ya se sabe… la sombra de los ruederos fitis es alargada. ¬¬

Conducir no es un don, claro… por lo menos la conducción normal. Y eso es lo bueno, porque si no sería un desastre. Otra cosa ya es ser Stig, pero como la mayoría no aspiramos a eso pues tampoco pasa nada. Eso sí, muchas veces digo que lo que tenemos algunos es el gen… pero no es saber o no saber, es vivirlo con intensidad.

Enlace permanente al comentario

Deja un comentario