Consejos de seguridad para circular por el garaje comunitario

4752495707_72c9b36858_b
Quien más y quien menos dispone de una plaza de garaje en su vivienda, a menos que se trate de una zona donde no se puede construir un garaje subterráneo (pasa en algunas zonas de algunas localidades, normalmente por temas de corte arqueológico), o cualquier otra razón que no se nos ocurra. Cuando decimos “dispone de”, es que o bien la alquila junto a la vivienda, o bien la tienen en propiedad, o bien alguien se la ha cedido para su uso. En cualquier caso, también existen consejos de seguridad para circular en los garajes, ya sean comunitarios, parkings públicos, o privados.

Me interesa especialmente hablar de los garajes comunitarios porque son los que compartimos con nuestros vecinos, y que en fincas donde hay mayoría de parejas jóvenes, tienen niños pequeños. Es en esos casos, en los que hay niños pequeños, en los que más me interesa recalcar que el garaje no es la calle, sino una zona común para los vecinos en la que nos podemos encontrar a cualquiera, en medio, y sin aviso previo, por lo cual ha de extremarse la precaución.

El síndrome de la “prisa hasta en tu propia plaza”

Vivimos en una época de actividad frenética que, de forma objetiva, empeora con la manía de tener prisa para todo, a todas horas. Cada mañana temprano existen verdaderas oleadas de estrés familiar en muchas casas, porque nos hemos levantado con el tiempo justo, hay que preparar a los niños, llevarlos al colegio y llegar a tiempo a nuestros respectivos trabajos. Eso se traduce en muchas cosas, y entre ellas la que nos ocupa: las prisas en el garaje. Salir a toda pastilla, o entrar a toda pastilla cuando llegamos a comer, y hacerlo en un lugar en donde no debemos pasar de 10 km/h (no hay necesidad real), y que oculta gran cantidad de posibles vecinos haciendo “sus cosas” en la zona.

Si unimos a ello una iluminación que, sin ser insuficiente, a veces tarde en activarse al paso, o bien tiene zonas en donde hace falta que alguien cambie los tubos, los riesgos se multiplican… y honestamente, son riesgos estúpidos de asumir. Dudo que en la mayoría de los garajes comunitarios modernos nos lleve más de 30 segundos abandonar la plaza (sin contar el tiempo que tardamos en acomodarnos en el coche, y arrancar) y llegar a la puerta de salida. Y me refiero a los más modernos, porque en los más antiguos y ratoneros no hay mucha gente que pueda ir a más de esos escasos 10 km/h.

En un garaje comunitario podemos encontrarnos de repente con los hijos pequeños de nuestro vecino, que salen del coche y, despistados, caminan hacia el ascensor, absortos en sus pensamientos, sus juguetes o sus consolas de videojuegos. Puede que ellos no nos vean, y puede que nosotros no los veamos. Es necesario circular con las luces de corto alcance encendidas para ser más visibles, y ver mejor, y sobre todo porque puede que la luz, como ya dijimos, no funcione del todo bien, o se apague, sin más.

Para mí, en resumen, estos son los consejos básicos de seguridad en el garaje: limitar la velocidad a la mínima imprescindible es importante, porque nos permite tener tiempo de reacción suficiente ante un imprevisto (niño corriendo) y minimizar las consecuencias de cualquier impacto; las luces de cruce encendidas para hacernos ver, y para ver mejor.

Parece una obviedad, pero la experiencia me dice que muchas personas se despreocupan en el momento de entrar en sus garajes, y de hecho hasta se pueden ver en las columnas los efectos de la desidia a la hora de maniobrar en lugares que, a veces, son estrechos o tienen mala visibilidad.

Foto | 55Laney69

  • Juan Barberá

    Muy bueno el tema tratado. Comparto la opinión sobre que la gente se olvida de las normas cuando llega al garaje.

    En mi caso nuestra comunidad de 536 vecinos dispone de dos plantas y más de 500 plazas de garaje con solo dos lugares de acceso y salida. Podéis imaginar el caos entres las 8:45 y las 9:00 horas y el peligro que eso conlleva.

