Ecolvías, las carreteras ecológicas del futuro

Monorraíl

Los avances en cuanto al transporte por carretera es algo que siempre nos llama la atención por esa visión innovadora, de algunos, por conseguir un mundo mejor y donde sobran propuestas. El progreso implica adaptarse a los nuevos cambios pero sabemos que la tecnología aplicada al automóvil avanza más por fines comerciales que por motivos propiamente de seguridad, aunque esto último sea la guinda del pastel.

Por eso, cuando se plantea un cambio o una mejora sobre la movilidad de las personas y vehículos saltan las alarmas, en quienes tienen competencia, y surge todo tipo de especulaciones sobre su conveniencia o no. Un tema que sacamos a relucir en el artículo sobre sistemas inteligentes de transporte, ¿ficción o realidad? y que de nuevo hacemos mención gracias a los comentarios de Martín Jaramillo.

Un proyecto sobre un tipo de transporte ecológico que puede ser el futuro de la movilidad sostenible si tenemos en cuenta, entre otras cuestiones, el espacio disponible. Pero…, conozcamos más detalles.

ecolvías

Las vías son monorrieles aerosuspendidos, conocidos como sistemas TranXRail ó transporte por riel, son trenes de telecabinas, eléctricos silenciosos completamente automatizados, ultralivianos y ultrarápidos para pasajeros y carga, que pueden desarrollar velocidades hasta de 250 Km/h., con cero accidentalidad.

Martín Jaramillo, autor y consultor del proyecto, con más de de 25 años de experiencia en el desarrollo y operación de este tipo de sistemas nos explica con abundante información que las Ecolvías (Vías ecológicas) o monorraíles eléctricos suspendidos nacen de la fusión de dos tecnologías: aerobús y automóvil eléctrico. Además, nos cuenta que este modo de transporte por cable no es nuevo pero debido a las crecientes exigencias ambientales ha vuelto a plantearse como alternativa a la construcción de carreteras.

Algunos ventajas del sistema de transporte por monorraíl

El material empleado en el cableado ofrece garantías de seguridad por tratarse de sistemas doble y múltiples unidades motrices, dobles y triples cables portantes, dobles rieles, doble vía, múltiples amarres, cinturón de seguridad y cerramiento en malla que garantizan que el servicio no se interrumpa por daños, reparaciones, mantenimiento o ampliaciones. Además, las partes móviles rodantes son anti-descarrilamiento porque están constituidos por múltiples ruedas que abrazan al riel por debajo en forma de mordaza semejantes a los empleados con alta tecnología en las Montañas Rusas y atracciones similares.

El sistema es eléctrico, silencioso, cero emisiones, no contamina el aire y por construcción al ser elevado, no requiere deforestación, ni remoción de tierras, ni retiro de la capa vegetal; los apoyos son superficiales y no se requieren obras civiles como, por ejemplo, puentes o elevaciones superficiales. No contamina las fuentes de agua y evita los altos costos de las especificaciones ambientales exigidos para las construcciones de carreteras. Además, su fácil montaje permite modificar la configuración de sus trazados y puede operar bajo condiciones adversas como, nieve o lluvia.

En definitiva, un modo de transporte que puede utilizarse para ampliar la capacidad de corrientes de tráfico dentro del mismo espacio disponible e incluso puede convertirse esta modalidad muy útil en las circunvalaciones para las mercancías y pasajeros de las grandes ciudades. Perfectamente, podría ser la antesala de la conducción autónoma del transporte público, pero, destinado a uso particular puede plantearse como una opción más dentro de la movilidad de personas, por lo menos, mientras seamos nosotros los que manejemos la máquina y no al revés. ¿Qué opinan?

Más información | Ecolvías, Aerobus
Foto | Lutex
En Circula Seguro | El futuro hacia las carreteras inteligentes, ¿Serán SARTRE y la conducción autónoma la movilidad que nos espera en el futuro?, Sistemas inteligentes de transporte, ¿ficción o realidad?