Curve Control de Ford, una evolución del ESP

Curve Control de Ford

Esta semana el fabricante *Ford* ha presentado una innovación en seguridad activa. Se llama *Curve Control* y es una ampliación de las funciones del control de estabilidad, comúnmente conocido por ESP. Está destinado para SUV/todocaminos, todoterrenos y pick-up, principalmente para el mercado norteamericano.

Curve Control detecta cuándo un vehículo toma una curva con demasiada velocidad. El ESP, normalmente, evita el riesgo de sobreviraje y subviraje frenando selectivamente una o más ruedas, pero este sistema va más allá. No solo trata de colocar el vehículo en trayectoria, también reduce su velocidad.

*El principio es el mismo que el del ESP y funciona con los mismos sensores*. Cuando se detecta una diferencia considerable entre lo que gira el volante y lo que gira el vehículo realmente, se pueden llegar a frenar hasta las cuatro ruedas, de forma inteligente: *hasta 16 km/h en un segundo*.

Curve Control de Ford

Ford asegura que *Curve Control* funciona tanto en seco como en mojado, y empezará a montarlo en el *Ford Explorer* a finales de año. El 90% de sus todocaminos y todoterrenos tendrán de serie este sistema en 2015. Para la gama europea no se han dado detalles todavía, ni sabemos de hecho si va a llegar.

Este sistema busca reducir las 50.000 colisiones que se producen en Estados Unidos por tomar curvas a velocidad excesiva al juzgar mal el conductor la velocidad de entrada. Sobre este tema hablamos con anterioridad en otro artículo, el *Curve Control* facilitaría mucho la recuperación del gobierno del vehículo.

La diferencia fundamental con el ESP de “toda la vida” *es que además frena el vehículo*, aparte de reducir el par motor de forma automática. Por lo tanto sería más eficaz aún que el ESP. Parece ser más eficaz que el ESP sobre todo en los vehículos con centro de gravedad alto, más proclives a perder el control en esas circunstancias.

Curve Control de Ford

Al parecer, solo Ford va a ofrecer algo así ya que *este sistema está protegido por una patente*. Puede que otros fabricantes o la propia Bosch (fabricante del ESP) se encarguen de conseguir un comportamiento similar sin violar la patente, o tendrán que pagar a Ford por ello.

Esta es otra de tantas funciones adicionales que se le van añadiendo al control de estabilidad, a su vez, basado en los frenos ABS y una serie de sensores. Si las ruedas no tuviesen ABS, el *Curve Control* sería inviable, pues cuatro ruedas bloqueadas es sinónimo de hacer un “recto” y el tortazo estaría garantizado.

Fuente | *Ford*

  • TTT

    Sigo pensando que el mejor invento en la automoción ha sido el ABS, sin el no funcionarían el resto de sistemas de seguridad.