El debate por los límites de velocidad se reabre

¿Los límites de velocidad son coherentes?

Cuando se debate sobre seguridad, muy a menudo el primer concepto que a uno le viene a la cabeza es el de la velocidad. La sociedad actual nos hace relacionar directamente velocidad con accidentalidad, mientras que hay miles de factores críticos que se pierden por el camino. Pero esta vez se ha reabierto el debate de la velocidad no debido a una cuestión relacionada con los accidentes de tráfico, sino por la actual cuestión de la reducción de las emisiones contaminantes de los vehículos.

Y para apoyar las bases de los que pensamos que la velocidad es sólo un factor más de la ecuación de la seguridad, no “El Factor”, como a menudo nos hacen ver, el Dr. Ingeniero Juan Francisco Dols, de la UPV, ha realizado un estudio en el que se apunta que la reducción de la velocidad no sólo podría incrementar los índices de contaminación, sino también empeorar la seguridad de las carreteras españolas.

Aunque la última afirmación pueda parecer sorprendente para un país con una cultura de reducción obsesiva de los límites de velocidad como el nuestro, a esta misma conclusión han llegado numerosos estudios realizados en todo el mundo. En el estado de Misuri (USA), por ejemplo, se constató que “la seguridad se incrementa y aparecen menores accidentes cuando el tráfico fluye a velocidad uniforme, ya que los conductores se vuelven menos impacientes y adelantan menos”. O en Buenos Aires (Argentina), un estudió concluyó que cuando se circula despacio, bajan los niveles de atención, aparecen la fatiga y el aburrimiento, y se incrementa la posibilidad de cometer errores.

Pero no hay que irse tan lejos para obtener conclusiones similares. El RACC señala que las congestiones provocadas por la disminución de la velocidad incrementan las situaciones de estrés y frustración entre los conductores, y el EAE constata que con los datos en la mano, la reducción de velocidad no implica automáticamente una reducción de la siniestralidad en las carreteras.

Es evidente que la velocidad se traduce en mayores daños en caso de accidente, no hay duda, pero me quedaré con dos frases que me parecen muy acertadas para finalizar con este asunto, y que vosotros podáis dar vuestra opinión. La primera es de José Antonio Peñaranda, director general de Previene: “Mientras criminalizar la velocidad siga siendo rentable para el Estado, la situación no mejorará” (sobre los límites de velocidad inadecuados a la realidad). Y la segunda es de Mario Arnaldo, presidente de AEA: “El problema en España no es el exceso de velocidad, sino la velocidad inadecuada… y eso, los radares, no lo pueden medir”.

Vía | Mundo Motor

  • Totalmente de acuerdo. Hago a diario unos 120km por una carretera nacional por la que hay mucho trafico y el día que me encuentro con trafico es horrible, no solo me aburro, sino que me cabreo, me pongo impaciente, me estreso.

    Lo que esta claro es que con radares no se solucionan los problemas, hay que mejorar las carreteras españolas, crear mas autovias y pensar menos en el dinero.

  • Estoy completamente de acuerdo, se criminaliza la velocidad unicamente porque los radares son rentables, de esta manera tienen una excusa para ponerlos…

    En las vias mas rapidas es donde menos accidentes ocurren, curioso pero nunca se acuerdan de mencionarlo…

    y se que es un topico pero la velocidad no es la misma segun el vehiculo que lleves…

    Por ultimo desde que esta el carnet por puntos la circulacion por autovias ahora es mas lenta, y la gente circula por la izquierda a menos de 120, creyendo que hace lo correcto y quien viene detras esperando para adelantar es un loco asesino que va a 130…

  • No nos engañemos, generalmente los excesos de velocidad no van sólos, es decir, van acompañados de falta de respeto a las normas (Si no se respetan los límites, ¿Porqué se van a respetar las distancias de seguridad, y en general todas las normas de conducta y respeto hacia los demás?).

    Algo frecuente en nuestras carreteras es que cuando estas adelantando a otro vehículo a la velocidad permitida, un energúmeno se te acerca a toda velocidad, se te pega al culo y te empieza a echar las luces. Esta personaje prepotente y egoista, generalmente coincide con el que se queja de los radares o de la parte recaudatoria de las multas.

