David el Gnomo, contra la siniestralidad vial

Bobo adelantando, campaña de Tráfico del Gobierno Vasco

Soy un bobo y a 180 soy feliz. Soy un crack adelantando, sal de mi carril

En 1985 llegó a las pantallas españolas ‘David, el Gnomo’, una serie de animación que intentaba concienciar a los más pequeños sobre los riesgos de la degradación del medio ambiente. 25 años más tarde, aquellos niños han crecido y son hoy experimentadísimos conductores que ahora van a tener que escuchar otra vez aquella voz de la conciencia, pero reconvertida hacia el terreno vial.

La directora de Tráfico del Gobierno Vasco, Amparo López, presentó ayer la nueva campaña de sensibilización que han preparado para ser emitida a partir de hoy y que emplea la sintonía de la serie para llamar la atención de los conductores sobre los comportamientos que más contribuyen a la siniestralidad vial. Distracciones, alcohol y otros hábitos se ven en un videoclip que, por qué no decirlo, les ha quedado bastante divertido.

Uno tras uno, los protagonistas de la campaña van mostrándonos su lado más oscuro al volante, un lado oscuro que, según la directora vasca de Tráfico, nos tienta cada vez que nos ponemos a los mandos de un vehículo:

Esto es algo que casi todos reconocemos. Al volante, en mayor o menor medida, nos volvemos intolerantes, perdemos la paciencia, nos fastidia ceder el paso…

Y eso es lo que refleja el spot televisivo de la campaña, ni más ni menos.

Bobo distraído, campaña de Tráfico del Gobierno Vasco

Desde luego, los creadores del videoclip no han escatimado humor para hacernos ver lo absurdo de nuestras propias actitudes como conductores. Uno, que se quita el jersey mientras conduce; el otro, que canta alegremente todo lo que ha bebido antes de subirse al coche, el otro, que va haciendo aspavientos para que le dejen pasar antes que nadie…

El eslogan de la campaña lo resume todo en una idea: “Sé inteligente. Cero riesgos al volante”. De ahí que cada uno de los personajes de la historia vayan diciendo de sí mismos que son bobos por asumir riesgos que a todas luces son absurdos y evitables. Es tan grande la evidencia que la cuestión cae por su propio peso. ¿Por qué asumir riesgos cuando podemos evitarlos?

Nótese la diferencia entre hacer una mala campaña genérica que apunte a la idea peregrina de “no te mates al volante”, con una campaña que muestra, a las claras, cuáles son los factores de riesgo más habituales en la siniestralidad vial. Y todo eso, sin necesidad de ponerle mal cuerpo a nadie, sino empleando el humor por la vía de la parodia más incisiva, que lo uno no está reñido con lo otro.

Es una parodia, sí, y además tiene la gracia de haber sido trazada con el fino estilete del surrealismo más mordaz, pero tristemente basado en la realidad del día a día. De hecho, no es casual que todos los conductores del spot sean varones, ya que en Euskadi ellos protagonizan el 77% de los siniestros, como tampoco es casual que aparezcan repetidamente las distracciones como factor de riesgo, ya que esa es, hoy por hoy, la causa principal de siniestralidad, presente en un 27% de las colisiones que se registran en el País Vasco. También se tratan otros factores clásicos, como el problema del alcohol al volante y la velocidad inadecuada.

En resumidas cuentas, el spot tiene la chispa suficiente como para hacer que quienes lo miramos nos veamos a nosotros mismos retratados en el crudo reflejo de los disparates que vemos hacer a los demás, y quizá con los tiempos que corren esta forma de concienciar valga mucho más que mil millones de imágenes luctuosas. Veremos qué resultado obtienen con esta original campaña.

Actualización: El vídeo ya está en YouTube, así que ahí va:

Enlace | Campaña de Tráfico “Soy un bobo”
En Circula Seguro | Campañas de concienciación

  • impactware

    Es necesario crear una nueva cultura social si queremos un tráfico más seguro y eficiente. Es imposible hacer una cultura de conducta que sirva sólo dentro de la carretera y no sea válida fuera de ella: no se puede enseñar a conducir sin enseñar a vivir.
    Dentro de esta nueva cultura los conductores ‘peligros’ o ‘bobos’ no han de tener un reconocimiento social, sino todo lo contrario, han de tener todo el desprestigio que se merecen, por eso esta campaña me parece más positiva que negativa, porque no todo en ella me parece bien.

    • Josep Camós

      ¿Y cuál es la parte que ves negativa? 🙂

      • impactware

        Muchas gracias Josep por leer el comentario, no lo amplié más pq me parecía que entonces no sería leído. Negativo es, por ejemplo, que en el vídeo los ‘bobos’ se ‘salen con la suya’, no acaban ‘destrozados’ sino sonrientes, el vídeo no muestra las consecuencias de su conducta: no hay una lágrima de la novia del ‘bobo’, del padre del ‘bobo’… o del hijo del ‘bobo’. Sin un final triste el recuerdo queda en lo humorístico del vídeo, y de humor ese vídeo no tiene nada, a mi modo de entender al menos.