El intermitente, ese gran desconocido

Cambios de carril

Los intermitentes son esas lucecitas que la mayoría de modelos de coche llevan en la parte frontal, lateral y trasera, a izquierda y derecha. Emiten una señal luminosa intermitente, de ahí su nombre, creo, que indica al resto de usuarios de la vía las intenciones del conductor de realizar un movimiento a izquierda o derecha.

Pese a la creencia de muchos conductores, el intermitente no se activa automáticamente al girar el volante hacia un lado u otro. Hay que darle al mando correspondiente, ubicado generalmente en una palanca ubicada en un lateral del volante.

Y cuando he dicho que creo que el nombre del intermitente viene de la señal luminosa intermitente que emite, es que no acabo de estar seguro si es realmente así, o proviene del uso intermitente que se hace del mismo: ahora lo pongo, ahora no lo pongo, ese lo pone, ese otro no sabe ni dónde tiene que darle para que se encienda…

Hay muchas tipologías de conductores en función de su uso del intermitente. Están los que lo accionan aprovechando que mientras giran el volante, la mano pasa necesariamente por la palanquita del mismo, y aprovechan el movimiento para darle. Desde fuera, corresponde a los vehículos que se cambian de carril, por ejemplo, y no lo señalizan hasta que no están ya con dos ruedas en tu carril. Luego están los que consideran que es mejor sacar el brazo por la ventanilla y hacer alguna especie de señal para decir al de atrás “voy a girar”.

Otros, muy peligrosos, son los que usan el intermitente como indicador de “frena, apártate o haz lo que quieras, porque he puesto el intermitente y ya no hace falta ni que mire por el retrovisor”. Si se te ocurre pitar a uno de estos, ves con cuidado. Siempre llevan la razón, porque han puesto el intermitente. Pero los más “chulos”, son los que no usan el intermitente ni cuando se lo piden en la ITV. Estos coches cambian de carril, paran un momento para dejar a alguien, o entran a un parking, sin importarles que el resto de conductores podamos pensar que no van a realizar esa maniobra.

Yo voy a dar mi opinión sobre el uso del intermitente. Siempre lo he considerado un elemento indispensable de señalización de intenciones, y su uso lo veo absolutamente necesario para compatibilizar el tráfico de motos, coches, bicis y peatones. En primera instancia, se pone el intermitente para indicar que quieres hacer un giro, cambio de carril o lo que sea. Después, se mira si se puede hacer, y finalmente, se ejecuta la maniobra.

Pero el intermitente lo pongo, esencialmente, para que el resto de usuarios vea lo que quiero hacer, y, una de dos, me permitan hacerlo (por ejemplo, reduciendo la marcha si es un cambio de carril), o me avisen que no puedo hacerlo (pitándome, por ejemplo, si pasa una moto por el ángulo muerto del retrovisor del coche). Es “hablar” con el resto de conductores. Es decirles: “quiero hacer esto”. Pero antes de hacer la maniobra, un par de segundos de intermitente puesto no están nada mal… Si todos nos “habláramos” al volante, seguro que habría menos accidentes totalmente evitables.

  • Me he reído un rato con tu artículo, está muy requetebien. Y que verdades más grandes cuentas… a mí me flipa ver a los taxistas del año de la castañita, por mencionar a un gremio que es típico que haga lo que voy a decir, soltar completamente la mano del volante, agarrar la palanca de los intermitentes como si fuera un manguito de una moto y bajarla. Vicios supongo de cuando los coches arrancaban a rotostar.

    Un chistecillo:
    – ¿Oye, señor, me dice a ver si funcionan mis intermitentes; las luces anaranjadas del exterior del faro?
    – Mmmm, ahora sí; ahora no; ahora sí…

  • Me parece imprescindible el uso del intermitente, yo lo uso siempre, pero hay que reconocer que muchas veces es un problema usarlo.

    Me explico. En muchas (muchas) ocasiones, cuando vas a cambiar de carril, pones el intermitente correspondiente y justo después de ponerlo, el que viene por detrás acelera y no te deja cambiarte, y el siguiente hace lo mismo, y el otro tampoco, etc., con lo cual, al final, a base de sufrir día tras día este comportamiento, te conviertes en el conductor tipo 1, que pone la intermitencia cuando ya ha comenzado a realizar la maniobra. Es una pena, pero es así. Y este es sólo un ejemplo de los muchos que me ocurren al día.

    Recuerdo un viaje a Alemania que hice hace unos años. Lo recuerdo perfectamente porque me sorprendió mucho. Allí, si pones el intermitente y las condiciones del tráfico lo permiten, el que viene detrás levanta el pie o incluso frena levemente para facilitarte la maniobra. ¡Increíble! Eso en España es utópico.

    En fin, no puedo seguir hablando, pero podría pasar horas y horas conversando sobre la educación y el respeto (que son la base de la sociedad), que aunque no lo parezca es primordial para conducir correctamente.

  • Entiendo lo que dices, Torcuato, y a mí también me ha pasado lo mismo: pones el intermitente y el animal que viene por el carril adyacente acelera para que no pases, pero eso no hace menos necesario su uso. Yo lo considero indispensable y lo uso siempre. Si un borrego no me deja pasar, me acuerdo de su madre – pese a que a lo mejor tampoco tiene la culpa – y espero a que me rebase antes de cambiarme. Si tiene prisa, que corra, pero a mí que me deje tranquilo.

  • Aca en Argentina pasa al reves, o tenes gente que nunca pone la luces de giro o tenes cientos que llevan la luz de giro encendida por kilómetros y uno que va tras ellos se pregunta cuando put* va a doblar el muy imbecil jejeje.
    Cabe aclarar que lo mismo sucede con las balizas, las encienden, estacionan y una vez que siguen su marcha continuan con las balizas encedidas!

  • Torcuato, estoy de acuerdo contigo en que esas cosas pasan, pero precisamente por eso no podemos entrar en la misma espiral que los conductores tipo 1.

    El problema que tenemos en España es que tendemos a olvidar las leyes cuando vemos que otro se las salta y no le pasa nada. Por eso cada uno tiene que tener la convicción de hacer las cosas bien, independientemente de por dónde sople el viento.

  • Ahí quería yo llegar, Josep, que la mayoría de las veces la gente se salta las leyes y no se le multa. En Europa, si no pones la intermitencia y te pilla la policía, multa al canto. Si un peatón no cruza por un paso de cebra y le pilla la policía, multa al peatón, si aparcas mal, multa y grua, aunque “no estorbe”, incluso si te “saltas” un semáforo en ámbar, multa. Si la policía hiciera su trabajo, mejoraría mucho el tráfico en las ciudades y es más que probable que se reducirían los accidentes.

  • Torcuato, en la línea de las opiniones del resto, tienes toda la razón, hay mucho maleducado al volante. Pero digo yo que de cada 3 coches que vengan por detrás uno te cederá el paso…si no, vamos muy mal…

  • joder!!! en la línea de los retrasados “redactores” de esta web… vaya nivel que os gastáis esto parece la web de un bar de barrio…