El límite de 30 km/h fracasa en Barcelona

Zona 30 El Ayuntamiento de Barcelona ha admitido que las denominadas “zonas 30” que empezaron a implantarse en la ciudad de Barcelona en junio de 2006 han sido un fracaso absoluto. La idea era pacificar el tráfico y mejorar la seguridad vial limitando la velocidad a 30 km/h en estas zonas (generalmente calles de un sólo sentido de circulación), pero parece que esta idea no se va a seguir extendiendo a más barrios de la ciudad condal: “Su prolongación no ha continuado, ya que las zonas 30 puestas en marcha no han dado el resultado que queríamos”, declaraba un portavoz del Ayuntamiento.

Y es que, sin querer entrar a polemizar, yo siempre he sido de la idea que para que la gente respete una norma determinada, tienen que entenderla como justa y necesaria. Vaya, sólo es pedirle sentido común a la normativa. Bajar el límite de velocidad a 30 km/h no me parece una buena medida de Seguridad Vial. Es evidente que a esa velocidad el conductor tiene mayor tiempo de reacción, los accidentes son de menor importancia y todo lo que quieran explicarnos, pero estos beneficios todavía son mayores a 20 km/h, y más aún a 10 km/h. Así pues, y llevando al extremo absoluto esta filosofía, ¿es la solución idónea no permitir que se circule y punto?

Pues parecería que así es, ya que el resultado sería de 0 accidentes. Pero no es la vía para llegar a ese objetivo. O no es la vía que yo personalmente espero que tomen gente que dedica sus 40 horas semanales de trabajo a buscar soluciones en este sentido. Circular a 50 km/h por la ciudad lo considero una velocidad más que razonable, y circular por alguna de las zonas 30 a la velocidad máxima de 30 km/h es, en algunos casos, hasta ridículo. Es una velocidad tan baja, que para cumplirla debes ir más pendiente del cuentakilómetros, para no pasarte, que de estar mirando a donde debes, que es a la carretera. Y si eso no implica una situación de peligro, que venga alguien y me lo explique.

Así pues, invito a hacer un ejercicio real de reflexión e innovación para que la convivencia de automóviles, motocicletas, bicicletas y peatones en las ciudades sea realmente una convivencia, y no una lucha de limitaciones constantes. Como peatón, me interesa bastante más que se encuentre una medida para que se respeten los pasos de peatones que no que los coches vayan a 30 km/h por la calle, la verdad.

Vía | Que!

  • Enhorabuena por el blog, me gusta el punto de vista que aportáis, que es lo que la mayoría de la gente piensa y no lo que nos quieren hacer ver las autoridades, que siempre echan la culpa de todo al conductor.

    Por otro lado, echo de menos que la gente comente. Creo que sería positivo que admitierais comentarios sin usar OpenID (aunque tuvieran que ser moderados si os parece oportuno), simplemente dejando la dirección de e-mail.

    Saludos

  • Pues es una pena si la fotografía corresponde realmente a una de esas calles, porque los mosaicos son muy chulos. Y dicha esta estupidez que no deja de ser una cruda realidad, me callo.

  • Yo no creo que haya que mirar el velocímetro continuamente, basta con ir despacito. Tanto da si son 30, 20 o 35.

    Por la misma regla de tres, dentro de ciudad tendríamos que mirar el velocímetro continuamente para no superar
    los 50 Km/h.

    Sobre las zonas 30, lo mejor es cortar esas calles a la circulación de vehículos y dejar que sólo entren los vecinos y los servicios (entre ellos camiones de reparto). Problema resuelto.

    Y justificar el no cumplir las normas … no me mola. Yo me he saltado muchas normas. Algunas por el morro. Otras por no verlas o ir empanao (que también me ha pasado).

    O sea, si la zona es de 30 Km/h, pues es cuestión de ir lentito, nada más. Y quien no quiera (yo incluido), que no busque excusas.

    Otra cosa es la utilidad de una zona 30. Debemos proteger a los transeuntes. A los coches, cuanto más espacio les das, más espacio ocupan.

    En Barcelona se crearon zonas donde no se podía circular, y ha dado muy buenos resultados. En mi modesta opinión, esa es la vía a seguir.

    Un saludo a tod@s.

    🙂

  • Ojo, José Luis, coincido contigo en muchas de las cosas que planteas: está claro que si se tiene que ir a 30, se tiene que ir a 30 y punto, sin excusas. Lo que venía a cuestionar es si a veces es realente necesario. Yo creo que hay bastantes zonas 30 en Barcelona innecesarias. Otras, sin embargo, son totalmente justificadas, y aunque no hubiera el límite de 30, yo seguramente iría a esa velocidad como mucho. Pero no nos pasemos. Y por otra parte: 50 km/h es una velocidad más natural, y no hace falta mirar continuamente el velocímetro. Eso sucede sobretodo a velocidades bajas, como a 30.

  • Hola S. Marcus

    Creo que no me expliqué bien. Para mí, el límite de 30 Km/h es un límite legal. Pero a nivel práctico, para mí sólo significa que tengo que ir despacito. No creo que haya que comprobar el velocímetro cada cinco segundos.

    En ciudad, el límite de 50 Km/h significa, para mí, lo mismo. No ir demasiado rápido. Pero a veces he visto que iba a 70 Km/h, porque era una recta larga y es fácil acelerar más de lo que toca.

    La alternativa que yo proponía a eso de los 30 Km/h es la de cerrar al tráfico esas calles, como ocurre en el barrio de Gracia (en Barcelona), donde algunas calles están cortadas al tráfico.

    Así sí se protege al peatón. Porque en una Zona 30, el peatón tiene preferencia, pero tiene que mirar si vienen coches o no. A fin de cuentas él no tiene carrocería que lo proteja.

    Quizás mi comentario tenía un tono vehemente, y no era mi intención, te lo aseguro.

    🙂