El semáforo rojo, amarillo, verde, y el valor del tiempo

Semáforo con reloj de arena

Jordi Gosálbez nos avisa de la existencia de semáforos tan curiosos como este que vemos en la imagen, un semáforo diseñado por Thanva Tivawong que incorpora un temporizador en forma de reloj de arena que muestra el pasar del tiempo mientras nos plantamos ante el invento para disfrutar de las posibilidades que nos dan los leds aplicados a la señalización de nuestras calles.

Quizá lo que más sorprende de este semáforo de arena es la forma del reloj, está bien conseguido y casi es un elemento pseudo-geek como lo podría ser un vaso que te dice en binario cuánta agua te queda por beber. Sin embargo, lo que más llama mi atención es el reloj en sí mismo; quiero decir, que haya un reloj dentro de un semáforo. Ahora me diréis que hay varios modelos instalados por las calles, y que es algo útil y tal, pero… sí, tengo mis peros.

Años ha llevé a cabo un experimento semafórico patillero pero ilustrativo. Harto de que se me cerrasen los semáforos en las narices, harto de ponerme nervioso por el precioso tiempo que iba a perder mientras el semáforo estaba en rojo, harto de ver que no había ningún coche en kilómetros a la redonda y que sin embargo yo estaba allí mirando las musarañas… me dio por cronometrar el tiempo que pasaba entre que el semáforo se ponía en rojo y que volvía a darme paso.

Paso del tiempo

30 segundos. Ese fue el tiempo que esperé hasta que se encendió la luz verde. En el siguiente semáforo que tuve que detenerme hice lo mismo. Creo recordar que fueron 30 o 40 segundos más. Y así fui completando mi ruta habitual, comprendiendo que no es tanto el tiempo que pasamos detenidos en un semáforo como la sensación de no estar haciendo nada, que contrasta con la movilidad que tenemos mientras vamos por ahí con el vehículo.

Hombre, también hay excepciones. Conocí durante años un semáforo que hasta tenía un panel complementario que decía: “Tiempo máximo de espera: ocho minutos”. Así, tal y como suena. Hoy aquel semáforo es, cómo no, una rotonda enorme, pero todavía hay cruces en los que tienes que esperar más de lo normal. A diario paso más de 15 veces por uno que dura un minuto y medio.

Si eso es así, parecería ilógico que me negase a saber el tiempo que me queda hasta consumir la fase roja del semáforo. ¿Dónde encuentro el pero, entonces? Ahora mismo voy a eso. Una de las cosas que más me llama la atención de los alumnos de coche que están hechos a moverse en ciclomotor es la absoluta falta de paciencia que tienen cuando yendo conmigo se les pone un semáforo en rojo. Están tan acostumbrados, y así me lo dicen una y otra vez, a moverse sin parar que pedirles unos segundos de detención se les hace todo un mundo. Y, de hecho, el esquema que explica el funcionamiento de este semáforo no hace sino incidir en este comportamiento.

Esquema de funcionamiento del semáforo

¿Qué culpa tiene el semáforo en que la gente no tenga espera? Quizá ninguna, pero el modo de empleo tampoco me tranquiliza demasiado. Voy con un ejemplo más. Tengo en el camino hacia el trabajo un semáforo de leds que muestra el tiempo que le queda al peatón para cruzar la calle. Es una muy buena idea, diréis, ya que si yo sé que todavía me quedan 15 segundos para cruzar una ancha avenida no me lo tomaré igual que si sé que sólo me quedan cinco.

Cierto. Pero, ¿qué observo yo cada vez que me toca ver la cuenta atrás del semáforo peatonal? Que cuando faltan tres o cuatro segundos para el cierre, los embragues de los coches vecinos ya friccionan y la gente se pone en movimiento de la misma manera que en ciudades como Barcelona muchos conductores reanudan la marcha al ver que el señor de verde parpadea con nerviosismo antes de pasarle el testigo a su impertérrito vecino rojo de arriba.