    Llegará un momento en que en nuestro país exista una EDUCACIÓN VIAL real, llegado a este punto podremos hablar de aumentar los límites de velocidad. Mientras las carreteras sean una jungla en la que nos podamos encontrar “de todo”, mejor ceñirnos a las normas.

  • Chorradas, los límites están bien puestos, el problema es que la gente es medio tonta y no aguanta nada, si os poneis nerviosos os aguantais, si os aburris os aguantais.

    Lo que mas verguenza me da es que se hehce la culpa hacia fuera cuando soys vosotros los culpables de los accidentes.

    Aunque que se puede esperar si en la peninsula no respetais ningún límite de velocidad y vais como locos.

  • En mi modesta opinión, las normas son iguales para todos. Primero deberíamos cambiar las normas (conseguir aumentar el límite de velocidad de 120 a 140, por poner un ejemplo) y luego circular más rápido.

    Mientras el límite sea 120 Km/h, nos deberíamos aguantar. Y cuando superemos ese límite (por error o por el morro), no buscar excusas fuera de nosotros. Los culpables somos nosotros, y si nos cae una multa, no será culpa del radar precisamente.

    Por último, cierto que la velocidad inadecuada es muy peligrosa. Si está nevando sería de locos ir a 120 Km/h por la autopista. Mejor más lento, mucho más lento.

    🙂

  • sob

    Hola.
    Hay pocas cosas que me enciendan, de verdad. Soy el bicho más tranquilo que pisa la Tierra. Pero hay una que me puede: cuando voy tan feliz y contento por la autovía a 130 adelantando a varios vehículos, y de repente llega un “zumbao” y sale delante de mi a 110 haciéndome “variar mi velocidad o trayectoria” (totalmente punible como sanción) y me obliga a frenar. Yo le doy una ráfaga para advertirle que lo hecho mal (considero el claxon de mal gusto amén de que sólo se debe usar para avisar de un riesgo inminente), y él, en un alarde de razón que roza el orgasmo, se piensa que éste soy yo, y cito textualmente (defcon):”Algo frecuente en nuestras carreteras es que cuando estas adelantando a otro vehículo a la velocidad permitida, un energúmeno se te acerca a toda velocidad, se te pega al culo y te empieza a echar las luces. Esta personaje prepotente y egoista, generalmente coincide con el que se queja de los radares o de la parte recaudatoria de las multas.” Pues bien, ni soy un prepotente ni soy egoista, y si algún energúmeno hay por aquí, majete, eres tú.
    Respecto a fleki, en 19 años que llevo conduciendo JAMÁS he provocado un accidente. Una vez me salí de la autovía debido a que una señal me indicaba una salida hacia una gasolinera, pero lamentablemente, la salida aún no estaba construida. Ahí hubo más accidentes que el mio, hasta que al fin taparon la puñetera señal. ¿Con qué derecho me faltas llamándome medio tonto?. Con esa amplitud de miras, sólo puedo sentir pena por ti.
    Y ahora voy a decir algo sobre el tema en cuestión. Estoy totalmente de acuerdo con la noticia. Y he de añadir que no por ello soy un “criminal asesino”. En un accidente intervienen factores tales como el estado del vehículo (fundamental), de la via, del conductor y ambientales. Hay mucho defcon y mucho fleki por ahí pensando lo que piensa, y que no es consciente de que, por ejemplo, un neumático con 5 años, por muy bien que esté de dibujo, es un peligro puesto que está caducado. También los hay que piensan que, como siempre van a 100, los frenos jamás se desgastan, ni el líquido hidráulico pierde propiedades, o, ni tan siquiera, que los amortiguadores se desgastan. Pero como van “legales” en cuanto a velocidad, no provocan accidentes…
    En fin, lo que sí tengo claro es que no hay dos grandes grupos: los de correr y los de no correr, si no que hay tres: los de si corres=asesino, los de ir rapido si se puede y conducir con lógica y respeto (la mayoría, a Dios gracias), y los “venaos”, que al fin y a la postre son los que nadie quiere en las carreteras.
    Salu2.
    sob

  • sob

    Lamento la confusión en mi post. Donde dice defcon debe decir fleki, y donde dice fleki debe decir guepard.
    Ha sido un error, pues pensé que el autor estaba sobre su texto, y está debajo. Salu2. sob