El tabaco en el coche: ¿te has parado a pensar que sería mejor que no fumaras al volante?

Cigarrillo

Si eres fumador y conductor, este artículo está destinado sobre todo para ti. Conste que compartimos contigo la idea de que cada cual tiene derecho a fumar si quiere, siempre que no afecte a los demás, y que dentro de tu coche más aún tienes derecho a hacer lo que quieras (faltaría más), como fumarte un cigarrillo o poner la música a todo volumen, tener cuatro o cinco ambientadores de pino o llevar una fundas de leopardo en los asientos. Vaya, que este es un país libre.

Sin embargo lo que sí nos gustaría es que hoy te pararas a reflexionar un instante acerca de si fumar en el coche merece realmente la pena, y que te pares a considerar los problemas y riesgos que esta acción puede tener mientras conduces.

El tabaco es una distracción

Depende de cada persona, claro, pero en general la acción de fumar suele distraer más de lo que a priori puede parecer. Ya te hemos contado muchas veces que la principal causa de accidentes de tráfico es el factor humano, donde las distracciones son una de las principales.

Por eso solemos recordar la importancia de conducir concentrado, mirando a la carretera, con las dos manos libres, dedicadas a manejar el coche, y sin distraernos con el teléfono ni con ningún otro dispositivo. Hay una frase que resume muy bien esto: mantener los ojos en la carretera y las manos en el volante.

Cuando fumas en el coche piensa en esos instantes en los que buscas la cajetilla del tabaco, sacas un cigarro, buscas el encendedor, lo enciendes… Si apartas la mirada de la carretera, piensa que en un segundo que no estás mirando hacia delante, por ejemplo en autopista a 120 km/h, tu coche ha avanzado 33,3 m sin que tú te hayas dado ni cuenta.

Piensa también que durante los minutos que dura el cigarrillo vas a tener una mano ocupada con algo que no te va a permitir controlar de la misma manera el volante, los intermitentes, el cambio… Nada debería molestarnos, pues necesitamos soltura y seguridad de movimientos mientras conducimos.

Además el cigarrillo te puede jugar una mala pasada, si por ejemplo intentando desenvolverte con los mandos del coche se te cae, te quema y te asustas, teniendo una reacción que puede desestabilizar el coche o hacer que dejes de mirar a la carretera.

Hay otros inconvenientes que pueden afectar a tu capacidad de conducción de manera indirecta: el tabaco suele acelerar la deshidratación de nuestro cuerpo, y ya te explicamos hace tiempo que eso disminuye la capacidad de atención y la velocidad de reacción de nuestro cerebro, y además el humo que se concentra dentro del habitáculo puede irritarte los ojos, y estos, más cansados, pierden capacidad visual temporalmente, como esos días que el agotamiento te puede, con peor visión hacia la lejanía.

No tires la colilla por la ventanilla

Si fumas en tu coche recuerda también que nunca debes tirar la colilla por la ventanilla. Ahora mismo en España fumar en el coche no está prohibido, pero sí está prohibido tirar una colilla, no solo por la falta de civismo que eso supone, sino sobre todo por el riesgo de incendio que conlleva, si por ejemplo lo haces en la carretera y termina llegando la colilla al arcén con hierba seca que se prende.

No fumes si vas con niños

Reflexiona también si además de fumador y conductor eres padre. Si vas en el coche con tus hijos, piensa que es un espacio muy pequeño y cerrado, donde se concentra el humo. Diferentes estudios médicos y universitarios han comprobado que se retienen y mantienen durante muchas horas diversas sustancias nocivas que contiene el humo del tabaco (monóxido de carbono, nicotina, alquitrán, etcétera).

El tabaco que tú fumas como adulto no debería afectar a los niños, que son muy sensibles a su humo, agente que está comprobado que causa múltiples problemas a su salud, a sus pulmones sobre todo: menor capacidad pulmonar, más fatiga, tos crónica, asma, alergias… Algunos estudios estiman que el riesgo de padecer cáncer de pulmón de adulto se multiplica hasta por cuatro si de niño se ha estado expuesto al humo del tabaco.

Nuestro consejo es que si fumas, mejor intentes no hacerlo mientras conduces, y esperes a llegar a tu destino o bien a cuando realices una parada en el viaje para estirar las piernas y descansar unos minutos.

Foto | Boroda (Flickr)
En Circula Seguro | Basura, colillas y puntos del carnet

  • BorMotor

    Muchos no estarán de acuerdo y dirán que conducen perfectamente mientras fuman, pero no se dan cuenta de que llevan una cosa que quema y que, ante una maniobra de evasión, es un peligro.
    Y, luego, hay otra cosa que es perjudicial, y tiene que ver con la venta del coche en un futuro. No se mira con los mismos ojos un coche de un fumador cuando lo vas a comprar.

