Cuándo abrocharse el cinturón y cuándo desabrochárselo

Cinturón de seguridad empleado en un choque

Cualquier parroquiano habitual de Circula Seguro pensará que estoy de broma, ya que todos sabemos que antes de iniciar la marcha hay que abrocharse el cinturón de seguridad y que se desabrocha al detener el vehículo. Y quizá haya quien sostenga que para ir marcha atrás no es obligatorio usarlo mientras otro le replica que el cinturón no presenta ningún impedimento para maniobrar hacia atrás y que llevándolo puesto estamos más seguros. Y quizá hasta se nos presentará el dilema del taxi, en el que el conductor no está obligado a llevar puesto el cinturón mientras que los pasajeros, sí.

Ya, pero es que yo hablo de otras cosas. Yo me refiero a aquellos seres humanos que no se abrochan el cinturón porque van aquí al lado y de aquellos que se quitan el cinturón al llegar a la calle en la que acaban el trayecto, de aquellos que se lo ponen sólo si se les pide que lo hagan… o de aquellos que sólo se lo abrochan si pasa por allí la Policía, que de todo hay.

Me comenta Pep Serra el caso de una madre y una hija a las que tuvo que atender con motivo de un golpe por alcance. Casi nada: dos lesiones por latigazo cervical con sus dolores cervicales y sus mareos, y además la niña se quejaba de dolor en el pecho y en la barriguita.

Y en estas que Pep, que tiene una buena cabellera pero ni un pelo de tonto, le pregunta a la madre si las dos llevaban puesto el cinturón de seguridad. Sí, claro. La niña siempre se lo pone porque su madre le recuerda que tiene que ponérselo. Sí, claro, cómo dudarlo; pero tras un hábil forcejeo dialéctico y emocional, sale a relucir la verdad: la niña explica que no llevaba puesto el cinturón porque cuando está llegando a casa se lo suele quitar… a no ser que pase por allí la Policía y les pueda poner una multa.

Acabáramos. Al final resulta que estamos hablando de una cuestión de hábitos, mira tú por dónde.

Aprendizaje por repetición

En muchas facetas de nuestra vida aprendemos por pura repetición. Quien tenga presente cómo llegó a empaparse las tablas de multiplicar o cómo llegó a pelearse con los verbos irregulares en inglés sabrá de lo que hablo. Repetimos y repetimos lo que estamos leyendo, luego pasamos por un momento en que todavía tenemos que hacer un poco de memoria para recordar que efectivamente 8 por 7 dan 56 o que “swim swam swum”, y así hasta que llegamos a un punto en que ya no es necesario que pensemos demasiado porque se nos ha quedado lo que estudiábamos.

Cuando hablamos de hábitos relacionados con la seguridad vial, es muy importante tener en cuenta cómo se adquieren: gracias a la constancia. De la repetición (que para el caso podría resumirse en la típica pregunta: “¿ya te has puesto el cinturón?”), se pasa a la costumbre (momento en que la persona debe recordar si se ha puesto o no el cinturón de seguridad). Cuando esta persona ya no necesite recordarlo, será que ha automatizado la costumbre de abrocharse el cinturón; es decir, que habrá adquirido el hábito de abrocharse el cinturón.

Durante este proceso de adquisición del hábito, de la repetición a la costumbre, somos tremendamente frágiles, de manera que al abrocharnos el cinturón unos días sí y los otros no, o sólo cuando pasa la Policía o sólo cuando es Navidad y vamos a casa de la abuela y además llueve, nos podemos cargar muy fácilmente este proceso de adquisición del hábito de llevar puesto el cinturón. Dicho de otra manera: si no somos constantes, no adquiriremos el hábito de abrocharnos el cinturón y tendremos que estar pensando en ponérnoslo para no descuidarnos.

Y ahora, quien me está leyendo con un poco de atención está pensando: “No, si aquí sí que tenemos un hábito, que es el de soltarse el cinturón antes de tiempo“. Bien, premio para el que lo haya pensado. Días atrás capreolus se preguntaba si podemos cambiar nuestros hábitos. La respuesta es: Sí, aunque puede costar un poco.

