El “no pagar” por encima del resto de consecuencias

Guardarrail-motos

No es la primera vez que en estas mismas páginas tratamos el tema de las indemnizaciones por parte del Estado a motoristas que han sufrido lesiones, amputaciones o incluso han fallecido tras sufrir un accidente por las malas condiciones de la vía o tras golpear con una de esas cuchillas que rodean nuestras carreteras: los temidos guardarraíles.

El caso de Sergi Blasi, ahora con su vida rehecha en Brasil tras un accidente en el que uno de los guardarraíles le cercenó una de sus piernas, es por desgracia un caso más de tantos. Unos más en el que la Administración ha sido declarada culpable pero tras cientos y cientos de vueltas cuando precisamente, lo que menos apetece es tener que pelearse para conseguir lo que es tuyo.

Y es que además de tener que sacar fuerzas de donde seguramente no las hay, para tener que empezar una nueva vida completamente diferente y llena de dificultades, uno tiene que pelearse con juicios e intentos de lavarse las manos porque aquí no ha pasado nada.

Una vez más el culpable era el propio Sergi. El se lo había buscado. Da igual que le saliese un animal y que en la caída, el guardarrail en vez de protegerlo empeorase sus lesiones. Lo importante es no pagar, ni para colocar blondas que cumplan la normativa y no sea una trampa fatal ni para motoristas ni para ciclistas, ni para pagar la posterior indemnización.

¿En qué cabeza cabe poner todo tipo de impedimentos a una víctima de un accidente de tráfico? El propósito es claro, desangrarle, aunque de forma figurada. Aprovechar que no se encuentra en el mejor momento emocional para que desista de su empeño y así, no tenga que abonar ni un céntimo. Y seguro que luego además aprovecharán (por suerte esta vez no) para hacer campaña diciendo lo peligroso que resulta la moto y que todos son unos descerebrados.

Porque no se libra ni uno, desde el que es su medio de trabajo (entre los que me incluyo), los que ven en ella una forma de desplazarse económica y ecológica en la ciudad o los que ven la parte lúdica. Avisados estáis. Si os vais al suelo, la culpa será únicamente vuestra.

Vía | Motorpasión