Cuida tu maletero

maletero
El maletero del coche, en algunos coches, es un almacén de objetos sin ton ni son. Es el trastero del coche, donde se acumulan las cosas que no queremos sacar, las que nos olvidamos dentro del mismo, y muchas veces no solo están mal aseguradas, sino que corremos el riesgo de estropear tanto al tapicería del maletero, como los propios objetos que porta.

El maletero del coche no es un elemento de seguridad del vehículo, aunque sí contribuye a la seguridad en cierta manera indirecta. El maletero es una zona útil que deberíamos cuidar (en el sentido más práctico de la palabra, limpiándolo y curando sus heridas), y mantener limpio y despejado para poder llenarlo en caso de necesidad. Además, no hay nada más ineficiente que llevar carga inútil (gastamos más combustible), que no necesitaremos.

La carga en el maletero afecta a la dinámica del coche

Esto ya lo sabemos porque aquí hablamos a menudo sobre la problemática de llevar carga en la parte trasera del coche. Influye entre otras cosas en:

  • La capacidad de frenado del coche, notándose más sobre asfalto húmedo.
  • La estabilidad (más cuanto más carga).
  • El comportamiento del coche en curva, lógico si pensamos que “descompensamos” el reparto de pesos.
  • El alcance de las luces, conviene recordar que a veces hay que regular los faros en consecuencia.

Todo esto se verá acentuado, en el mal sentido, si la carga no va bien sujeta: si no cargamos bien el maletero del coche. Cuidar el maletero también significa preocuparse por cómo lo cargamos, igual que cuidar de una persona no significa tan solo mantenerla limpia y alimentada: también significa preocuparse por cómo se sienta en el trabajo. La comparación es algo rara, lo sé.

Llevar objetos sueltos en el maletero es incómodo a la hora de conducir (prueba a transportar una garrafa de cinco litros de agua, suelta por el maletero) porque con cada frenada, aceleración, con cada curva… se moverá en consecuencia por el maletero, golpeando los laterales y las paredes frontal y trasera. Es necesario asegurar dichos objetos de alguna manera, ya sea mediante pulpos o cuerdas, o bien introduciéndolas en “cajas” que estén fijas (los velcros son una opción si el objeto no es muy pesado, igual que sucede con las bolsas de los triángulos, por ejemplo).

No solo hablamos de la molestia por los golpes que escuchamos, sino porque afectan a las reacciones del coche, y además nos pueden distraer o asustar. Si nos hemos olvidado de lo que llevamos en el coche, es bastante fácil que se de ese despiste. Por tanto, dedica un buen rato a colocar adecuadamente todos los objetos en el maletero del coche, y ¡cúidalo bien!