Choque sin cinturón de seguridad

Quienes estudian los cambios de actitudes en la conducción hacen hincapié en la necesidad de confrontar las pautas de comportamiento de la persona que tiene una actitud poco segura con las informaciones sobre las consecuencias de esas pautas, y el detonante del cambio de actitudes se encuentra en un pequeño golpe emocional con que se sacude a la persona. Normalmente, el estremecedor testimonio de alguien que vivió una experiencia parecida despertará la conciencia de la persona y la llevará a adoptar un compromiso de cambio.

Volviendo al caso que nos ocupaba, tenemos que por muchos anuncios que hayan visto aquella madre y aquella niña, por mucho que ahora hayan leído sobre el tema, por mucho que les informara Pep Serra sobre los peligros de circular sin el cinturón de seguridad, lo que de verdad concienciará a aquellas dos personas es el castañazo que se dio la criatura por desabrocharse antes de tiempo.

Desde luego, hay conciencias y conciencias, de manera que a veces basta con enseñar la imagen de un parabrisas quebrado por un conductor que saltó despedido hacia adelante por no llevar puesto el cinturón, y la persona que lee un artículo como este decide que ya está bien de jugársela tontamente, que no vale la pena el riesgo y que a partir de ahora se va a abrochar el cinturón antes de iniciar la marcha y no se lo va a desabrochar hasta detener el vehículo. Es un compromiso.

Aunque seguramente, y por desgracia, esos son los menos. Más allá de la repetición, hay muchos que siguen aprendiendo a golpes, y no de conciencia precisamente.

Foto | © Mikel Bort
Ilustración | Josep Camós
En Circula Seguro | ¿Podemos cambiar nuestros hábitos en la conducción?

  • José Luis

    Parece mentira que haya conductores que se ponen el cinturón … ¡¡ por miedo a la multa !!

    Que poco valoran su vida.

    Como si no fuera poco riesgo el de coger el coche para multiplicarlo yendo sin cinturón.

    🙁

  • muchachoseguro

    También resulta ridículo aquello de insertar un broche de pega para que no salte el avisador -y no en un taxi-. Manda güevos

  • s63aut

    Lo del cinturón lo he tenido toda la vida muy claro, yo lo llevaba siempre, incluso cuando no era obligatorio en ciudad, de hecho, me parecía ridícula la pataleta de muchos cuando se empezó a obligar (hará unos 20 años), ¿acaso se lo abrochaban al entrar y salir de los núcleos urbanos, con el coche corriendo?, pues parece que sí, que muchos hacían (y hacen) esa estupidez.

    Lo máximo que llego a hacer sin cinturón es meter el coche en el garaje cuando lo tengo justo delante de la puerta (vivo en una urbanización y por mi calle sólo pasan los que van a esa calle), pero incluso en esa circunstancia a veces me lo pongo.

    Lo del avisador es curioso, hay gente que hace kilómetros con el pitido sonando, les molesta más el cinturón que el pitido, pero a quien lo lleva puesto absolutamente siempre no le molesta.

    En cuanto a los taxis creo que es ridículo no obligarles, no digo que se lo pongan para mover el coche a la plaza de delante, pero no creo que sea para tanto ponérselo siempre que se circula, además, con tantas horas al volante se incrementa el riesgo de accidente y quien no se lo pone nunca tampoco lo llevará el día que se la pegue.

  • José Luis

    Me parece que los taxistas no se lo ponen por si alguien intenta atracarles, que puedan salir corriendo del taxi. Con el cinto les costaría mas.

    O si les atacan, que sus movimientos se ven limitados.

    No se si había más motivos.

    Los conductores del bus urbano tampoco llevan cinturón.

    • Josep Camós

      Según me consta a mí, es por eso, sí.

      Ahora bien, los conductores de autobuses… estooo, yo no recuerdo que el Reglamento diga nada sobre ellos… ¬¬

      • José Luis

        Yo juraría que los conductores de autobús grande no lo llevan. Cierto que tienen que dar billete a quien pague en efectivo e igual le molesta, pero supongo que los conductores de servicio interurbano sí lo llevan (que tampoco lo se, sinceramente).

  • escargot

    Ponerme el cinturón es algo que tengo ya automatizado. Me siento, cierro la puerta, pongo la llave y me pongo el cinturón, sin mover la llave ni nada. Y tengo claro que hasta para recolocar el coche después de aparcarlo mal me pongo el cinturón, porque podría venir alguien y darme un golpe.

