Día Mundial Sin Tabaco (también en el coche)

Ya hemos hablado largamente en Circula Seguro sobre la cuestión de fumar en el coche. Y no solamente como conductor, sino también como pasajero, por los efectos que pueda conllevar. Pero es un tema que no queremos dejar de resaltar hoy, que se celebra el Día Mundial Sin Tabaco.

Esta fecha fue impulsada por la Organización Mundial de la Salud para llamar la atención sobre los riesgos asociados al tabaquismo, y para buscar políticas eficaces para reducir su consumo. La OMS propone además, como gesto simbólico, que todos pasemos 24 horas de abstinencia  sin consumir tabaco en ninguna de sus formas. ¿Serías tú capaz de hacerlo aunque sea en el coche?

El efecto nocivo del tabaco, peor al volante

Los españoles pasamos muchas horas al día en nuestro coche, principalmente por motivos de trabajo. Muchos de nosotros tenemos además la fea costumbre de fumar, a pesar de ser conscientes de los efectos perjudiciales. Por eso es normal que, salvo raras excepciones, acabemos practicando nuestro horrible vicio en el lugar donde pasamos tanto tiempo al cabo del día. Pero, por suerte para todos, eso podría cambiar en un futuro muy cercano.

El pasado mes de febrero publicábamos la noticia sobre la petición de tres asociaciones médicas de prohibir el consumo de tabaco dentro del coche. Esta prohibición sería extensiva tanto para el conductor (por los riesgos para la seguridad vial que conlleva) como para el resto de los pasajeros, por los efectos nocivos que puede tener. Y no solamente en los propios fumadores, sino también en los llamados fumadores pasivos.

Según fuentes médicos, el humo que se desprende del cigarrillo contiene tres veces más alquitrán y nicotina y cinco veces más monóxido de carbono que el humo que aspira el fumador a través del filtro. Por si fuera poco, los efectos nocivos se multiplican exponencial mente en habitáculos cerrados, como el interior de un coche. En este caso, los pasajeros están expuestos a cantidades 30 veces superiores a como estarían en el hogar.

La situación puede ser más grave aún si en el interior del vehículo se encuentra algún niño. Los menores en edad de desarrollo son especialmente vulnerables, ya que sus organismo no se terminado de desarrollar ni cuentan con todas las defensas con las que contamos los adultos en nuestro sistema respiratorio.

Así, los niños que son expuestos al humo del tabaco como fumadores pasivos pueden desarrollar problemas como infecciones respiratorias como la neumonía y la bronquitis, asma u otitis media aguda. Es más, puede ser un factor de riesgo para que el menor fallezca de muerte súbita.

Fumar, un problema de seguridad vial

En general, en España está prohibido fumar en los espacios públicos, como establecimientos de hostelería y ocio, oficinas o edificios públicos. Así, el tabaco ha ido quedando relegado cada vez más al entorno privado. Ese es el argumento que esgrimen los defensores de permitir que se fume en el coche: es un espacio privado.

Sin embargo, a pesar de que no le falta razón, no debemos olvidar que un coche no deja de ser una masa de casi mil kilos que circula a decenas de kilómetros por hora junto a otros vehículos, ciclistas y peatones. Y sobre todo, que como parte de la circulación, estamos obligados a todo lo que nos dice la normativa vial.

Así, el RGC dice lo siguiente:

Artículo 3: Conductores

  1. Se deberá conducir con la diligencia y precaución necesaria para evitar todo daño, propio o ajeno, cuidando de no poner en peligro, tanto al mismo conductor como a los demás ocupantes del vehículo y al resto de los usuarios de la vía….

Artículo 18: Otras obligaciones del conductor

  1. El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos.

En el artículo ya se reconoce que en el coche, a pesar del carácter privado que tiene, no podemos actuar ni conducir de cualquier manera. Por ejemplo, cuando conducimos en bikini, las chicas, o con el torso desnudo, los chicos, en los calurosos días de verano.

Fumar además constituye una de las fuentes de distracción más comunes entre los conductores, solo superado por el uso de dispositivos electrónicos. Según la DGT, encender un cigarro le lleva a un conductor 4 segundos. Y teniendo en cuenta que cada segundo, circulando a 120 km/h, recorremos 34 metros, tenemos que al encender un pitillo recorremos 136 metros sin prestar atención  a la carretera ni sujetar el volante de forma segura (e incluso suelto de manos).

Así, fumar al volante podría ser una de las actividades más vigiladas por los drones de vigilancia que la DGT va a poner en marcha (ver). Y no son pocos los expertos que piden que se recoja en la normativa vial la prohibición expresa.

Imágenes |Flickr/ Shannon Holman | Flickr/ Andrew Ratto | Flickr/Shannon Holman

En Circula Seguro | Fumar en el coche a debate: los médicos quieren que se prohíba | Fumar mientras se conduce, ¿qué dice la normativa? | El tabaco en el coche: ¿te has parado a pensar que sería mejor que no fumaras al volante?