Educación vial para niños (1): empieza 20 años antes de que nazca

educacion vial para niños
Con este titular y este post empezamos un Especial sobre Educación Vial para niños en vuestra casa, Circula Seguro. Un titular que da para mucho, pues en él vamos a ver cómo la educación vial de los niños empieza siempre a partir de la educación vial de los padres, y como un futuro padre (o madre, hablamos de ambos en este caso) debe empezar a pensar en que algún día es probable que alguien, un personaje pequeñito y para el que representará la verdad y un ejemplo durante los años más importantes de su desarrollo, dependa de la educación que ha obtenido durante su vida anterior.

El porqué de afirmar que la educación vial para niños comienza 20 años antes de que nazca es más literario que exacto. No importa que sea 20, 15, ó 10 años antes, lo que queremos transmitir es que nuestra propia educación vial, hoy, será la que determine el nivel de la misma que esgrimirá nuestro futuro hijo cuando tenga que ponerla en práctica. Pero no solo es cuestión de llevar un volante, ni mucho menos: ser un buen peatón, respetar las normas, mantener la calma sin perder los nervios… en definitiva, reconocer la responsabilidad individual dentro del contexto de la circulación es importantísimo. Y para conseguirlo en nuestros hijos debemos conseguirlo primero en nosotros.

Todo esto está muy bien, y de hecho sirve para educar a nuestros hijos en todas las facetas de la vida: comer en público, comportarse cívicamente, apartarlos de la mala vida… y como todo lo que se refiere a los niños y a nuestros hijos en particular, requiere atención, paciencia y sobre todo coherencia. Paciencia y coherencia, dos conceptos que deben ir siempre unidos de la mano.

educacion vial para niños
Josep nos lo comentaba, y es un dicho muy acertado: “un niño es como un libro cuyas hojas están por escribir, y lo que en ellas tracemos quedará por siempre jamás”. Las figuras paternas son la pluma que escribe esas hojas y por eso debemos poner atención, mimo, amor y mucho sentido común en lo que enseñemos a nuestros retoños directa e indirectamente. Quizás la educación que absorben indirectamente es la que más nos debe poner sobre alerta: cruzar una vía por donde no se debe, no respetar a otros conductores mediante gestos o improperios…

Sería todo más sencillo si simplemente adoptásemos las pautas más civilizadas de forma natural, pero aún en ese caso debemos saber a quién estamos transmitiendo valores. Lo hacemos a personitas que están en contínuo proceso de formación. Que disciernen conceptos como bueno o mal, bien o mal hecho simplemente porque nosotros les indicamos la diferencia. Y este proceso empieza desde la más tierna infancia.

A lo largo de este especial sobre educación vial para niños abordaremos temas muy diversos y enfocados a estos niños que son nuestro futuro. Desde cómo actuar como peatones, incluyendo el peliagudo tema de ver y ser vistos; circular en bicicleta; como paquetes en la moto (a edades ya más desarrolladas); cómo comportarse en el coche o en el autobús siendo pasajeros inquietos… En definitiva, las claves para que afronten las situaciones más típicas en el día a día de su vida.

Esperamos que sea un especial provechoso para todos, y no nos queda más que deciros que os esperamos cada lunes, puntualmente, para debatir sobre cada tema dentro de este Especial de Educación Vial para niños en Circula Seguro.

En Circula Seguro | Especial Educación Vial para niños
Fotos | Metro Centric, Secretaría de Transportes y Tránsito de Medellín

  • 51289

    Soy Policia Local y me encanta estar con los niños e impartir clases de educacion vial. La última activadad fue realizar un cuarderno viajero en el que los niños y SUS PADRES contaban al Ayuntamiento lo que les gustaria que se mejorara por parte de este en seguridad vial en el entorno escolar. Lo expuesto por los alumnos y padres era muy factible. Por parte del Ayuntamiento se hizo todo lo posible por mejorar el entorno pero los padres a la hora de ponerlo en práctica… Total, que si que lo digo pero no lo hago.
    Debemos de ser conscientes de que en cualquier momento puede pasar algo. Pero no lo somos. Es muy triste ver la actitud de algunoss padres, aun teniendo en cuenta que estamos hablando de la seguridad de nuestros hijos.

  • 51315

    Un artículo que me recuerda algo que me pasa desde hace años, y que me da muchísima rabia: desgraciadamente, y como muchos otros peatones, si tengo buena visibilidad, y no vienen coches, cruzo en rojo si llevo prisa. Sé que me la juego, porque alguna vez me podré equivocar al valorar los riesgos, pero no existe el ambar intermitente para peatones (tal vez una buena idea en ciertos casos). Ahora bien, nunca lo hago si percibo que hay niños en el paso, por no darles mal ejemplo; y casi siempre son sus padres los que los arrastran a tirones mientras yo miro, cual pasmarote, cómo mi insignificante esfuerzo por mantener el civismo que supongo que les estarán inculcando se va al traste. Eso como caso paradigmático de mal ejemplo, porque para el peligro están l@s que cruzan en rojo como balas empujando un carrito…

  • Esto me recuerda a una anécdota de Zoltán Kodály.

    En una ocasión le preguntaron cuándo debería comenzar la formación musical de un niño, a lo que contestó que 9 meses antes de su nacimiento.

    Años después rectificó su respuesta diciendo que ésta debería comenzar 9 meses antes del nacimiento de la madre.