Cuando la experiencia al volante te ayuda a ser más seguro

Coche y moto

Aunque normalmente el término motorista y Seguridad Vial es raro que aparezcan en la misma frase, hay gente que se empeña en dar la vuelta a la tortilla y demostrar que lo uno no está reñido con lo otro. Circular en moto puede ser a la vez de placentero, divertido, sin necesidad de buscar los límites constantemente. Unos límites que una vez rebasados pueden salir muy caros, para ti y lo que es peor, para los demás.

A medida que pasan los años, la “testosterona” se va aplacando en la mayoría de los casos. Quedará alguna oveja negra en el redil, sí, y aunque suene macabro, si la selección natural no hace su trabajo tarde o temprano se dará cuenta que así no se va a ningún lado. Por que por mucha experiencia al volante que tengas no tiene absolutamente todo bajo control. El tráfico está vivo y como tal, a veces reacciona de forma imprevista.

Lo peor a lo que se puede enfrenar un conductor es a su propia autoconfianza. Pensar que aunque conduzca bien y que todo lo controla es uno de los peores errores que se pueden cometer porque, haciendo un paralelismo, ¿quién se suele ahogar? Aquel que cree que sabe nadar muy bien y menosprecia el peligro del mar. En carretera, menospreciar el tráfico y al resto de conductores (usando el término menospreciar enfocado a que sabemos más que ellos) deriva tarde o temprano en una situación de peligro.

El enfoque deber ser diametralmente opuesto. ¿Sabemos conducir bien? ¿Hemos realizado cursos de conducción, tenemos cientos de kilómetros a nuestras espaldas y además somos capaces de prever la mayoría de maniobras del resto de conductores? Pues aumentemos nuestro margen de seguridad. Conduzcamos como si nuestra experiencia se menor. De esta forma, el techo al que podemos llegar estará muy lejos y siempre tendremos más margen para maniobrar y salir airosos de una situación.

Observemos y analicemos el entorno, recordemos aquellos puntos en los que el peligro es inherente: cruces sin visibilidad, curvas peligrosas, calles conflictivas, etc. Evitemos estos lugares, realicemos rutas alternativas, saquemos ventajas de nuestro conocimiento y experiencia al volante.

Foto | Jear Pierre