El peligro real de conducir y manejar tu smartphone

Conducir y escribir en el smartphoneKillo k loco!!

De forma recurrente solemos mencionar las causas de despiste a la hora de conducir casi repitiendo de carrerilla cosas como: beber alcohol, fumar mientras conducimos, las discusiones acaloradas, los problemas cotidianos que no podemos apartar de nuestra mente, el uso del teléfono móvil, la falta de sueño o el exceso de cansancio. Es como un útil mantra para tener las cosas claras.

De todos estos elementos, ¿cuál es el que incide más en la conducción? O dicho de otro modo, ¿cuál es el que contribuye más a aumentar el riesgo vial? La educación que recibimos en forma de campañas y prevención, controles y multas, hace que pensemos primero en el consumo de alcohol, por delante de todas las demás. Sin embargo, lo más peligroso es el uso del smartphone y, concretamente, escribir mensajes en Facebook o Twitter, casi igualado por el hecho de leer y escribir SMS.

Primero lo primero. El consumo de alcohol (y también de cannabis o de otro tipo de sustancias estupefacientes) conlleva un peligro relacionado directamente con la condición física. Es decir, nos alteran físicamente y todos conocemos los síntomas y las consecuencias de ingerir alcohol o consumir estupefacientes.

Los otros elementos lo que provocan es “esfuerzo mental”. Es decir, desdoblamos nuestra atención conscientemente para atender una llamada, leer un SMS o comprobar el estado en Facebook. Esto es, por méritos propios, más grave porque no podemos prestar el mismo grado de atención y concentración a dos cosas a la vez. ¿A alguien se le ocurre leer un libro electrónico mientras conduce? ¿Y poner una película en el DVD?

¿Cómo varía el tiempo de reacción?

Me apropio de una tabla que nuestros compañeros han utilizado en Motorpasión Futuro. En ella podemos ver cuánto influye en el tiempo de reacción cada una de las actividades seleccionadas, y también el consumo de sustancias no recomendables. Notaréis cómo la atención varía, aunque el “simple” 12,5% de aumento en el tiempo de reacción en el caso de consumir alcohol ya es suficientemente dilatado.

Factor de riesgo Retardo en tiempo de reacción
Enviar o recibir mensajes en Facebook 37,6 %
Enviar un sms 37,4 %
Hablar con manos libres 26,5 %
Fumar cannabis 21,0 %
Alcoholemia 0,5 g/l 12,5 %

El extensísimo estudio referenciado al final del artículo revela que la diferencia entre una cosa y la otra es abismal. Sinceramente, he visto casos de gente respondiendo SMS mientras conducía, o al menos con el smartphone o teléfono en posición de lectura, delante de los ojos. He visto mucha gente (más de la que me gustaría haber visto) hablando con el terminal en la oreja, en autovía o accediendo a rotondas (sí, amigos). Me parece de una aberración tal que creo que se deberían tomar medidas más duras con respecto al uso del móvil en el coche de lo que se está haciendo. Y más campañas.

Que en el Reino Unido haya un 8% de conductores en riesgo por usar el teléfono móvil parece mucho, pero si en España el 33% de los conductores han reconocido usar estos aparatos mientras conducían (vale, esto puede incluir hablar vía manos libres, con el teléfono en la mano, ver SMS o correo electrónico,…) estamos ante algo bastante importante que debe ser tenido en cuenta a nivel alto, institucional diría. Si además un 10% de los conductores confesos admite haber tenido un incidente a raíz de ese uso… apaga y vámonos.

Deberíamos tener más presente que cualquier actividad que implique desviar la atención del volante y la vía conlleva un riesgo. Por pequeño que sea. Manipular la radio, meter un CD, poner el aire, conversar, el móvil, el pitillo,… todo conlleva ciertos riesgos. Pero es que,a demás, verificar tu muro de Facebook ya deberías saber que consume tiempo… ¿qué será lo próximo, poner al día Farmville?

Vía | Motorpasión Futuro
Enlace | IAM (PDF en inglés)
Foto | roland

  • escargot

    ¡Pero si precisamente una de las cosas buenas de conducir es que no estás pendiente del puñetero móvil! ¿Quién le da el carnet a esa gente?

    • Josep Camós

      Yo no creo que sea cuestión de quién le dé o quién le deje de dar. La cosa es que el móvil se ha arraigado tanto en nuestras vidas que a muchos les cuesta desconectarse de él.

      Y si encima más de uno se toma la conducción a broma… pues tenemos un peligroso cóctel.

      • escargot

        Dan ganas de volver a 1995… ¬¬