Diego Gutiérrez: “No hagamos el tráfico, trágico”

El delegado andaluz de Stop Accidentes nos da su visión sobre la Educación Vial en España

Diego Gutiérrez

*Diego Gutiérrez* está totalmente imbuido de lo que es su vida: la *Educación Vial.* El delegado para Andalucía de la Asociación Stop Accidentes traspira educación y pedagogía en cada uno de los verbos y en cada una de las comas que emplea para responder por escrito a nuestras preguntas, y el trabajo es mío para extractar lo más importante… en una entrevista en la que ninguna de sus palabras sobra.

En noviembre del año pasado la Junta de Andalucía lo distinguió con el *Premio al Voluntariado* en la modalidad de persona voluntaria. Además, Diego me comenta de pasada que en febrero se encontró en Alcobendas con Paco Costas, ya que ambos estaban propuestos para el *Premio Nacional de Seguridad Vial* en la modalidad de compromiso con la seguridad vial, aunque al final el galardón se lo llevó el veterano responsable de La Segunda Oportunidad. “Muy merecidamente”, dice Diego.

Entre el ajetreo de los premios y la enorme labor educadora que lleva a cabo diariamente, Diego Gutiérrez busca un momento para dedicarnos y reflexionar con nosotros sobre la evolución de la Educación Vial en nuestro país.

Diego Gutiérrez

En noviembre la Junta de Andalucía te distinguió con el Premio al Voluntariado en la modalidad de persona voluntaria por tu vocación en la educación integral en valores, tanto en el ámbito de la enseñanza como en tu faceta como delegado de Stop Accidentes. ¿Qué sentiste al recoger este premio?

Sentí una gran satisfacción por este reconocimiento a la labor llevada a cabo a lo largo de más de treinta años. Se lo dediqué a mi esposa e hijos, pues ellos han padecido mi ausencia en muchas ocasiones, por lo que ellos también son acreedores al mismo.

Llevas toda una vida dedicado en cuerpo y alma a la seguridad vial. ¿Cómo has visto evolucionar el panorama vial de nuestro país en este tiempo?

Desde 1975, cuando comencé a trabajar la Educación Vial, la situación ha evolucionado a pasos agigantados. Entonces sólo había unas unas breves guías para peatones y ciclistas. Nada de audios y vídeos, y menos de soporte informático. En los años 80 la DGT empezó a difundir materiales educativos para todas las edades en todo tipo de soporte. Por su parte, desde siempre los Ayuntamientos y los centros educativos han estado presentes en la difusión de la Educación Vial.

Luego se sumaron numerosas instituciones privadas como el Instituto Mapfre de Seguridad Vial, Fundación Winterthur, Attitudes de Audi, Fundación RACC, RACE España, Renault, PAU Education, ACV, Instituto BMW para la Seguridad Vial con su famoso vídeo Código Natural, Etrasa, Fundación José Pons, Fundación Ducco, Confort Auto, Unión de Cerveceros de España con su programa “La carretera te pide sin”, Fundación Alcohol y Sociedad, y un largo etcétera. El panorama vial ha evolucionado muy positivamente debido a que la población ha recibido una mayor educación vial.

¿Y el alumnado? ¿Ha evolucionado de manera parecida?

Sin generalizar, antes cualquier material que se le daba al alumno era acogido con cariño, quizá porque era escaso o tal vez por la educación que tenían. Hoy en día noto que a veces el material que se les ha entregado ese mismo día circula por el suelo libremente, tal vez por saturación de materiales o por falta de educación, o por ambas cosas a la vez.

Antes el alumnado quedaba anonadado ante lo que les decías. Actualmente a algunos hay que decirles que si no les va el tema pueden ausentarse, pues al resto sí les interesa. No nos engañemos, hemos pasado de un extremo a otro. Espero que volvamos paulatinamente a la cordura y se centre más el tema; en el término medio está la virtud.

Bicicletas en un Parque Infantil de Tráfico

¿Cuáles son tus recursos para llevar la educación vial a los más pequeños?

Hay un sinfín de materiales de Educación Vial para todas las edades y en especial para los más pequeños. Para ellos utilizo tanto material impreso como informático y audiovisual, como los elaborados por todas esas instituciones que comentábamos.

Antes tenías unas cartillas de Educación Vial y el resto lo ponías tú con tu imaginación e ingenio, pues el tesón suple la carencia de medios. La Educación Vial se impartía en los PIT, normalmente de titularidad municipal y a cuyo cargo había un policía local. El primer PIT de España ubicado en un centro educativo fue el de la Escuela-Hogar y Colegio Nacional “Madre de la Luz” de Almería, que dirigí durante más de veinte años. Hoy en día los PIT han proliferado por doquier y eso es bueno, pues llega a mucha más población.

¿Y cómo se consigue que un adolescente tome conciencia de la importancia de la seguridad vial?

