El ruido y la Seguridad Vial: tócala otra vez, Sam

Coches silenciosos
Hay temas que van y vienen como un bumerán bien lanzado (porque mal lanzado es como un palo normal y corriente). El ruido es uno de ellos, y a pesar de que casi siempre se habla de él en términos de estrés y contaminación acústica, está de actualidad también por otro tema: la seguridad vial, tanto de los peatones como de los ciclistas. Y creo que también podemos incluir a los motoristas y al resto de conductores.

Efectivamente, seguro que lo estáis pensando vosotros. Los coches eléctricos y los híbridos que circulen en modo eléctrico son auténticos vehículos ninja, que tan pronto los ves allá a lo lejos, aparentemente parados, como los ves a dos centímetros de tu osamenta porque se desplazan, prácticamente, sin emitir ruidos. Hoy parece ser que en Estados Unidos van a obligar a que este tipo de coches emitan sonidos cuando circulen a menos de 30 km/h. ¿Por qué tan despacio? Porque precisamente esa es la velocidad probable en entornos con muchos peatones.

El ruido puede salvarte la vida, al menos de momento

Todos los problemas relacionados con la Seguridad Vial tienen, en algún momento, que llegar a una solución de compromiso. En el caso del ruido no es para menos, porque a pesar de que nos encantaría tener ciudades silenciosas como una dehesa en plena primavera, no es fácil “desaprender” que los coches no tienen por qué sentirse a distancia gracias al ruido del motor. Cada vez menos, de hecho.

El ruido a unos 30 km/h es, prácticamente, ruido del motor. El ruido de rodadura es muy notorio cuánta más velocidad lleve el vehículo (y también depende del peso del mismo y de la superficie de contacto efectiva de los neumáticos, pero no nos pongamos tan técnicos). En grandes avenidas, y pienso por ejemplo en el Paseo de la Castellana en Madrid, la mayor parte del ruido se la llevan los neumáticos y, también, nuestro querido claxon. Pero en una calle estrecha o en una zona residencial, la velocidad es realmente baja y ese ruido de rozamiento es imperceptible, y más si vamos ensimismados.Como suele ocurrir.

Si añadimos a esto que cada vez los neumáticos son mejores y nos dan más seguridad y menor ruido (y emisiones de CO₂) ya tenemos un cóctel explosivo: coche ninja, neumáticos que susurran, peatón despistado, conductor que piensa que lo han visto… En fin, puede ser que se produzca algún que otro susto. En Estados Unidos están siempre inventando leyes para evitar los sustos, aunque parezca mentira por la cantidad de armas por habitante que tienen, y han dicho: “vamos a hacer que nadie se lleve un disgusto si se encuentra, despistado, ante un coche eléctrico o un híbrido en el modo idem“.

¿Es bueno regular esto así? El debate es eterno, parece que haya tantas opiniones a favor como en contra. Lo hablamos aquí en otra ocasión y tampoco pudimos ponernos 100% de acuerdo entre nosotros: ¿debe ser el peatón el que ponga más cuidado a la hora de cruzar? ¿Es que el conductor, a veces, no es lo suficientemente prudente ante los pasos de peatones? Para mi es algo “sencillo”: la clave, la mejor solución, es que el peatón respete escrupulosamente las señales, las normas, y tenga el suficiente sentido común para esperar a que todos los vehículos estén parados para cruzar.

¿Y el conductor? Que no tenga tanta prisa, que por levantar el pie y observar los movimientos desde la acera, no va a llegar tan tarde a esa reunión. Lo que sí es verdad es que cuando haya más población de eléctricos e híbridos vamos a disfrutar de ciudades mucho menos estresantes.

Vía | Motorpasión Futuro
Foto | Joseanmomo

Un comentario

escargot

Tendría que poner todo el mundo de su parte. Empanarse está bien, pero no en el espacio vial. Ya hace tiempo que dejé de llevar auriculares por la calle por lo mismo.

Enlace permanente al comentario

Deja un comentario