El efecto del calor sobre los motoristas

el calor sobre los motoristas

Hace tiempo anuestro compañero Jaume nos hablaba de los efectos negativos que puede llegar a tener el calor sobre nuestro organismo. Una temperatura demasiado elevada en el interior del habitáculo (se calcula que por encima de los 30 ºC), tiene el mismo efecto en nuestro cuerpo que si llevásemos 0,5g/L de alcohol en sangre.

En mi caso concreto, no bebo nada de alcohol por lo que no puedo ni imaginarme que se siente al conducir bajo esos efectos. Pero sin embargo, si lo he pasado, y mucho en pleno verano y el efecto del calor sobre los motoristas no es para nada agradable.

Como paliar el calor sobre la moto

En un coche es relativamente sencillo pasar menos calor. Hoy en día, es impensable comprar un vehículo sin al menos aire acondicionado. Es un extra que ya se puede considerar de serie. Y con conectar este mágico dispositivo ya tendremos una temperatura más que ideal en el habitáculo. Y si no, las ventanillas son nuestras aliadas.

Sin embargo, en una motocicleta todo es un poco más complicado. Siempre os decimos que circuléis con todas las protecciones necesarias según las circunstancias. Pensemos por ejemplo en el peor caso posible, es decir, un recorrido urbano. Como mínimo llevamos casco, chaqueta, guantes, pantalones vaqueros de kevlar y calzado adecuado.

Parados en un semáforo a las tres de la tarde, con el calor de la moto, del asfalto y con toda la ropa encima no sería de extrañar que estuviésemos por encima de esos 30 grados que hemos comentado antes. Pero sin posibilidad de refrigerarnos artificialmente si no es una vez con la moto en marcha.

Pero existen unos sencillos trucos que podemos tener en cuenta para evitar cualquier tipo de problemas. Primeramente que nuestra equipación cuente con forros interiores desmontables para el verano. Y si podemos tener una chaqueta perforada para los meses estivales, mejor.

El casco mantenerlo con todas las tomas de aire abiertas. Y una vez detenido en el semáforo, abrir la visera para aumentar el intercambio térmico. Unos guantes cortos también ayudan a mitigar la sensación de calor.

También es aconsejable hidratarse mucho. Beber abundante agua antes de coger la moto aunque no tengamos muchas ganas hará que nuestro cuerpo pueda usarla para regular la temperatura mientras circulamos.

Pero sobre todo, precaución. Al menor síntoma de malestar o mareo, detenernos inmediatamente y bajarnos de la moto. Podemos sufrir un desmayo que tendría consecuencias fatales si nos ocurriese mientras estamos circulando.

Una vez parado, quitarnos el casco y la chaqueta e intentar refrescarnos a la sombra hasta que el cuerpo vuelva de nuevo a reiniciar todos los sistemas. Cuando ya nos encontremos bien, volver a subirnos a la moto con precaución y continuar nuestro camino.

En Circula Seguro | ¡Qué calor!
Foto | Albi de Motorpasión Moto