En mis treinta y cinco años de docencia, que van paralelos a la promoción de la Educación Vial, más de cien alumnos han fallecido en los mal denominados accidentes de tráfico. Este testimonio mío más el testimonio de las propias víctimas, como suele ser el de las personas que han quedado con lesiones medulares o de otro tipo, provoca que los adolescentes tomen verdadera conciencia del problema.

Diego GutiérrezDesde 1999 colaboro con Aesleme y desde 2006 regularmente acompaño a un lesionado medular por todos los CEIP e IES de Almería que demandan nuestra presencia. La campaña, promocionada por la Consejería de Salud y la de Educación de la Junta de Andalucía, se denomina “Te puede pasar”, que es un título acertadísimo pues nadie está libre de sufrir un siniestro. Entre el testimonio de la persona lesionada y mi exposición como experto en la materia, la campaña goza de un gran predicamento y todos los centros suelen pedir la actividad cada año.

Además, los road shows han conseguido sensibilizar y acercar a los adolescentes la problemática de los siniestros viales. Asimismo mencionaré los diversos programas de los que dispone la DGT, así como la Fundación RACC y el Instituto Mapfre de Seguridad Vial con el patrocinio del vídeo En un segundo… cambia tu vida, que cumple con creces su objetivo.

Stop Accidentes

Como educador que eres, ¿cómo valoras el sistema del permiso por puntos?

Reconociendo que todo es mejorable, he de afirmar que nuestro sistema de permiso por puntos es bastante bueno y ha incidido notablemente en la reducción de los siniestros viales aunque, no nos engañemos, no es ninguna panacea. La educación y la formación viales son fundamentales y deben complementar al permiso por puntos, haciéndolo desde las edades más tempranas.

¿Qué opinas de la cobertura mediática que suele tener la seguridad vial en nuestro país?

En los últimos años ha evolucionado favorablemente. Ahora hay incluso especialistas en el tema en cada medio de comunicación y el tratamiento es muy distinto en relación a años anteriores. Los accidentes dejan de ser una mera estadística y se ahonda en el plano humano de los mismos. Creo que el Código Deontológico para el tratamiento mediático de los siniestros viales ha influido bastante en este sentido. También hay que destacar a este respecto el papel de la Plataforma Ponle Freno, de Antena3.

¿Y crees que las campañas gubernamentales son adecuadas, que realmente llegan a la gente?

Creo que están bien diseñadas y considero que deben ser lo más reales posibles, pues desgraciadamente los siniestros viales son un hecho que ocurre en la realidad y con relativa frecuencia. Y, no nos engañemos, en su inmensa mayoría son debidos al factor humano, por lo que son evitables. A mi juicio estas campañas van calando cada vez más en la población, afortunadamente.

Aula de una Escuela de Conductores

¿Crees que la Educación Vial tiene peso suficiente como para convertirse en una asignatura más de las escuelas?

A mi juicio no sería muy descabellado que esta materia fuese considerada como una asignatura más, pues su conocimiento y correcta aplicación salva vidas, y creo que eso es muy importante. No obstante, creo que con la inclusión en el currículum escolar de la materia “Educación para la Ciudadanía” y el módulo específico de Educación y Seguridad Vial que en ella se incluye hemos conseguido realzar bastante su importancia y consideración, aunque en mi modesta opinión aún resulta insuficiente. La Educación Vial supone ante todo Educación con mayúscula, o sea, respeto a uno mismo y a los demás. El tráfico hay que compartirlo.

¿Cuál sería tu mejor consejo para un chaval que mañana saldrá a la calle por primera vez con su bici o con su ciclomotor?

Mi consejo sería que fueran muy prudentes, que utilicen cascos y reflectantes y nada de alcohol cuando vayan a conducir. Y si van en coche que se pongan los cinturones de seguridad, y que piensen no sólo en las consecuencias nefastas que para ellos y otros usuarios de la vía puede suponer un uso incorrecto de estos medios de transporte, sino el inmenso dolor que a sus familias ocasionan, pues yo desde Stop Accidentes lo vivo con los familiares de las víctimas que sufren un dolor irreparable y los marca de por vida.

En mis treinta y cinco años de docencia en torno a cien alumnos han fallecido a consecuencia de los mal llamados accidentes de tráfico. En el año 2002 tras la muerte de un alumno que murió a los 25 años de edad por no llevar casco en la cabeza, pues lo llevaba en el codo, me decidí a crear en Andalucía la Delegación de Stop Accidentes. Que tengan en cuenta que ellos nunca están solos y lo que a ellos les sucede a todos nos duele. No hay que olvidar nunca la máxima: “Más vale prevenir que curar”. No hagamos el tráfico, trágico, pues aunque rima es una rima muy amarga.

Pues no, no lo hagamos.

Agradeciendo a Diego la inmensa amabilidad en todas nuestras comunicaciones, nos despedimos de él con una fórmula suya que resulta algo gregaria, pero simpática: “Saludos viales”.

Foto | Diego Gutiérrez (1,2,4,5), Josep Camós (3,6)