EatSleepRIDE, aplicación que detecta accidentes de moto mediante smartphone

CrashLight

Hace unas semanas, tuvimos la ocasión de probar en Motorpasión Moto la aplicación canadiense EatSleepRIDE. En ella analizamos tanto la parte de redes sociales que incluye así como el módulo CrashLight, encargado de velar por el motorista y detectar si este ha sufrido un accidente.

Aunque ya existen varias en el mercado como vimos, me gustaría contaros un poco cómo funciona esta aplicación ya que he tenido la oportunidad de probarla y, sinceramente, conocer las posibilidades en materia de seguridad pasiva nunca está de más.

CrashLight, el Ángel de la Guarda de EatSleepRIDE

CrashLight

CrashLight es un paquete opcional que podemos contratar junto con la aplicación EatSleepRIDE. De momento, tanto la aplicación madre como la parte de seguridad pasiva están desarrolladas para dispositivos iPhone y en inglés, aunque están desarrollando la versión Android así como la traducción a más idiomas.

Su funcionamiento es bastante sencillo: CrashLight monitoriza la conducción del motorista, detectando cuando sufre un accidente y avisando a uno o varios contactos de la libreta de direcciones del mismo.

Tras introducir hasta tres teléfonos, arrancamos la aplicación antes de ponernos en marcha. El teléfono permanece a partir de aquí en estado de vigilancia y en caso de que su algoritmo interprete un accidente, activa una alarma que podremos anular si es falsa hasta en 180 segundos. En caso de no hacerlo, lanzará un SMS, mensaje de voz y correo a los contactos con nuestras últimas coordenadas de GPS archivadas. Así, en el caso de quedar en un lugar con poca visibilidad, pueden avisar de nuestro accidente y decirles con bastante exactitud dónde nos encontramos.

El canal Discovery Channel realizó una prueba del dispositivo, utilizando para ello un maniquí lanzado desde un vehículo. Podéis ver un extracto en el siguiente enlace. El precio de la aplicación EatSleepRIDEes de 2,69 euros. Por otro lado, el módulo CrashLight necesita una suscripción anual que tiene un coste de 4,49 euros.

Al la aplicación sólo le he encontrado un “pero” y es que el GPS está siempre activado con lo que se resentirá la duración de la batería si realizamos un viaje largo. Y no todas las motos tienen tomas de 12V. Además recomiendan llevarlo en la chaqueta, riñonera (una bolsa sobre depósito también es admisible aunque no tan recomendable), por lo que llevaríamos un cable que nos conectaría a la moto.

Vía | Motorpasión Moto
Más información | EatSleepRIDE