“Cuéntamelo como si tuviese seis años”

Distracciones

En la película Philadelphia hay una frase que me llama la atención, y la dice varias veces el abogado que defiende al protagonista, que a veces dice eso para que le expliquen un concepto de forma simple, a ver si lo ha entendido. Y esa frase me ha venido a la mente pensando en el tema de las distracciones.

La DGT nos prohíbe conducir utilizando el teléfono móvil con una mano, deben estar totalmente libres, de ahí el “manos libres”. Pero la DGT no nos prohíbe hablar con el pasajero, y eso puede ser tan o más peligroso que hablar por teléfono. Me remito a mi experiencia personal.

Cuando conduzco, tengo la costumbre de no mirar a los ojos a la persona que va a mi lado. Si va alguien detrás, de vez en cuando puedo mirar por el retrovisor a la vez que vigilo el tráfico posterior, pero claro, no voy permanentemente mirando. Los usos sociales permiten esa excepción en la conversación en aras de la seguridad.

Tengo más que comprobado que, aunque no vaya mirando a mi interlocutor, mi posible distracción tiene mucho que ver con el tema de la conversación. Si el tema es fácil, o no me hace pensar, o no requiere de mi capacidad de abstracción o de imaginar, me permite concentrarme fundamentalmente en el tráfico.

Distracciones

Así, mi pérdida de atención es mínima, es casi como conducir en silencio o con un enterrador poco sociable. Sin embargo, cuando se va enredando el tema, como obligarme a imaginar situaciones de personas que ni siquiera conozco, debo admitir que la mente no me funciona igual de bien.

Si detecto una situación así, le digo a mi pasajero que por favor me hable como si tuviese seis años, o como si yo fuese idiota. En realidad, si debo obligar a mi mente a concentrarme en dos tareas simultáneas, conducir y conversar, pues mi capacidad mental se divide, y presto menos atención a ambas tareas.

El cerebro humano en ese sentido funciona de forma parecida a un ordenador. Si solo hay un programa en ejecución, se dedica el 100% de la potencia de proceso para llevarlo a cabo. Pero si hay dos programas a la vez, pues los recursos se dividen, ya no hay un 100% para cada uno. Pues esto es lo mismo.

Obviamente, me interesa más el ir atento a la carretera que ser partícipe de lo que me están contando o que explique yo, de modo que intento dejar más cabeza para conducir, y atontarme en la conversación. Y noto que haciendo eso, me noto mucho más torpe como hablante y como oyente.

Distracciones

Se puede hacer una prueba con facilidad y sin riesgos. Prueba a jugar a cualquier juego de coches manteniendo una conversación, una de dos, o pasas olímpicamente de quien te habla, o es como si condujeses con muñones, especialmente en juegos de velocidad, como las simulaciones de carreras.

Pero vayámonos a otro extremo. Durante un viaje monótono y largo, durante unos 45 minutos mantuve una conversación por el teléfono manos libres con una persona. Apenas había tráfico, la carretera me es de sobra conocida, el coche mantenía la velocidad con el control de crucero y los temas de conversación eran más bien banales.

En ese tiempo, seguí siendo consciente de la señalización, el retrovisor, si tenía que adelantar me cuidaba de vigilar el carril izquierdo… hasta me topé con una retención inesperada por accidente y no tuvo ninguna consecuencia… porque iba atento a la carretera. Eso sí, las condiciones exteriores eran muy poco exigentes para mi cerebro.

Con esto quiero decir que había menos estímulos que pidiesen mi atención. Me parece mucho más peligroso estar hablando con alguien en tráfico urbano, vigilando velocímetro, los semáforos, que haya peatones que crucen por donde les sale de ahí mismo, los ciclistas, que el de detrás me la va a liar, etc.

Distracciones

¿Prohibirá la DGT la conversación en los coches? No creo que lleguen tan lejos, pero cada uno debe saber marcar un límite. Se puede hablar en el coche, pero siempre y cuando no nos distraigan más de lo imprescindible. No conozco a nadie que lleve la seguridad hasta el extremo de volverse mudo y sordo cuando conduce, tampoco es eso.

Sin embargo, si notamos que no podemos prestar la debida atención, habrá que pedirle a nuestro compañero de intercambio de ideas que cambie de tema, o que te deje tranquilo un momento… o ignorarle por completo si la situación lo requiere. Más de una vez, he tenido que pedir que me repitan algo… que simplemente no escuché.

Una situación potencialmente peligrosa bloqueó todos mis sentidos en vigilar eso, y el ruido de conversación se convirtió en lo mismo que el motor… está en el ambiente, no le presté atención. Una conversación “física” puede ser más peligrosa que hablar por teléfono con manos libres (que no es más que conversar pero sin mirar a los ojos).

