El Plan VIVE comienza con mal pie

VIVE.jpg

El pasado 31 de julio el BOE publicó, haciendo efectivo de esa forma, la aprobación del Plan VIVE. El sucesor del Plan PREVER pretendía ser un impulso a la maltrecha industria del automovil que ha visto como desde comienzos de año las cifras de ventas no hacen más que descender. Si atendemos a las cifras del primer mes completo en el que ha estado funcionando, el plan podría calificarse como rotundo fracaso.

Según los datos aportados por el Instituto de Crédito oficial, en agosto tan sólo 18 coches se han vendido utilizando esta fórmula. Una cifra que representa el 0,003% de las 58.350 matriculaciones del mes de agosto y que tampoco queda justificada por el descenso de 42,7% en las ventas. Se mire por donde se mire la cifra se antoja como escasa.

El Ministerio de Industria mirando con su particular óptica asegura de que aún es demasiado pronto para realizar cualquier tipo de declaración. Desde el ministerio se confían en un despliegue progresivo para poder llegar a la cifra de 250.000 beneficiados en los dos años que va a durar este nuevo plan.

En el otro lado de la moneda Faconauto. La Asociación de Consesionarios en boca de su presidente, Antonio Romero-Haupold opina que: “el plan VIVE es tan limitado que ha nacido muerto” y esgrime como una de las principales razones el que la ayuda no se realice de forma directa sino que ésta esté vinculada a la financiación. Justo en un momento en el que la economia no permite demasiados lujos a financiaciones y más teniendo en cuenta que las familias con vehículos de más de quince años de antugüedad suelen asociarse a las rentas mas bajas.

Vía | Periódico Que!