    Y tengo que decir que no me molesta nada llevarlo. Es más, de vez en cuando compruebo si está tenso y odio que no lo esté.

    Algunos de mis compañeros me chinchan por mi costumbre de no arrancar hasta que todo el mundo tiene el cinturón abrochado. Y a alguno le he tenido que comentar que en los asientos traseros también hay que ponérselo. En ese sentido alucino bastante porque hay gente que lleva los enganches de los cinturones traseros escondidos debajo de los asientos, de modo que por mucho que quieras no te lo podrás poner. Es una irresponsabilidad tremenda.

  • pepserra

    Ahora viene cuando Josep me amonesta fijo…je je

    resulta que se olvidó contarle a Josep de este caso que al final, como la sala de boxes URG estaba bastante tranquila (cosa rara…), tuve la oportunidad como colofon, de acceder a un video de you tube donde se visualizan crash tests evaluando el efecto de dummies niños por el efecto de no llevar cinturon…(lo uso muucho)de hecho los tengo en el escritorio bajo carpeta

    Ahi va dijo la niña!! esto les pasa a esos niños??? y luego que ??, ademas de simpatica era bastante receptiva

    Luego…ya sabes…(no comments)
    me miro con cara de perplejidad…
    A mi me pasó eso pero no tanto ehhh?

    ahhh? menos mal, pero puede que un dia si sigues igual no tengas tanta suerte…y te pase lo mismo que al dummie(empotrada en la luna delantera)

    Cabe decir que la madre me taladro con la mirada como diciendo:” Sera bestia el tio este…mira que enseñarle esos horrorosos videos!!!

    Solo espero que se le incrustase el video en la retina
    Y a la madre tambien…desde luego

    Al fin y al cabo los medicos ocupamos en la s vial un lugar privilegiado porque estamos cerca de la causa y el efecto y todos sabemos que la pedagogia en esos momentos se ensalza mas.

    Y pienso en que no deberiamos desperdiciar esas oportunidades…NUnca

    pd= sorry josep por la info retardada

    • Josep Camós

      Ah, claro, ahora resulta que trabajamos con información reservada…

      XD

      Passsssa ná, hombre. Estamos en familia. 😉

    • José Luis

      Así que viendo videos en el trabajo ¿eh? 😀

      • Josep Camós

        Y luego nos quejamos de las listas de espera… 😛

        Oye, yo también pincho vídeos en mi trabajo: de coches que se abollan, de conductores que se distraen, de gente que no usa el cinturón, de los sistemas del vehículo… De hecho, hace tiempo ya que los llevo todos en una página web enriquecida con highslides y la pincho tal cual con el Chrome a pantalla completa.

        Es muy importante el poder de la imagen a la hora de concienciar: ya sea en clase, en la tele… o en la consulta del médico como último extremo, mientras te escayolan.

        • José Luis

          No he podido evitar la bromita, jeje.

          En tú caso Josep, es incluso más importante, porque tú formas a futuros conductores. Pep sólo se encarga de reparar a los que se abollan por no seguir tus consejos (bueno, de sus respectivos profes). 🙂

          • Josep Camós

            Ah, eso me ha recordado a un e-mail que teníamos por ahí Pep y yo… Ya os lo pasaré en formato post, ya. 🙂

          • pepserra

            si Josep Si cuenta cuenta que hay para alquilar sillas….:))))

          • Josep Camós

            Ah, yo me refería a otro tema, pero ese en el que estás pensando tú… también.

          • pepserra

            no se Josep pero seguro que sea el mail que sea resultaria tan galactico que tanto da :XXXX

          • pepserra

            Ei J Luis …que tampoco vienen tan abollaos eh? es que ese es el problema …que los latigazos abollan poco pero duelen un huevo!!
            BUEEEEno intento hacer mas que reparar…les enseño a no volver a recaer J Luis…tarea olvidada en prevencion primaria , de verdad amigo…

        • pepserra

          pozi…. los you tube los uso para instruir
          no toco paginas tiasbuenas .com como algun colega mio ejem….es broma bah

  • nomar55

    Creo que son algunas mujeres las más renuentes a abrocharse el cinturón de seguridad. Alegan que, como suelen llevar cuellos más escotados, la cinta del cinturón les roza la piel, lastimándolas, y hay coches en los que no se puede regular la altura del anclaje superior del cinturón.

