Cuando la administración no toma medidas, lo hacen los ciudadanos

Bache_mosaico

Cuántas veces hemos visto un bache en la carretera que en vez de arreglarse, va poco a poco cogiendo un tamaño que hace casi imposible esquivarlo. En mi trayecto habitual tengo varios de esos que ya no recuerdo ni cuando aparecieron. Y los peores son aquellos que no aparecen porque se rompe la capa asfáltica superior, sino cuando el terreno pisa y no lo aprecias hasta que ya lo tienes encima. Seguro que a veces nos ha apetecido coger una pala y rellenarlo nosotros.

Pues algo parecido han decidido hacer los protagonistas de las fotos que ilustran este artículo. Por un lado tenemos a Jim Bachor, quien aporta su granito de arena de una forma artística decorando con mosaicos los baches para hacerlos más visibles a los conductores y a la administración de Chicago. Para evitar que los vehículos de dos ruedas (tanto bicicletas como motocicletas) puedan sufrir una caída por la gravilla suelta o las piezas del mosaico, muy resbaladizas con lluvia, también los señaliza con conos para que todo el mundo sepa de su existencia.

Bache_pintada

Si saltamos a Manchester nos encontramos a “Wanksy” que, tras sufrir una caída en bicicleta por culpa de un bache, decidió pintar formas fálicas alrededor de los mismos con el fin de llamar la atención, algo que según sus propias palabras funciona porque los baches son arreglados de forma bastante rápida. No sin que los responsables del ayuntamiento lo tachen de vándalo y también de atentar contra el decoro pues sus pintadas no son un buen ejemplo para los niños que pasean por la ciudad.

Claro que tampoco debe ser un buen ejemplo las casi 1.000 quejas que recibió en el 2014 la ciudad de Chicago por desperfectos en los vehículos tras haber pillado uno de los 600.000 baches que el invierno había dejado en las calles de la ciudad estadounidense.

Si a la facilidad que tienen los ayuntamientos para plantar pasos de peatones elevados unimos la dejadez en arreglar los baches, tenemos el cóctel perfecto para destrozar el vehículo y las suspensiones a las primeras de cambio. Sólo falta que algún iluminado descubra que si deja sin repara baches antes de los pasos de peatones mata dos pájaros de un tiro pues consigue la reducción de velocidad sin gastar un euro.

Vía | Motorpasión Moto (1), (y 2)