El 35 % de los niños catalanes siente riesgo de atropello

Paso de peatones

Que la seguridad vial en el entorno de los colegios es mejorable es algo que no se nos escapa a nadie. Ahora, además, contamos con el dato que nos dan los niños gracias a una encuesta realizada por el Instituto de Seguridad Vial de la FUNDACIÓN MAPFRE entre 3.000 escolares catalanes de entre 8 y 12 años. Uno de cada tres tiene miedo a ser atropellado.

Y no les faltan motivos. Cuando hablamos sobre el estudio “Prioridades en España en la seguridad de los peatones”, también presentado por la FUNDACIÓN MAPFRE, ya vimos que en España cada día hay 20 atropellos a niños. El temor de los escolares catalanes no es más que un reflejo de la realidad de que tenemos en las calles y carreteras de nuestro país.

De entre los principales factores de riesgo que denuncian los niños consultados destaca la presencia de coches mal aparcados, ya sea encima de las aceras o sobre los pasos para peatones, lo que les obliga a pasar por lugares que no siempre son seguros. Evidentemente, cuando hablamos de coches mal aparcados que molestan al paso no hablamos de niños sino de adultos que con su comportamiento incívico pueden perjudicar, y perjudican, a otras personas, en este caso niños.

Otro factor al que apuntan los niños en un 32 % de los casos es la velocidad de paso de los vehículos en las proximidades de los centros escolares, y eso es algo que cualquiera de nosotros puede atestiguar de primera mano con sólo darse una vuelta por las inmediaciones de un colegio a las horas de entrada o salida, con el agravante de que en muchas ocasiones los conductores que transitan por la zona llevan niños al colegio.

Zona a 30

En este sentido, la propuesta del Instituto de Seguridad Vial de la FUNDACIÓN MAPFRE pasa por ampliar el número y la extensión de las zonas a 30 o las zonas de prioridad invertida en las inmediaciones de los centros. De todas formas, todas esas propuestas, llevadas al día a día, exigen una férrea vigilancia por parte de las autoridades locales. Si no, de poco servirá la señalización.

Y hablando de señalización, hay que marcar un punto inquietante en cuanto a la importancia que le dan los niños a los semáforos, ya que un 9,4 % de los escolares reconoce cruzar la calle aunque el semáforo de peatones esté en rojo. ¿Cuestión de distracción o de seguir el ejemplo de los adultos? Quizá haya ahí un poco de todo. Ni el niño está plenamente formado en cuanto a las normas de la carretera, ni muchos adultos dan a los menores un ejemplo de seguridad vial.

Otro aspecto interesante es la actitud que tienen los niños sobre el uso del cinturón de seguridad. En un 95 % de los casos, afirman utilizarlos. ¿Y el 5 % restante? Quizá en el siguiente dato tengamos una pista al respecto. Un 80 % de los niños se abrocha el cinturón por iniciativa propia, mientras que un 16 % esperan a que sus padres se lo ordenen. Y si sus padres no se lo ordenan, quizá llegamos al dato de los niños sin cinturón.

Finalmente, está el desconocimiento de algunas normas elementales de circulación, como que en carretera los peatones deben circular por la izquierda, precisamente para evitar riesgos de atropello. En un 75 % de los casos, los niños encuestados no tenían ni idea de que eso debía ser así.

Por todo esto, resulta conveniente que se instruya a los niños en la educación vial. En el caso de la FUNDACIÓN MAPFRE, la Caravana de la Seguridad Vial que recorre regularmente las ciudades de toda la geografía española se dedicará en los próximos días a 13 poblaciones catalanas para incidir en estos aspectos de la seguridad vial que todavía algunos niños no tienen demasiado claros.

Foto | Montse PB, Roberto Ferrari
En Circula Seguro | 68.000 personas atropelladas en cinco años, según un estudio de FUNDACIÓN MAPFRE

  • Elisa

    No me extraña! Mi hijo mayor tiene casi 11 años y no lo dejamos ir sólo
    al cole porque en el trayecto hay uno de esos cruces ‘difíciles’. La verdad es que a su edad, todos (o casi) van acompañados, lo que contrasta con mis recuerdos ochenteros… en la misma (gran) ciudad!, donde a los 10 todos, sin excepción, ya íbamos solos.
    Claro, todo esto redunda en una bajada de la calidad de vida infantil… Les falta espacio para moverse, ir en bici… sentirse un poco más ‘libres’. En fin, hay que rediseñar las ciudades para dar un poco de cabida a todas las necesidades de sus habitantes, peques incluidos.

    • Josep Camós

      Hay otro problema que no es menor, y es que aunque se impongan normas… si no hay quien las haga cumplir es como si no se hace nada.

      Donde yo vivo, las calles que rodean las zonas escolares son estrechas, y en las horas punta se cierra el tráfico con una valla móvil. Bien, pues raro es el día que no hay alguien que retire la valla para pasar con el coche. Y más de uno lo hace… para llevar a su niño al colegio.