    Realmente pienso que es un pretexto un poco tonto para no ponérselo.

    • pepserra

      Vease hasta hace poco lo que ocurria con el embarazo y el cinturon…oh que binomio tan jovial…

    • escargot

      Uiss… qué delicadas… 😛

      En fin, una excusa de lo más tonta, sí.

    • José Luis

      Yo las pocas que conozco que tienen coche, siempre se ponen el cinturón. Habrá de todo.

      A mi el cinturón también me roza el cuello. Siempre he pensado que si tengo un accidente y el cinturón se tensa, igual me hace alguna herida en el cuello. Y por ahí anda la yugular ¿no? Joer, a ver si voy a morir desangrado !!

  • 50972

    Recordando a una vieja asignatura, sobre las necesidades jerarquizadas de Maslow, el hecho de ponerse el cinturón con ocasión de utilizar un vehículo con motor, estaría en la base de la famosa pirámide, es decir, es una necesidad de seguridad personal y sólo por encima de la necesidades fisiológicas. Por tanto, con la conducta de no usar el cinturón de seguridad se demuestra ignorancia cívica y muy lejos de conseguir las necesidades sociales para llegar a la autorealización.
    Otro tema de conversación sería también orientado a la indemnización 0 tras sufrir un accidente de tráfico y se demuestre a falta de responsable que en el momento del accidente no se hacía uso de cinturón. Las lesiones por accidente de tráfico pueden variar dependiendo de las medidas de seguridad activa y pasiva utilizadas. La omisión también define una mala conducta.

  • escargot

    A mí me pasa como a José Luis, que se me queda el cinturón bastante cerca del cuello y me roza, y no sé si está bien regulado o no y si puedo regularlo o me tengo que aguantar. Pero no había pensado en eso, da cosa…

    Por cierto, José Luis… ¿tan pocas tías conoces que tengan coche? Por cierto, que las que conozco yo (tanto como tíos) sí que se lo ponen.

  • ds19tiburon

    Por otra parte, debería además tenerse en cuenta no sólo ponerse el cinturón de seguridad SIEMPRE (yo incluso cuando aparco y salgo a ver si está bien situado, si tengo que rectificarlo, vuelvo a abrocharlo, no puedo remediarlo) sino saber cómo mantenerlo colocado mientras se conduce, y también cuando dejamos el vehículo. Muchos he visto en mi cículo cercano de personas, con el cinturon sin ajustar a la cadera, o doblado en la misma zona, incluso uno que se colocaba una pinza de oficina (sí, de esas negras metálicas de diferentes tamaños para documentos) cerca de la guía superior para dejarlo destensado (alegaba que le molestaba la tensión del cinturón); e igualmente, una vez quitado, dejarlo sin más colgando con una o dos dobleces a lo largo, o directamente, pillado por la puerta asomando por debajo (cosa esta muy peligrosa al provocar cortes en en trenzado, con el riesgo de desgarro ante una colisión).

    Con lo poco que cuesta hacer las cosas bien, y más éstas dado su relevancia, y que por unos malos hábitos (los cuales, por otra parte, don de los más sencillos que hay) se tenga que arriesgar uno a los peores disgustos y desgracias que le puedan sobrevenir.

  • escargot

    Hay gente que tiene verdadero poco cuidado. Y una de las cosas que me sacan de quicio es que alguien salga de mi coche y deje el cinturón destensado.

    El coche de mi madre recoge verdaderamente mal los cinturones por lo que sea. Yo ya me cansé hace tiempo de quejarme de eso y de decir que los cinturones así eran de lo más inseguro que había, pero en la ITV me dijeron que no es que no recogieran, sino que recogían despacio. Lo mismo me da, mi madre tiene la costumbre de pillar el cinturón con la puerta cuando cierra el coche y ese despiste algún día lo lamentaremos, aparte de que si un cinturón asoma por la parte baja de una puerta ya podemos suponer que no estaba en las mejores condiciones.