Empresario de la formación vial: 3 en 1

Empresario y directivo

La DGT ha publicado recientemente una convocatoria de directores de escuelas de conductores, dando una nueva oportunidad a todos aquellos profesores de formación vial que quieran gestionar su propio centro. Aquellos que obtengan el certificado de director, se enfrentarán a un nuevo reto y a desarrollar varias tareas a la vez, como ser la misma persona, titular del local y/o del negocio, llevar su gestión y además como asalariado dedicándose a la formación de nuevos conductores, con el único requisito de tener el certificado de aptitud de formación vial y aprobar el examen que convoca la dirección general de tráfico.

Para obtener dicha titulación, la DGT exige unos conocimientos sobre la normativa que regula las escuelas particulares de conductores, las llamadas autoescuelas, las técnicas de gestión empresarial y atención a su potencial de alumnos, además de los trámites inherentes a su actividad, temario que es necesario conocer para aprobar el examen. Tres actividades para una persona altamente cualificada y que si además aprende a comprender e interpretar los fenómenos psicosociales que acontecen en la organización y en la dinámica laboral, o sea, psicología de las organizaciones, estará preparado para afrontar el reto.

El aspirante deberá contestar correctamente 30 de las 40 preguntas que componen el total de la prueba que exige la DGT. La superación de esta prueba servirá de base para la obtención y expedición del certificado de aptitud de Director de escuelas de conductores, de conformidad con lo establecido en el artículo 47 del Real Decreto 1295/2003, por el que se aprueba el Reglamento Regulador de las Escuelas Particulares de Conductores.

Estamos hablando como si fuera un ascenso y no de una especialidad del profesor de formación vial, ya que éste puede especializarse según la cualificación que ostente y en relación al tipo de pruebas que exige la DGT a los aspirantes, sin necesidad de cambiar de puesto de trabajo, porque el certificado de profesor de formación vial, hoy por hoy, capacita para impartir clases teóricas de todos los permisos de conducir e impartir prácticas sobre los vehículos que autoriza la clase “B” como mínimo.

Hubo una época en la que escaseaban profesores de formación vial en España y que incluso se llegó a necesitar de ayuda de otros países vecinos como de Portugal para cubrir la gran demanda de alumnos que aspiraban a obtener el permiso de conducir. A raíz de esto, salieron varias convocatorias de profesores a nivel nacional y autonómico (como es el caso de Cataluña y el País Vaco) y de la noche a la mañana, con anuncios sugerentes como: “el negocio del siglo, montar una autoescuela”, se cubrieron de golpe todas las expectativas.

Profesor en su aula

Actualmente cualquier persona que desee obtener su autorización para conducir, tiene una extensa red de centros donde puede adaptarse a sus posibilidades de horario e incluso de ofertas que antes eran impensables, debido a la competitividad y a la crisis dentro del sector de la formación vial. De hecho, muchos de los profesores que fueron a cubrir las vacantes que existían por entonces, hoy, se ven con un sueldo rebajado o lo que es peor, en el paro; a pesar de la demanda que existe en el sector del transporte por carretera, con la formación de conductores profesionales, así como de los cursos de sensibilización y reeducación vial que se vienen impartiendo, desde que se implantó en nuestro país el modelo de permisos de conducción por puntos.

Ante este escenario se comenta que el sector de la formación vial se está transformando poco a poco, que incluso está afectando al sector público y privado, debido a las nuevas reformas del reglamento de autoescuelas y recientemente con la publicación de la nueva convocatoria de directores, al suprimirse la fase de presente y el requisito de poseer una experiencia de cinco años en la formación vial, para obtener el certificado de Director de Escuelas particulares de Conductores.

Por otro lado, sigue pendiente el modo de examen que propuso la DGT para los aspirantes a obtener por primera vez su autorización para conducir. Tendrán que enfrentarse a una batería con preguntas de respuesta múltiple y revisadas periódicamente por los examinadores; además de suprimirse el papel para hacer uso de las nuevas tecnologías, como la pantalla tactil y el uso del internet. Con esto se pretende consiguir que el alumno, además de familiarizarse con las preguntas tipo test, aborde en profundidad todos los temas que tiene el manual básico del conductor.

Confiamos en que la educación y formación vial siga cubriendo las demandas de la sociedad con la necesaria implicación del Ministerio de Educación en cuanto a la educación reglada de los más jóvenes y por la calidad en el sector privado que respalde y garantice la labor del profesor de formación vial como único experto, hoy por hoy en seguridad vial, siendo conscientes de que su trabajo se dirige a lograr que muchas vidas se salven cada día en nuestras ciudades y carreteras.

Foto | Erik Erxon, Joby Elliott
En Circula Seguro | Recuperar los puntos, tarea de 108.256 conductores

  • amparo19

    Si, pero dice en el punto 2: “Requisitos de los candidatos- Para ser admitidos a la realización de la prueba selectiva, los aspirantes deberán reunir….los requisitos exigidos para la participación, ASI COMO LOS DEMAS REQUERIDOS POR LA NORMATIVA VIGENTE”. Que quiere decir?

    • corzo

      Los demás requisitos por la normativa vigente, son los que están en la convocatoria y en el reglamento de autoescuelas que fue modificado, creo que en marzo del pasado año. Entre sus novedades y que afecten a la convocatoria de Directores, la posibilidad de presentarse cualquier profesor de formación vial sin tener experiencia en el sector.
      Esta convocatoria es sólo para profesores de formación vial, requisito imprescindible para opositar.
      lo de normativa vigente, es una expresión a mi juicio muy amplia para no repetirse todo lo legislado, que como sabes, tenemos una legislación muy compleja por sus constantes modificaciones.
      Un saludo