El ‘efecto novato’ o el peligro de los motoristas que vuelven a la carretera después de mucho tiempo

Moteros_mayores

A poco que seamos perspicaces, habremos notado un pequeño cambio en nuestras carreteras con la llegada del buen tiempo. No sólo nos estamos refiriendo al aumento de motoristas en nuestras carreteras sino al aumento de motos deportivas que cuentan con una media de diez años de antigüedad y que hasta hace poco llevaban largo tiempo aletargadas en los garajes de toda España.

Sus conductores que, en muchos casos, dejaron de utilizarlas por motivos económicos o familiares, han vuelto a desempolvarlas para disfrutar de ellas. Pero lo hacen después de varios años en dique seco, lo que preocupa a la DGT ya que para ellos esa combinación entraña cierto peligro.

¿Qué es el ‘efecto novato’?

Hemos querido denominar “efecto novato” a aquel que surge siempre que estamos largos periodos de tiempo sin realizar una actividad que requiere cierta habilidad. Ocurre en todos los ámbitos de la vida, desde desempeñar una función o un trabajo a practicar un deporte, subirse a una bicicleta y, sobre todo, conducir cualquier tipo de vehículo.

Y es que conducir requiere un aprendizaje constante. Quien piense que ya lo tiene todo aprendido, nunca llegará a ser un buen conductor. Las situaciones diarias nos ponen a prueba y debemos aprender a analizarlas y buscar soluciones que nos sirvan para otros casos similares.

Cuando estamos tiempo sin conducir, perdemos la automatización de algunas de las funciones. Cosas que antes hacíamos sin pensar, o bien no las hacemos o tenemos que pararnos a pensar en ellas. Lógicamente no nos estamos refiriendo a cambiar de marchas correctamente, por ejemplo, sino a otros gestos que son casi reflejos como la observación, el escaneo de la vía, la interpretación de los movimientos del tráfico, etc.

Cuanto más tiempo pase, más próximos en habilidad de conducción estaremos a alguien que se acaba de sacar el permiso de conducir. Pero es que además, conducir una moto requiere una parte física muy importante. Y aunque nos pese, nos hacemos mayores con lo que nuestros reflejos y flexibilidad sobre la moto disminuye.

Esto sin contar un factor muy importante y que es el psicológico. El miedo es lo peor que podemos sufrir al conducir ya que nos hará tomar decisiones erróneas. Encima de la moto nos puede hacer cometer un error de conducción que nos lleve al suelo en un momento y sin que nos demos cuenta.

¿Qué podemos hacer?

Curso_conduccion

Sobre todo disfrutar. Y no intentar demostrar nada. Aunque años atrás creyeses que conducías como un piloto de MotoGP, puede que entonces no lo hicieses y menos ahora. Recuperar sensaciones, acostumbrar el cuerpo y, sobre todo, la mente. Hacer un curso de conducción que nos sirva de reciclaje es una buena idea. Aprenderemos cosas nuevas, seguro, y recordaremos otras que teníamos olvidadas sin darnos cuenta.

Por supuesto no nos olvidemos del factor mecánico. La moto necesita una revisión completa. Puede que los neumáticos estén cristalizados y tengan poco agarre, el aceite o el líquido de frenos habrá que cambiarlo, al igual que el de las suspensiones. También el del refrigerante. Si no tomamos precauciones al parar la moto hace años, nos tocará llevarla a que comprueben que está todo a punto.

En Circula Seguro: Cinco puntos a revisar en una moto antes de partir, ¿Cuáles son las razones para hacer un curso de conducción de motocicletas?, ¿Abordamos ya el problema sobre personas mayores y conducción o esperamos un poco más?
Foto | Motorpasión Moto