Es decir, que como tantas veces se ha dicho lo relevante no es la tecnología, sino el uso que se haga de ella, aunque en señalizaciones como esta del reloj de arena veo más incitaciones a la modalidad olímpica del salto de semáforo que otra cosa. En cualquier caso, y si de lo que se trata es de semáforos curiosos, yo me quedo con el del chileno Roberto Vackflores, de CRAB Diseño Industria, que al menos se puede emplear para algo más que transformar la circulación en una prueba contrarreloj, tal y como se puede ver en este vídeo.

Extraordinaria visibilidad, amplio seguimiento del tráfico, férreo control de la velocidad de paso, eficaz monitorización del tránsito de peatones, ágil comunicación con los vehículos de emergencias… Este semáforo está preparado para cualquier contingencia, desde luego. ¿Qué más podemos pedir? Ah, sí, que todo el mundo respete el color de la luz que muestra el semáforo, pero para eso no es necesaria tanta tecnología sino el simple y llano sentido común de las personas.

Vía | News Day Laura (gracias, Jordi, por la pista)
Foto | Alan Cleaver
Vídeo | Vack1

10 comentarios

Jonathan

El semáforo del chileno me parece muy conseguido y ojala se pudiera probar bien porque seguro que daba buenos resultados, pero como tu dices sin sentido común por mucha tecnología que usemos al final siempre estamos nosotros y decidimos si la usamos bien o no.

Saludos

Enlace permanente al comentario
escargot

Impresionante todo lo que puede hacer ese semáforo.

Mientras los conductores puedan ver el semáforo de los peatones, me temo que no hay nada que hacer. Y la solución puede ser bien simple: una pieza de metal a un lado de la luz para peatones que impida ver esa luz a los conductores pero no a los peatones.

Enlace permanente al comentario
Papapete

Sinceramente no se como se nos hacen tan eternos los semáforos…Ahora si. contamos con que no es un unico semaforo el que nos toca esperar la cosa cambia (sobre todo si vamos con el tiempo pegado,como es costumbre de los españoles).

El semáforo chileno espero que sea el futuro,las inovaciones tienen que hacerse para conseguir una mejor vida para las personas y todo lo que pueda ayudar al tráfico rodado y por conseguiente tambien a los peatones de lugares mu transitados por vehiculos,(que es uno de los valores donde mas fallecidos y heridos de por vida se producen),es vital y positivo.En este ámbito estamos como hace mas de 35 años y eso es inaceptable!

Enlace permanente al comentario
Walter

un semáforo que hasta tenía un panel complementario que decía: “Tiempo máximo de espera: ocho minutos”. Así, tal y como suena

Lo que me he reído.
Espero que fuera en un paso a nivel o algo relativamente excepcional.

Enlace permanente al comentario
Josep Camós

Estaba en uno de los extremos de un puente que pasa sobre la autopista AP7, en la intersección con un lateral de esa vía. Creo que en todo el tiempo que pasé por allí sólo vi transitar por aquel puente a tres o cuatro lagartijas y unos cuantos puñaos de hormigas. :-D

Enlace permanente al comentario
pepserra

respecto al semaforo reloj de arena like no acabo de verlo claro como insinua Josep

No veo que introduzca grandes aportaciones al trafico lo del reloj de arena y es que si nos fijamos p ej. en la fase de paso verde a rojo(en vez de la de rojo a verde) y encima nos dicen cuanto ambar queda por gastar a mas de uno le pueden entrar las prisas para sobrepasarlo…y amigos las PRISAS no son buenas compañeras para s vial.
creo que la tricotomia entre rojo- ambar- verde deja bien claro actitudes a tomar frente a ellos…y no hay que escurrirse mucho la olla.

Algo interesante que he pensado a raiz de lo visto, seria que un semaforo en puntos mas negros detectase la vel. de acercamiento en ambar de un vehiculo a cierta distancia prudencial y con un calculo ya integrado, si viese que va a pasarselo en rojo: le anticipara un rojo inmediato ya a lo lejos, casi sin ambar…aunque el conductor tuviera que pegar un frenazo a los pies del peaton, mejor eso que atropellarlo, es decir, tuviera en cuenta el equilibrio entre distancia hasta el semaforo, velocidad limite X por un punto de paso previo a él y deteccion de frenada imposible en rojo para precisamente provocar la frenada mucho antes. Otra cosa es que le dé la gana de frenar al mendas …Si susto, pero mejor no llevarse a un peaton por delante.

