Cuando alguien no merece que circule seguro

Conduce temerariamente, no todo el mundo es buena persona

Hola amigo. Hoy voy a confesarte un secreto… Por favor, se discreto. A veces me cansa un poco toda esa mandanga de la seguridad al volante. Que si no correr, que si respetar las señales, que si portarse bien…

¡Mamarrachadas! Un poco esta bien, por eso de quedar bien. Pero, en el fondo, ¿qué problema hay con intentar llegar lo más rápido? Si, total, los coches de hoy en día son muy fáciles de controlar si pasa algo. ABS, ESP, Airbag, estructuras de deformación controlada, y un montón de chorraditas de esas más.

¿Y para qué ponen todo eso en el coche si no es para que podamos conducir al límite? Si pasa algo, el coche nos sacará del atolladero, que para eso está. Y sino, ¿qué más le da al resto? Es mi vida.

Sí, sí, ya sé. Ahora vendrá el santurrón tontito de turno y dirá que “no estoy solo en la carretera, que si hay más gente, que si patatín, patatán”. Anda, calla. Tú no sabes lo que es sentirse vivo, ¿verdad? En vez de un corazón, tienes un libro de normas…

Pues sí, hay más gente. ¿Y qué? Yo no soy su canguro, que aprendan a cuidarse solitos… Y que se aparten de mi camino si les doy miedo. ¡Qué se las apañen, que eso es la vida! No soy su padre. ¿Qué es lo que puede pasar? ¿Un golpecito en el coche? ¿Qué alguien no suficientemente hábil tenga un accidente? Pues que practique más antes de ponerse en la carretera, hombre. Además, estoy completamente convencido de que la gran mayoría ni siquiera son buenas personas, no merecen toda esa consideración que los sentimentalistas les suelen brindar. A lo mejor cargándome a alguien le hago un histórico favor al universo… y si no te lo crees, mira este vídeo hasta el final.

¿Lo has visto? ¿Hasta el final? ¿Seguro?

¿Qué me dices? ¿Ves como tenía razón? Esta chica se ha quedado destrozada por no haberse cargado a don Adolfo. Y ahora me diréis que no hubiera sido mejor que hubiera ido a 60 en vez de a 50, como en la primera toma del vídeo.

La ciencia viene a decir que si aumentamos la velocidad en un pequeño porcentaje, la distancia de frenado aumenta (aproximadamente) en el doble de porcentaje. De 50 a 60 hay una diferencia del 20%, así que la distancia de frenado aumenta aproximadamente en un 40% (exactamente 44%, si hacemos el cálculo completo).

¿Has visto? Un 40%. Eso es nada. ¡Ni siquiera llega a la mitad más de distancia! Además, por muy nazi que sea uno, no puede esperar saltar a la carretera y que todo el mundo vaya lentito para salvarle la vida. ¿O me equivoco?

Así que, amigo, hazme caso. ¡Haz la tuya! ¡Corre! Algunas veces perderás tiempo rellenando partes, pero para eso está el seguro. Lo que importa es que, normalmente, llegarás mucho antes.

Y, para más satisfacción, a lo mejor suena la flauta y consigues liberar a la humanidad de su mayor villano. Si, seguro que caerá algún peatón inocente (aunque eso tampoco quiere decir que sea buena persona,… Pero, ¿qué es una vida en comparación con la posibilidad de salvar los 55 millones de almas que cayeron en la segunda guerra mundial?

Vía | Microsiervos
Vídeo | theucbmidnightshow

  • 51289

    ¿Se merece el coche ser estropeado por Hitler? Por favor, si yo fuera el coche del anuncio me enfadaría mucho. No creo que ningún vehículo se merezca ser dañado por nádie. Por favor, respetemos a todos, aunque nos cueste.

  • buruburu

    Es curioso que el coche del anuncio tenga la aleta derecha medio arrancada, sin que tenga la culpa el peatón… se ve que la rubia tiene cierto historial a sus espaldas… ;-))