      Así no se puede…

      • Elisa

        Claro, es que el problema añadido es que cada vez más niños llegan al cole en coche, y… ¿dónde aparcan todos estos coches a la vez? Pues ‘donde hay sitio’: segundas filas, aceras, o por lo que veo apartando vallas. Hay zonas de Barcelona que se bloquean por este tema cada mañana.
        A mí me gusta mucho esto de ir en coche, disfrutar de una carretera bonita y de la libertad que da, pero dentro de las ciudades se necesita un modelo diferente al que tenemos. No sé qué tiene de bueno esta moda creciente de sacar el coche para hacer menos de 5 Km. Ni para el coche (no entiendo mucho de mecánica pero se me antoja que un coche pide otro uso), ni para los niños ni para el medio ambiente.

  • Elisa

    Por cierto que he hecho la encuesta en casa y no, no tienen miedo de que nadie les atropelle… Y eso que siempre andamos con eso de ‘vigila, mira antes de pasar…’. La verdad es que me alegro. Los miedos no conducen a nada, las buenas prácticas sí.

  • stormer

    Dejando de lado la conciencia tan poco extendida de que las normas están por algo, sería interesante que la gente empezara a mentalizarse que el transporte público, salvo excepciones, no es un método de transporte de segunda categoría, como tampoco lo es la bicicleta. Y digo salvo excepciones porque la red de cercanías de Barcelona sí que es de segunda categoría, tampoco tercermundista, pero desde luego que debe mejorar y mucho.

    La opinión generalizada podría escudarse en decir que el coche es más rápido y más cómodo que el TP, sin embargo en el congestionado centro de una ciudad o la también congestionada cercanía de uno o más colegios, el coche deja de ser un método de movilidad estratégico. El tiempo que ganemos por usar el vehículo privado se puede esfumar en una retención o en una transitada calle con coches aparcados en doble fila. Y la comodidad también se ve resentida por ese tiempo de espera que tanto irrita al conductor.

    En cualquier caso el TP o la bici no alargarán nuestro viaje en exceso, pero además nos proporcionarán mayor libertad de movimientos en las horas punta. Y lo más importante es que si los ciudadanos hiciéramos mayor uso del TP o la bici y menor del coche, ganaríamos en inversión en infraestructura para este tipo de movilidad y su calidad se vería mejorada notablemente. Por no decir cómo mejoraría la calidad del aire.

    A mí me compensaría mucho tener que salir 10 minutos antes de casa pero poder respirar un aire limpio y saludable, además de moverme de A a B sin frustrantes retenciones de tráfico. Lo malo es que hoy en día lo del aire limpio es imposible y lo seguirá siendo hasta que la mentalidad cambie.

    • Elisa

      Tienes mucha razón. He estado en Suecia y he disfrutado cuando me han llevado en coches muy buenos (por allá todo son Saab y Volvo), pero a trabajar… en bici!
      En cifras: ir al trabajo (6,300 Km) me supone 40 minutos en bici (si el carril bici de la Diagonal fuera mejor, seguramente serían menos), en coche son unos 20 minutos+aparcar. Total, estamos hablando de una velocidad media en coche de menos de 20 km/h( (sin contar el tiempo perdido en buscar aparcamiento), que fácilmente se pueden lograr con una bici en un carril bici ‘bien hecho’. O sea, la moda de ir todos en coche provoca que en realidad vayamos más lentos que como iríamos yendo todos en bici.
      Yendo en bici, además, como dices, tienes más mobilidad: ir a hacer un ‘recado’ a medio camino no supone perder tiempo buscando aparcamiento o obstaculizar el tráfico dejando el coche ‘por ahí’, y se aprovecha también el tiempo de otra manera: ‘ya has ido al gimnasio’.

      • stormer

        Es que la gente se ha acostumbrado a lo cómodo sin pensar que en algunas circunstancias deja de ser tan cómodo… A mi conducir me encanta, pero la verdad es que en ciudad disfruto más yendo en bici que conduciendo…

        Pues yo la verdad que siento atracción por Suecia. No he ido nunca, pero tengo ganas de visitarlo y ver todos esos Saab!! jajaajaja

        • Elisa

          Suecia es la monda. He estado dos veces y me encanta. Son innovadores por carácter y muy amantes del medio ambiente. Piensan por sí mismos (muy diferente del ‘que inventen ellos’, o el ir mirando siempre ‘qué hacen fuera’).
          La circulación: una maravilla, muy bien organizada.

  • pepserra

    Lo raro es que la estadistica sea tan baja.
    Considerando la atencion que ponen los municipios en la seguridad en las inmediaciones de una escuela por ejemplo…
    Contenedores de basura antes de pasos cebra
    coches mal aparcados que obstaculizan la vision de menores circulando por dichos pasos…etc etc

    ahora bien , la P Local sí que situa a agentes en el lugar para hacer el trafico mas fluido…que no mas seguro…

    • Elisa

      La mayoría de niños menores de 12 años que viven en grandes ciudades no van, actualmente, solos por la calle, y ello puede explicar que la cifra no sea todavía más alta.
      La realidad es que hoy en día ningún padre se fía de dejar hacer a su hijo de esta edad un trayecto que tenga un cruce

      • pepserra

        Lo ratifico completamente