Es posible que algún pasajero no entienda esto y se ofenda… Explícaselo cuando hayáis parado, mejor. Pon el ejemplo del copiloto de rallyes. El piloto puede ir escuchándolo constantemente, mientras le diga cosas sencillas y no le distraiga. En el momento que el piloto mire al copiloto o le pregunte la fecha de su aniversario, se comerán el primer pino que tengan cerca.

NOTA: En la primera imagen vemos a un alumno de un curso de conducción, con un monitor, en un circuito cerrado, comprobando las consecuencias de las distracciones en un entorno seguro.

Fotografía | Javier Costas (I, II, III), Akunamatata (IV)

  • pepserra

    Existen Javier
    articulos en revistas de prestigio como Brain research donde ya hace tiempo que se ha visto por pruebas de imagen CEREBRAL sobre lo que tu comentas, que cuando se habla por telefono ya sea manos libres o no hay areas del cerebro que deben repartir tareas robando actividad cerebral de la que se presta atendiendo al trafico. puedo referenciarlo.http://curvasrectas.creatuforo.com/sobre-moviles-distracciones-y-resonancias-tema63.html

    (Josep en CR habia un post sobre este tema, no he podido rescatarlo: sobre uso de moviles y resonancias)

    recordais aquellos viejos carteles en los buses donde rezaba”prohibido distraer al conductor”??

  • s63aut

    Básicamente, el conductor debe ir atento a la conducción, todo lo que le distraiga de ella será inadecuado, sea un teléfono, una conversación, una discusión o cambiar el CD, pero al conductor NO se le molesta ni se le exige ser un buen anfitrión de forma que se dedique a que los “invitados” se lo pasen bien durante el trayecto.

    Escuchar música puede ayudar, pero una cosa es escuchar y otra meterse dentro de ella, la música siempre debería ser un acompañamiento a la conducción, no la actividad principal, como parece ser para esos del “chunda chunda” en coches tuneados.

    “No molesten al conductor” (y “no disparen al pianista”).

  • corzo

    Las películas de miedo dan realmente miedo si te metes dentro de la película, es decir, si la vives con tal intensidad que asumes incluso el papel de la víctima, sin embargo, si controlas la situación, observando a las personas de tu alrededor, o si te durarán las palomitas hasta el final por ejemplo tendrá otra visión muy distinta.
    Pues con la conducción pasa exactamente igual, hay que tener el rol de conductor simple y llanamente, siendo el mando de la dirección hasta hoy en un 100 % por iniciativa del que maneja el vehículo. Por eso hay un debate abierto sobre la incompatibilidad de la conducción con la baja médica. Sobre las distracciones siempre he pensado que no tienen nada que ver con las desatenciones, siendo la distracción por un elemento exterior (cartel publicitario) y la desatención un problema interno por ejemplo del propio usuario, y no tiene por que ser conductor, también los peatones van distraídos o desatentos.
    Un saludo

  • FERODO

    Tengo un amigo que tiene la mala costumbre de mirarme para hablar mientras conduce.

    En fin. Hasta que se coma una farola.

  • pepserra

    por mucho tiempo que lleves conduciendo no puede evitarse la desatencion de un manos libre ya que por cortesia social ningun empleado va a a cortar si es preciso a su jefe en una conversacion intensa sobre x tema y la atencion se roba en areas donde se necesita , esta cientificamente probado

    Otra cosa : antes de llamar a alguien , piensa si podra estar conduciendo y si lo conoces(por la mania de coger el movil)…piensatelo 2 veces si no quieres ser complice de un siniestro

    • corzo

      No des idea… se puede cometer un delito por cooperador necesario, el que llama a sabiendas de que el receptor (que conduce) va a ser uso del celular, “quate aquí hay tomate”

      • The purchases I make are entirely based on these articles.

    • s63aut

      En mi trabaja (de oficina) cada vez me dan más números de móvil cuando pido el teléfono para cualquier trámite, pero me da cierto reparo llamar a un móvil para explicarle al solicitante detalles complejos de su petición, siempre intento que me den también un número fijo, no por el precio de la llamada, sino porque entiendo que si estás en casa podrás atender mejor a quien te llama para decirte que presentes un recurso o que te falta la partida de nacimiento o cualquier cosa por el estilo.

      Cuando llamo a un teléfono móvil, salvo que sea para decir algo puntual del tipo “ya puede pasar a recoger lo que pidió”, siempre pregunto si interlocutor está disponible para poder comentarle lo que sea o si prefiere que lo llame en otro momento; el problema está en cuando es ese interlocutor el que te llama y notas que va en coche, quizá para llegar a mí ha tenido que hablar antes con la centralita y con otra persona de mi departamento, hasta dar con quien gestiona su expediente, luego a lo mejor tengo que pedirle datos para saber quién es (DNI o número de expediente), para finalmente explicarle lo que sea, ¿es normal hacer una llamada de ese tipo conduciendo, por mucho manos libres que se tenga?, yo creo que no, además, un autónomo quizá haga decenas de esas llamadas durante su trabajo, o un vendedor de inmuebles, por ejemplo.