Emergencias en los túneles

Túnel

Según datos del RACE, un 80% de los conductores españoles *no sabrían qué hacer en caso de emergencia dentro de un túnel*. Ciertamente, supongo que nunca nos hemos planteado esta situación, pero aprovechando la estadística, intentaremos poner un poco de luz al asunto.

Cada año, los túneles europeos son estrictamente evaluados por el EuroTAP (Programa Europeo de Evaluación de Túneles), que emite el correspondiente informe anual con los resultados. Por norma general, las infraestructuras de los túneles alcanzan muy buenas puntuaciones (aunque este año se han alcanzado los peores resultados en los últimos 5 años), y eso se traduce en un bajo índice de siniestralidad, pero *no por ello debemos desconocer cómo proceder en caso de un imprevisto* en estos puntos de especial riesgo.

Un túnel es una infraestructura que, aunque nunca nos lo hayamos parado a pensar, está concienzudamente diseñada para, en primer lugar, *prevenir cualquier situación de emergencia*, y en caso que se produzca, para poder hacer frente a la misma. Dispone de unos detalladísimos planes de protección contra incendios, de vías de escape y salvamento, de un minucioso sistema de control del tráfico, y de una infinidad de medidas de prevención y control para garantizar la seguridad en su interior. Pero en caso que nos suceda algo dentro de uno, hay que saber qué debemos hacer.

Ni que decir tiene que a la hora de circular por un túnel deben respetarse más que nunca los límites de velocidad y las distancias de seguridad, especialmente las indicadas por los paneles variables, que se adecuan a las condiciones de tráfico. Aunque tampoco debería ser necesario recordarlo, *siempre se deben llevar las luces de cruce encendidas*. Una cosa que quizás no mucha gente conozca, es que el servicio de vigilancia de los túneles puede emplear una frecuencia determinada, indicada en paneles a la entrada del túnel, para *emitir mensajes de emergencia o información a los conductores mediante la radio*, y es por ello que se recomienda estar atento a este aspecto.

En caso de avería en el coche, éste se deberá detener lo más pegado posible al lado derecho de la calzada, siempre manteniendo las luces encendidas, y con los intermitentes de emergencia activados. Una vez parado el motor, se procederá a hacer una llamada de emergencia con el móvil o bien acercándonos al poste SOS más cercano, poniéndonos el chaleco reflectante si tenemos que abandonar el vehículo. Debemos saber que *en las paredes laterales del túnel están rotulados unos códigos que indican nuestra posición exacta en el interior* del mismo, y será necesario indicarla en la llamada de socorro.

En caso de incendio en el coche, intentaremos apagarlo con los extintores y las mangueras de agua que podremos encontrar en las paredes del túnel, pero si la situación se escapa de nuestras manos, *debemos abandonar cuanto antes el túnel por la salida de emergencia más cercana* (debe haber una convenientemente señalizada a menos de 100 metros). Al abandonar el vehículo en el túnel, deben dejarse *siempre puestas las llaves en el coche*.

Por suerte, nuestro país no se prodiga en túneles de largo recorrido, y las incidencias en los mismos son poco frecuentes, pero nunca está de más tener una noción de cómo proceder en caso necesario, ya que siempre ayuda a *que los nervios no se apoderen de nuestras acciones en esos momentos de angustia*.