El parabrisas, nuestra primera línea de defensa

luna-2.jpg

Tenerlo limpio es fundamental. Mientras conducimos, la mayor parte de la información que recibimos es a través de la visión y para que podamos ver bien, lo primero es que nuestro parabrisas esté limpio y en perfecto estado. Nada debería obstaculizar toda la información que “vemos”.

Más allá de la pura limpieza es interesante que esté en perfecto estado. El parabrisas es la primera línea que tenemos ante agresiones externas y eso hace mella. Los actuales parabrisas están fabricados en vidrio laminado compuesto de capas alternas de vidrio y policarbonato. Este conjunto permite que ante impactos, el parabrisas no se resquebraje por completo, pero no es una armadura perfecta.

Las chinas, gravilla, piedrecitas proyectados sobre la luna tienen sus consecuencias. Estos impactos pueden ser pequeños y reparables pero también pueden obligar a que hagamos una visita al taller. Dentro del primer grupo están los pequeños impactos en estrella, burbuja o la combinación de ambos.

Para que éstos puedan ser reparables, en cuanto nos demos cuenta del deterioro debemos tapar la zona dañada para que el polvo o el agua hagan que no se puedan reparar. Lo siguiente, dirigirnos a un especialista y comprobar si tiene arreglo. Cuanto más tardemos peor e incluso pueda requerir un cambio completo. El frío, unido con el agua, y principalmente los cambios de temperatura pueden convertir un pequeño impacto en una luna completamente mellada e inservible para un conducción segura.

luna-copia.jpg

Cuando un impacto en estrella es mayor a una moneda de dos euros, o cuando hay más de 2 impactos en el parabrisas éste deja de ser reparable. Aunque principalmente deja de ser reparable cuando el impacto está situado dentro del campo de visión del conductor. Una circunferéncia de unos 30 cm. de diámetro con centro en nuestra vista.

En Circula Seguro | Cristales ¿limpios?

  • Adrià

    Ala mira, el visiodrive, como el de mi C3. Pues si, la visibilidad es imprescindible, y en invierno hay que vigilar mucho con ello, pues es comun que se empañen los vidrios, se congelen, etc… Hay que ir con cuidado!

  • s63aut

    Hay demasiada gente que no hace el debido caso de la limpieza de los cristales o de las luces, da igual que el coche esté sucio y no tengamos tiempo de lavarlo, o que esté lloviendo, pues no cuesta demasiado pasarle un trapo o un papel por el parabrisas, la luneta trasera, los faros y los pilotos posteriores, la visibilidad ganará mucho y hasta iremos más cómodos.

    Debemos recordar que el lavaparabrisas, es decir, el chorro de agua que podemos echar cuando está sucio, existe para algo, hay conductores que parecen desconocer su existencia, además, no se va a romper por accionarlo de vez en cuando, es más, ayudaremos a que no se rayen ni el parabrisas ni los limpias.

    También hay una cantidad terriblemente elevada de conductores que desconocen total y absolutamente cómo se desempañan con mayor eficacia los cristales, me da miedo pensar en la de veces que me he subido a un coche y he tenido que enseñarle a su propietario cómo poner la climatización para que, “como por arte de magia”, se desempañe todo, por no hablar de esa cosa llamada luneta térmica que llevan los coches desde hace décadas, o de las luces de niebla delanteras y traseras, las cuales la gente hace gala por ahí de no saber cómo se apagan o cómo se encienden cuando un agente les ha requerido para ello (una multa debería haberles puesto por no saber cómo apagar algo innecesario en su propio coche).

    En cuanto a ese parabrisas del C3, queda muy bien, pero que se prescinda del parasol lateral me parece inaceptable, un elemento que casi nadie sabe colocar correctamente y sin peligro, todo sea dicho; ¿para cuándo coches con cuatro parasoles?