Consejos para los niños en su vuelta al cole

autobus escolar
Los niños ya están de vuelta al cole, y los padres pueden respirar un poco tras un verano escaso de rutina y con mucho tiempo libre por parte de los peques. Volver a las clases, a los horarios matutinos, a acostarse más temprano que en verano para no quedarse con las sábanas pegadas cada mañana puede ser algo estimulante, o una pesadilla dependiendo del propio niño. Los hay que disfrutan de esos primeros días de reencuentros, de material nuevo y de muchos meses por delante, y también están los que preferirían seguir en un eterno verano.

Sea como sea, este año queremos proponer algo muy sencillo, pero que seguro que marca la diferencia: eduquemos a nuestros hijos sobre seguridad vial de forma consciente, activa. Seguro que todos pensaremos que eso ya lo hacemos, pero a la vez la sorpresa puede ser inquietante cuando nos demos cuenta de la cantidad de cosas que podemos mejorar con simples gestos. Ya lo contamos cuando hablamos de cruzar la calle en nuestro especial de Educación Vial para niños.

Sin querer convertir un artículo de “consejos para niños” en “consejos para padres”, sino en un “consejos y ejemplos que los padres pueden transmitir a sus hijos”, tenemos a continuación una buena serie de momentos en los que influir positivamente en nuestros pequeños. Se trata de pequeñas cosas en las que podemos poner atención, pero que seguro que surten el efecto deseado en los niños, que es el de tomar conciencia de cómo comportarse en el mundo real.

  1. Desterrar la prisa de nuestras vidas, porque la prisa nos hace ser descuidados y porque los niños terminan adoptando las mismas costumbres que sus padres, por mucho que pensemos que ‘es solo esta vez’ o ‘no es lo habitual’.
  2. Evitar las palabras malsonantes, la agresividad verbal en todas sus vertientes. Sí, los niños acabarán escuchando palabrotas y no estamos diciendo que los recluyamos en una burbuja, sino más bien estamos recomendando que, en situaciones donde nos “salga” esa agresividad verbal o de cualquier tipo, contemos hasta 10 y pensemos que nuestros hijos nos ven como ejemplo.
  3. Antes de cruzar la calle, hemos de detenernos y ver a izquierda, derecha e izquierda. Es algo que los niños han de ver y la forma más segura de cruzar, enfatizando el hecho de que hasta que los conductores se han detenido, no debemos comenzar el paso (y siempre por las zonas habilitadas para peatones).
  4. Integra a los niños en los “protocolos” de seguridad: todos bien sentados y con sus correspondientes sujeciones bien abrochadas; nada de locuras por la calle, ni al cruzar; respetar las señales, en concreto los semáforos; cuidado al salir del coche o autobús, y siempre alerta máxima entre ese momento y el momento de cruzar la calle.
  5. Es posible que nos pregunten alguna vez por qué hemos de hacer así las cosas, cuando está claro que otras personas lo hacen distinto. Este es quizás el punto más importante, porque como padres deberíamos ser capaces de explicar correctamente esos porqués a los pequeños. Conviene adaptarse a su mentalidad y forma de expresarse, pero hemos de dejar bien claro cómo se hacen las cosas con sus fundamentos. Es mejor razonar que el “porque lo digo yo”.

La idea detrás de todo esto es que somos nosotros quienes hemos de velar porque nuestros hijos aprendan a desenvolverse con seguridad. Muchas veces pedimos, y es cierto que habría que mejorar en eso a nivel estatal, que las instituciones eduquen en seguridad vial, y que en las escuelas haya una asignatura específica, o se celebren actividades (como ya se hace, siempre por iniciativa del centro de estudios). Sobre eso no hay duda de que se necesita mejorar, pero los padres no podemos ser pasivos, esperando que otros (Estado y educadores) resuelvan el problema de la educación vial. Los padres, siempre, primero.

Foto | Woodleywonderworks

  • Juan Barberá

    Muy buena reflexión, a veces olvidamos que los primeros educadores de nuestros hijos somos nosotros mismo y precisamente es en el entorno familiar donde solemos bajar la guardia con estos temas. Me gustan los consejos y la reflexión final. Espero que mucha gente reflexione con este artículo y se consigan cambiar ciertos hábitos.
    Por otro lado a nivel de critica constructiva os aconsejaría poner fotos de entornos españoles, por mi experiencia hace que a la gente le llegue más el mensaje y lo vea más cercano. Se que a veces no es fácil, pero para mí el resultado es más positivo.
    Un saludo.

  • Lector Crítico

    Efectivamente. Debemos ser los padres los primeros educadores de nuestros hijos, en Educación Vial y en cualquier materia. Lo olvidamos a menudo.

    Con mi pequeñaja de 3 años estamos ya con “el hombre rojo que se queda quieto” y el “verde que anda” para enseñarla cuando cruzar un paso de peatones. Obviamente el ejemplo se lo damos nosotros, porque los demás peatones, en un 75% no, y hay que ir inventándose respuestas para que una personita de esa edad se sienta satisfecha ante la pregunta de “Papá, ¿y ese señor por qué pasa por la calle?”