El plan VIVE toma el relevo al PREVER

concesionario.jpg

Hasta la pasada semana la sustitución del Plan PREVER por el nuevo Plan VIVE no era un hecho. Con la aprobación por parte del Consejo de Ministros se da luz verde al relevo de coches con una antiguedad superior a 15 años por vehículos más modernos, más innovadores y más ecológicos. Aparte del rejuvenecimiento del parque móvil, con las mejoras en distintas áreas que eso provoca, el plan tampoco vendrá mal a la industria del automóvil en nuestro pais, otra víctima más de la crisis ecónomica por la que estamos pasando.

Los datos concretos serán presentados a lo largo de esta misma semana el Ministro de Industria, Miguel Sebastián. El plan estará en vigor hasta el 31 de julio de 2010 y tendrá como beneficiarios a todos lo usuarios que adquieran un coche nuevo, y achatarren otro de más de 15 años de antigüedad, que tenga las emisiones de dióxido de carbono limitadas de 120gr/km o 140 gr/km si suma ciertas medidas de seguridad como control de estabilidad y testigos luminosos o acústicos del uso del cinturón de seguridad.

Esta última medida ha sido una ampliación al plan de último momento. Quizás pueda ser una medida discutible ya que si los 140 gr/km es el límite que impondrá la UE en el año 2010, el tope de 120 gramos entrará en vigor poco después, en 2012.

El plan tendrá una dotación de 1.200 millones de euros. Repartidos de forma que la ayuda financiera sea de 1.040 euros por coche. Se espera que 240.000 vehículos se beneficien de la misma. A pesar de que la fecha del plan tiene tope, una vez que se acabe el dinero se acaba el plan. En el pasado, el Plan Prever, vigente hasta el 31 de diciembre de 2007, ayudó a retirar en sus diez años de existencia 3,3 millones de vehículos viejos.

Uno de los primeros en alabar al nuevo plan es la Fundación Instituto Tecnológico para la Seguridad del Automovil (FITSA). Desde aquí ya comentabamos que la mejora de la seguridad en el automóvil pasaba por la renovación del parque móvil. Y FITSA no ha hecho más que argumentarlo con datos. Con el control de estabilidad se podrían reducir en casi 350 personas el número de víctimas mortales mientras que el avisa cinturones colaboraría en la mejora con la reducción de otros 320 fallecidos. Son sólo datos, pero pueden servirnos para hacernos una idea de o necesarios que pueden llegar a ser cuando hablamos de seguridad.