    • AliciaG

      Hasta el momento, ha muerto mucha gente por fumar y empeorar su salud, pero nadie por quemarse con un cigarro. En lo de la venta del coche, ahí te doy la razón aunque también añado que hay muchas clases de fumadores: los guarros y los aseados. Los guarros, esos que fuman un cigarro detrás de otro a modo de submarino en su coche esparciendo cenizas por doquier. Los aseados, los que fuman lo mínimo en el coche, siempre con las ventanillas bajadas y que cuidan y limpian su coche con frecuencia para que cuando entres tengas hasta que preguntar “¿Puedo fumar aquí?”. En fin, no hay que generalizar en estos temas no todos somos iguales y tenemos en cuenta la seguridad vial en el mismo grado. Es un debate similar al de los ciclistas…

      • BorMotor

        A mí no me hace falta considerar el tabaco como peligroso cuando se conduce si sólo entra en la ecuación una muerte. Es peligroso en el momento en el que llevas algo que puede quemarte y hacer que tus reacciones se conviertan en peligrosas. O me vas a decir a mí que, tras una quemadura repentina, sólo vas a soltar un simple “ouch”.
        En cuanto a lo de fumar o no en el coche, se nota cuando un coche es de un fumador, simplemente porque huele. Además también se nota en la tapicería. Ya puedes ser todo lo cuidadoso que tú quieras, que se va a notar. Y, la verdad, entra mucho por los ojos (más bien por el olfato) de los futuros compradores cuando entran y huele a nuevo.
        Y lo de generalizar. Es que si no se generaliza (siempre con cabeza y habiendo presenciado bastantes casos), no se puede mantener una conversación. Las rotondas se utilizan de forma incorrecta, pero, como ambos conoceremos a gente que circulamos bien por ellas, ¿ya deja de ser cierto que la gente circula mal por ellas?

  • allfreedo

    Es absurdo que no esté prohibido conducir fumando, es una distracción tan grande como el móvil. Aun no he visto el asiento de un fumador que no tenga alguna quemadura. ¿Y que haces cuando se te cae un ascua sobre las piernas o el asiento? Buscarla e intentar apagarla con la mano: susto, distracción y movimientos bruscos. De ahí no puede salir nada bueno.

    • AliciaG

      ¿Tan grande como el móvil? Ahí creo que es exagerar un poco. El fumador mientras fuma, mira a la carretera (y añadir que si además tiene el cenicero al alcance y se enciende el cigarro mientras está parado, no apartará jamás la vista de la carretera por estar fumando). El conductor que utiliza el móvil mientras conduce, alterna su mirada entre la pantalla del teléfono, sus dedos y la carretera, por lo que no creo que sea equiparable el peligro de hacer una cosa con la otra.

      A mi jamás se me ha caído ningún ascua entre las piernas, ni en el asiento ni nada similar, tampoco he quemado ningún asiento de los dos coches que he tenido así que puedes venir a verlo cuando quieras y confirmar que NO todos somos iguales. No obstante, si sucediera podría equipararse al peligro de que te entre una abeja o avispa en el coche (por eso que comentas de intentar apagarla con la mano: susto, distracción y movimientos bruscos).

      No quiero defender ni atacar a los conductores fumadores, pero de verdad es que me parece excesivo equiparar el peligro de fumar al volante con el de utilizar el móvil mientras se conduce, por que para utilizar un móvil empleas una mano entera que estás quitando del volante, mientras que con un cigarro solo empleas dos medios dedos y sigues manteniendo tanto la vista en la carretera como las manos al volante (o en su defecto en la palanca de cambios para cambiar de marcha).

      Se nota que no has sido fumador conductor 😉

      • allfreedo

        No he sido fumador conductor. Tampoco he sido fumador. Lo que si he sido es conductor de un fumador… mientras conducía el.
        Te cuento: iba conduciendo el, se le cayo la ceniza sobre la pierna (ni siquiera ascua, solo ceniza) desvió la mirada y se sacudió. Con el movimiento brusco envío el coche hacía el quitamiedos y si no es por que yo agarre el volante y corregí la dirección nos la hubiesemos pegado seguro.
        Mi amigo nunca ha vuelto a fumar en el coche, jamás. Pero contando la anecdota descubrimos que no fuimos los únicos que corrimos riesgo por fumar en el coche: a un colega le rozo el coche que tenía aparcado un fumador mientras iba encendiendo un cigarrillo (para que digas que solo hacen falta dos dedos para fumar ¿como narices enciendes el cigarro?) y un primo de un amigo metió su coche en la cuneta al caersele el cigarro en el asiento. Si en mi entorno conozco 3 casos de gente que ha tenido accidentes por culpa del tabaco, ¿cuantos casos habrá en toda España?
        Un cigarro es bastante más peligroso que una avispa, por que la tendencia de una avispa es buscar una salida, es decir, las ventanillas. Es muy raro que decida atacarte si no intentas matarla con las manos.
        Pero a todo esto, ¿realmente es tan imprescindible fumar en el coche? ¿No puedes aguantar el mono hasta que pares? Aunque sea un viaje largo, paras cada hora o dos horas y te metes tu chute de nicotina.
        P.D.: Por muy limpia que seas, un coche de un fumador SIEMPRE huele.

        • AliciaG

          A tu pregunta: “¿como narices enciendes el cigarro?” – ESTANDO PARADA!!!!

          Y te aseguro que mi coche no huele a tabaco! Te invito a pasar dentro de el cuando quieras.
          Como en todo, hay gente descuidada y gente muy cuidadosa o precavida. Supongo que ahí está la diferencia. Yo al menos no conozco ningún caso como los que comentas, aunque si estoy segura que sucederán en España como en cualquier otro país. Tal vez tenga algo que ver el mito de que las mujeres somos las únicas que podemos hacer varias cosas (que requieran atención) a la vez…. quizás no sea un mito y sea cierto…. por que no solo pasa con esto, sino con muchos otros ejemplos.
          Igualmente, es de agradecer que compartas tu experiencia. Es cierto que si se puede reducir el consumo de tabaco durante la conducción, se reducirá también la siniestralidad. Aunque como con cualquier norma de circulación, casi nadie cumple a rajatabla con ella.