Despiden a ‘Tarzán al volante’, el camionero rumano que salta y baila mientras conduce por la autopista

Tarzán al volante, el camionero rumano que salta y baila mientras conduce por la autopista

En la última semana se ha hecho más que popular este… personaje que pulula por YouTube. Se trata de un camionero rumano que, según dice, se aburría al volante mientras conducía su camión a todo trapo por la autopista que une Bélgica con Holanda. Total, que se puso a saltar y bailar en medio de la cabina mientras el control de crucero mantenía la velocidad de su vehículo. Su hermano se encargó de grabarlo con la cámara. Tarzán al volante, le llaman, pero el volante ni siquiera lo aguantaba más que con los dedos de un pie.

Ayer supimos que la empresa que lo contrató ha decidido ponerlo de patitas en la calle. Por su parte, el secretario de Estado de Transportes de Bélgica ha declarado que hará “todo lo posible” para impedir que este individuo circule por aquel país. Tal ha sido el revuelo que se ha organizado en torno a esta nueva tontería difundida a través de la red. Y no es de extrañar.

Para quien no sepa de lo que hablo… ahí va el vídeo, con sus casi 150.000 visionados en el momento de redactar esta nota:

No es la primera ni será la última vez que alguien decide hacer el memo a los mandos de un vehículo, graba su gesta y la cuelga en internet. En nuestro país se hizo especialmente conocido el chaval que parecía circular a toda velocidad por la carretera de Sant Gregori, en Girona. Su caso, al final, quedó en agua de borrajas por falta de pruebas. En el caso del camionero rumano, parece que las cosas no van a seguir el mismo camino.

Pero, ¿cuántos casos más nos quedan por descubrir?

Cada vez que un individuo armado con un vehículo se dedica a hacer salvajadas por unas carreteras que utilizamos todos está jugando con su vida y con la de cada uno de nosotros. Y cada vez que esas salvajadas suben a la red pueden suceder tres cosas:

  • Que quien ve el vídeo se tome unos momentos para poner a parir al individuo que lo protagoniza por ser un peligro público.
  • Que quien ve el vídeo esté tan zumbado como el que lo protagoniza… y se pique con él, a ver quién la hace más gorda.
  • Que quien ve el vídeo pase completamente de lo que tiene ante sus ojos… y se dedique a hacer cualquier otra cosa.

La primera opción se da, por ejemplo, cuando uno comprende que el vídeo es una animalada de talla XL y/o cuando entiende que lo mismo podría haber sido grabado en los alrededores de Antwerpen como en la salida de la M-40 hacia Tres Cantos. Y eso último indigna por partida doble, que no en vano somos humanos y nos preocupamos de verdad cuando percibimos el problema como una amenaza cercana.

La segunda opción se da cuando uno tiene aún menos capacidad intelectual que el personaje que muestra el vídeo, que ya es decir, y/o cuando el individuo que ve en el vídeo un modelo a seguir tiene menos personalidad propia que la sombra de una ameba. Y eso indigna también por partida doble: de un lado, por comprobar que existe gente tan gris; del otro, por si ese tipo de individuos nos toca como inevitable compañero de viaje en la carretera.

Y la tercera opción, supongo, se dará cuando la persona que huye del vídeo tiene prisa o bien no se reconoce entre ninguno de los dos retratos anteriores (lo cual no significa necesariamente que no pertenezca a ninguno de ellos).

Total, que bien está lo que bien acaba, pero hay que tener en cuenta que esta historia no ha terminado todavía. Mientras haya individuos dispuestos a hacer el cafre por las carreteras, mientras haya individuos que además lo difundan, mientras haya individuos que viendo estas imágenes encuentren un reto que deben superar, mientras haya individuos que pasen completamente de este tipo de historias, tendremos problema vial para rato.

Por cierto… Qué irritantes resultan los alaridos del tipo este, ¿no?

Vía | prnoticias

Imagen | YouTube

En Circula Seguro | Detenido por subir a Youtube sus vídeos de conducción temeraria

  • Cuando vi ayer en TV a este animal, recordé que hace años en la Televisión de Mataró, salieron unas conductoras de camión de esa localidad, y se filmó un día normal de su vida, me horrorizó ver que mientras conducian el camión, leían, comían y solo les faltaba hacerse la manicura. No había críticas por parte de quien hizo el reportaje, sencillamente daban a entender el dominio que tenían en la conducción…

    ¿Se ha de ser muy listo para entender que tenemos en nuestras manos máquinas que matan?

    ¿Mi vida depende de que me cruce o no con conductores aburridos?

    Un saludo Josep!!