O sea algo parecido a lo del sistema de la regulacion de algunos pueblos con nacionales que los cruzan con semaforo que dispara un rojo si detecta que mucho antes ya vas demasiao pasao de vueltas…pero mas refinado

En s vial: cuantas mas indicaciones tacitas e inequivocas(no medias tintas) mejor creo…
Otra cosa es la inteligencia semaforica respecto a la regulacion de flujo de trafico y modificaciones de tiempos segun éste.

esta bien la modificacion que aporta el de CRAB Diseño Industria, bienvenida sea sobreto si soluciona la visulaizacion correcta de las luces segun el angulo solar
…pero mientras no salte un muro hormigon cuando alguien va a 90kmh acercandose a un semaforo en rojo con peatones cruzando, como dice Josep…es la actitud del conductor la que primará

Enlace permanente al comentario
benitocarles

Desde que tengo el carnet puedo ver en mis carnes que los semáforos mal coordinados son un peligro muy grave para la seguridad vial, además de un estorbo en la fluidez de tráfico. “Te incitan a correr”, dice mi hermano. En el trayecto que hago diariamente muchos ya lo saben, y ocurre precisamente eso, que salen volados cuando empieza a parpadear el verde del peatón porque sinó se les pondrá rojo en el siguiente. Lo que estan haciendo en Barcelona, por ejemplo, es coger y dejar un rato puesto todo en rojo, no pasa ni peaton ni coche ni nade, para evidenciar que los cagaprisas se han “saltado” el semáforo, cuando sería más fácil sincronizar la semaforización.

Pocas calles de esta ciudad estan sincronizadas, poquísimas en mi opinión. Parece una tontería, pero la fluidez del tráfico influye en la contaminación, el estrés de la gente, el arriesgar y correr más para no pillar el siguiente semáforo en rojo, etc.

Enlace permanente al comentario
escargot

Qué razón tienes, Benito… Precisamente en Zaragoza hay una serie de semáforos (del Puente de Santiago al Tercer Cinturón por Las Fuentes) de la que se dice que la única manera de pillarlos todos en verde es ir a 60… Sin embargo, los semáforos de la Avenida Pirineos es fácil pillarlos en verde sin saltarse las normas. Eso sí, para incorporarse desde el Arrabal te puedes plantar en tres rojos seguidos, y uno de ellos se pega rato y rato así. Eso cabrea a cualquiera.

Enlace permanente al comentario
52354

El ayuntamiento de Madrid es uno de los más corruptos y dilapidadores de España, los semáforos con radar, son unas trampas donde solo dura solo 3 segundos la luz amarilla. En los sitios donde hay semáforos con radar hay muchísimos accidentes por alcance. Un primo mío que trabaja en urgencias de un gran hospital, me dice que se han disparado las urgencias por accidentes de tráfico con lesiones cervicales. Dichas lesiones cervicales son producidas por alcances de vehículos a causa de pánico a las multas que obliga a los conductores a frenar fuertemente en los semáforos. A 50 km por hora se recorren 48 metros en 3 segundos, para detener un turismo en tan poco tiempo hay que hacer una burrada increíble con los frenos, solo pueden frenar así de fuerte turismos de muy alta gama, la gran mayoría de los vehículos no pueden detenerse en tan brutal frenada. El tiempo de reacción del cuerpo humano es de 1 segundo o más por lo que el vehículo que está próximo a un semáforo debe frenar en solo 2 segundos los 48 metros que se recorren en tres segundos a 50km h; todo un record de frenada. Evidentemente las trampas de radar del ayuntamiento de Madrid en los semáforos, son muy corruptas, ilegales y peligrosas. Los fiscales deberían de procesar a la Alcaldesa por delito continuado contra la seguridad en el tráfico.

Enlace permanente al comentario

Deja un comentario