El Plan VIVE sufre cambios

concesionario2.jpg

Era un rumor a voces y sólo cuestión de tiempo. Tras el fracaso total en los inicios del Plan VIVE, el Ministerio de Industria ha decidido variar las condiciones para poder acogerse a dicho plan. Eso sí, siguen estando lejos de las ayudas directas de planes anteriores que tan bien funcionaron. Ayudas para incentivar la compra que se reclamaban desde Faconauto y que puede hacer que, a pesar de los cambios, el plan siga gafado.

Las principales novedades se centran en la reducción de la antigüedad del vehículo a achatarrar. Si vamos a comprar un coche nuevo, de los 15 años del coche viejo pasamos a los 10. Además se incluye una claúsula especial para coches de menos de diez años siempre y cuando el kilometraje del mismo sea superior a 250.000 kilómetros. Si el coche es un seminuevo, siempre y cuando tenga menos de cinco años, la edad del vehículo a dar de baja seguirá siendo de 15 años.

Por otra parte aumenta el coste máximo del nuevo vehículo adquirido. De los 20.000 euros pasamos a los 30.000 euros. Ampliando bastante el rango de coches que se pueden incluir. También hay cambios en lo que quizás es la raíz de los problemas de este plan: que esté supeditado y basado en la financiación. Ahora la financiación al 0% será de 10.000 euros, por los 5.000 anteriores. Mientras que el resto de la financiación será a un interés fijo del 2,5%. Para los que ya se beneficiaron del plan con anterioridad, que no se preocupen. Podrán acogerse a estas nuevas condiciones.

En cuanto al importe total del plan, las cantidades se mantienen. 1.200 millones de euros hasta el año 2010. Mucho me temo que estos cambios de poco van a servir para revitalizar un plan que no será recordado por su éxito. Algo que también piensan desde la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF). En palabras de su presidente, estos nuevos cambios tampoco servirán para reanimar las ventas de un sector que pasa por una de sus mayores crisis de las últimas décadas.

Época de vacas flacas y lo que es peor, de despidos masivos en las líneas de montaje que se ven afectadas por la situación que afecta a toda Europa. 8 de cada 10 coches fabricados en España se exportan. Por su parte, desde el Ministerio han afirmado que para que un plan como este pueda tener los beneficios deseados se requiere un plan conjunto con los principales países de la Unión Europea.