Desinformación municipal

Paso de peatones azul y blanco

De un tiempo a esta parte se han puesto de moda los pasos para peatones rojiblancos, aunque como se puede observar en la imagen que acompaña a esta entrada, para gustos los colores (y nunca mejor dicho). Si nos ceñimos a lo que marca la reglamentación del tráfico, dónde se expresa que los pasos de cebra sólo serán de color blanco, no pudiendo interponerse entre sus secciones ningún otro color que no sea el del propio asfalto, estaremos hablando de señalización «alegal».

La peligrosidad de saltarse dicha normativa se extiende a varios puntos: desde el conductor que puede alegar que no se trata de un paso de cebra, hasta el conductor de motocicleta que puede patinar sobre él si ha llovido.

En moda también se han convertido los numerosos resaltos, bien de asfalto bien de caucho que pueblan calles enteras. Esta otra medida, legal, se une a lo comentado anteriormente. En la gran mayoría de los resaltos construidos en asfalto encontramos un cebreado rojiblanco. Ahora bien, ¿se trata de pasos para peatones? Oficialmente no; municipalmente, parece ser que sí. Y hoy por hoy se usan como tal.

En resumidas cuentas: el urbanismo municipal puede ir contra la seguridad vial. Las primeras demandas acerca de estos pasos no legales se han empezado a escuchar dentro del sector de la enseñanza y de la ingeniería del tráfico. Habrá que esperar para que se tomen las medidas oportunas y se tipifique si son o no pasos para peatones.