Despiste tras despiste con final feliz

Caida moto

El vídeo que podréis ver más abajo y que pusieron mis compañeros de Motorpasión Moto es un buen ejemplo en el que podemos ver varios errores bastante comunes que comete un motorista y que lo lleva a acabar con sus huesos en el suelo. Por fortuna, alineación de astros o porque era su día, no terminó de milagro debajo de las ruedas de un camión y todo quedó en un susto. Además, el completo equipo de protección que llevaba le permitió salir, aparentemente, sin un rasgño.

Antes de ver y comentar el vídeo, voy a proponeros un pequeño juego y que no es otro que intentéis sacar vosotros los fallos que creéis que ha cometido para luego, compararlos con los que yo he visto. La idea es que con los que veáis y los consejos que desde aquí os damos, completemos una pequeña guía de lo que no hay que hacer.

Menudo susto, ¿verdad? La imagen de su pie atrapado bajo la rueda del camión y que no le haya ocurrido nada pone los pelos de punta a cualquiera. O aun peor, la escena de ir resbalando, sin control, contra el camión sin saber si vas a parar a tiempo. Pero bueno, vayamos a lo importante, a los consejos de lo que tenemos que evitar hacer para no acabar de una forma parecida.

Para empezar, la velocidad aparentemente es excesiva. Si, se que no puedo comparar con nada para conocer su velocidad exacta y aunque la sensación sea elevada ya que esta puede variar debido a la cámara con la que está grabada. Lo que si se aprecia es que estamos en un país del Este de Europa y muy próximos a la estación invernal. Posiblemente al final de la misma. Observamos coches con la típica suciedad de la acumulación de lluvia, nieve y barro. Además, a excepción del camionero que va en camiseta de tirantes, el operario con chaleco va muy abrigado, al igual que el motorista, por lo que no debe haber excesivo calor.

Como alguna vez ya comentamos, la temperatura es fundamental para el correcto funcionamiento de los neumáticos. Si es invierno, debemos extremar las precauciones en los primeros kilómetros y en ciudad, donde nuestras gomas posiblemente no lleguen a alcanzar el rendimiento óptimo. Si a ello además le sumamos el posible exceso de velocidad, tendremos muchas posibilidades de irnos al suelo en cualquier maniobra crítica que hagamos.

Mirar lejos es también muy importante. Cuanto más lejos mejor. Lógicamente no se puede saber si el motorista miraba al horizonte o justo delante de la rueda pero es extraño que no se percatase de la maniobra del camión que instantes antes estaba atravesado en medio de la calzada haciendo la maniobra contraria. Todavía empeoró la situación con la mirada hacia la gasolinera, excesivamente larga. Las miradas, de soslayo. En moto hay que luchar con el hándicap del casco que nos impide la correcta visión en los laterales pero, mejor mirar rápido que no ver lo que tienes delante, no?

Hay que prestar atención a los márgenes. ¿Habéis visto al operario con chaleco en el borde de la carretera señalizando la maniobra del camión? ¿No? Pues darle para atrás que ahí está, viendo como el motorista pasa raudo y veloz a su lado intentando parar su moto en vano. Si hay alguien a un lado de la carretera, ¡precaución! Puede estar señalizando algo, disponerse a cruzar sin haber prestado la suficiente atención, etc.

Por último, la frenada de pánico como la que él hace es la peor forma de empezar a detener la moto. No es un coche y apretar la maneta con excesiva fuerza, a no ser que tengamos ABS, hara que la rueda delantera pierda adherencia y nos vayamos al suelo. Primero hay que transferir peso al tren delantero con una frenada progresiva al comienzo y contundente al final, controlando que no se nos levante el tren trasero. Incluso es recomendable no tocar el freno trasero si nuestra moto no es una custom ya que su frenada no es excesiva y puede hacer que nos derrape la rueda posterior. Si os fijáis en la sombra de la moto, apenas se hunde la horquilla antes de que veamos que se va al suelo.

Y ahora os pregunto, ¿habéis visto algún detalle más que nos pueda ayudar en alguna situación similar?

Vía | Motorpasión Moto