El papel de los pasajeros, ¿ayudan o distraen?

El papel de los pasajeros del coche

Cuando hablamos de conducción, ¿es válido el dicho de ‘mejor solo que mal acompañado’? Pues depende. Para conducir con seguridad es fundamental mantener un alto grado de atención y hay pasajeros que nos lo pueden poner difícil.

Las distracciones al volante son una de las causas más frecuentes de siniestralidad y muchas de estas distracciones las pueden provocar nuestros compañeros de viaje, ya que según interactúen durante la conducción, pueden poner en peligro la seguridad. Un fuerte ruido en el asiento de atrás, una conversación acalorada, una mascota o un niño que reclama nuestra atención… son algunos de los casos que interrumpen nuestro grado de concentración en la carretera.

¿Qué motivos de distracción son más habituales?

Acompañantes adultos que hablan en tono elevado, bebés y niños menores de 14 años que solicitan la atención del conductor, parejas o personas mayores que continuamente advierten sobre aspectos de la conducción, que se quejan o tocan los elementos del vehículo de forma constante, niños que discuten o lloran y mascotas que ladran o maúllan son algunas de las causas más comunes.

Pero también hay pasajeros que suponen una ayuda importante para el conductor: no prolongan las conversaciones más de lo necesario, evitan discusiones, se encargan de conectar el navegador o el equipo de música y dan conversación para evitar que el conductor se duerma.

Según datos del Real Automóvil Club de España, la tasa de ocupación media en el caso de los turismos se encuentra en 1,5 personas por coche. Se suele conducir más acompañado en desplazamientos de ocio, siendo el acompañante más habitual la propia pareja. También son las mujeres las que en mayor medida conducen en compañía de sus hijos.

Según los últimos datos de la Dirección General de Tráfico, 288 pasajeros perdieron la vida en un accidente de tráfico en 2013, 1.679 resultaron heridos graves y 33.145 heridos leves. La mayoría de estos accidentes fueron por salidas de la vía (139), seguidos de la colisión entre dos vehículos (119).

Aquí tenéis unos consejos tanto para los pasajeros y copilotos como para el conductor que viaja acompañado:

Consejos para el conductor

  • Informa a los acompañantes de aquellos comportamientos que te distraen durante la conducción.
  • Delega en tus acompañantes otras funciones, como programar el navegador o conectar el equipo de música, y céntrate sólo en la conducción.
  • En caso de viajar con niños y mascotas, prepara con antelación el desplazamiento para que durante el viaje lo tengan todo a mano (sus juguetes, una botella de agua…).
  • Realiza más descansos de lo habitual si tus acompañantes lo necesitan.
  • Si las distracciones ocasionadas por un ocupante persisten, no lo dudes: para en un lugar seguro y deja claro las condiciones que necesitas para realizar el viaje con seguridad.

Consejos para los acompañantes

  • No olvides que la conducción es una tarea compleja que requiere toda la atención del conductor.
  • Nunca interfieras en el espacio del conductor ni limites su campo de visión, capacidad auditiva o libertad de movimientos.
  • No prolongues las conversaciones con el conductor más de lo necesario, especialmente si requieren un alto nivel de atención –sobre todo el ciudad-, y sobre todo, deja las discusiones fuera del vehículo. Da conversación pero sin agobiar para evitar la somnolencia del conductor y ofrécete a relevarlo cada dos horas si también tienes el permiso de conducción.
  • Si necesitas la atención del conductor lo mejor es parar y aprovechar el descanso para hablar lo necesario.
  • Recrimina a otros pasajeros actitudes que pueden causar distracciones al conductor y atiende a los niños cuando reclamen atención.

En Circula Seguro | Conductor, sé responsable con tus pasajeros

En Circula Seguro | Guía para que el conductor ebrio o cansado te deje al volante