    Además como recomendación añadiría el uso de los intermitentes, para indicar cuando has llegado a tu plaza para estacionar, porque el vehículo que llevas detrás no tiene porque saber cual el tú plaza, así como ceder el paso a la derecha, pues en mi caso existen diversos pasillos.

    • estebano

      Buen apunte, Juan, la verdad es que sí, no tenemos por qué saber a qué plaza va cada vecino, y en mi caso en la comunidad no hay tantos vecinos, pero yo, despiste que soy, no conozco a la mitad de ellos ni de vista, y menos aun sé donde tienen la plaza de garaje.

  • Jorge

    Aprovecho este artículo para preguntar tanto a Estevan como al resto de lectores si sabrían indicarme si es bueno (y legal) el utilizar el claxon del vehículo para indicar los movimientos dentro del garaje comunitario (para incorporarse a una nueva zona con poca visibilidad) como en la salida al nivel de calle.
    A mi personalmente el utilizar el claxon en estas situaciones me parece molesto e inoportuno, ya que si uno circulo como comentan en este artículo no sería necesario molestar al resto de conductores, peatones y gente de la vivienda con el ruido que produce el claxon de un coche, y menos a ciertas horas (más de uno lo utiliza a las 7 de la mañana). Agradecería que alguien me pudiese facilitar alguna información. Gracias y estupendo artículo Estevan.

    • BorMotor

      Artículo 110 del Reglamento General de Circulación, sobre advertencias acústicas:

      “1. Excepcionalmente o cuando así lo prevea alguna norma de la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, podrán emplearse señales acústicas de sonido no estridente, y queda prohibido su uso inmotivado o exagerado.

      2. Las advertencias acústicas sólo se podrán hacer por los conductores de vehículos no prioritarios:

      a) Para evitar un posible accidente y, de modo especial, en vías estrechas con muchas curvas.

      b) Para advertir, fuera de poblado, al conductor de otro vehículo el propósito de adelantarlo.

      c) Para advertir su presencia a los demás usuarios de la vía, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 70”.

      Se puede hacer. Tampoco creo que molestes tanto, ya que es sólo un pequeño toque con el claxon. También puedes probar a dar una ráfaga para que se vea reflejado en la pared.

      • Jorge

        Muchas gracias por la aclaración BorMotor 🙂

    • estebano

      Sin quitar mérito a lo que comenta BorMotor, que me parece de quitarse el sombrero, creo que dentro del garaje sí puede resultar, ya no molesto, sino equívoco. El eco no es muy amigo de los bocinazos, yo creo que con usar las luces (ráfagas cortas), ya te haces notar. A la hora de salir a la calle, puede ser necesario o recomendable indicar que salimos con un pequeño toque de claxon, sobre todo ahora que la gente camina ensimismada con sus teléfonos. Si son capaces de cruzar una calle con el semáforo en rojo y no ver que los coches han arrancado (ayer mismo, delante mía pasó), lo de prever que saldrá alguien de un garaje lo descartamos 🙂

      • Jorge

        Pues incluso a mi personalmente me resulta molesto que se utilice el claxon para indicar esta salida del garaje a la calle, si uno sale despacio, no debería ser necesario tocar el claxon.
        No sé, a parte de los apartados 2a, b y c que indica BorMotor, no veo necesidad de utilizar para nada más el claxon, y en los garajes y salidas de los mismos me parece muy molesto.
        Me pongo en el lugar de la gente que vive en el edificio del garaje o edificios cercanos, todos los días estos sonidos de claxon varias veces al día (y hay gente que los utiliza a cualquier hora, sean las 7:00 de la mañana o las 23:30 de la noche…), me parece que debería estar prohibido.
        Al artículo me remito, si se va con las luces encendidas, se utilizan ráfagas largas, y se va despacio y con atención, no debería ser necesario el claxon.

        • estebano

          Yo me refería a un simple “pip” con el claxon, pero es verdad que si salimos suficientemente despacio, no sería necesario.

    • Juan Barberá

      Hola Jorge, en Valencia por normativa municipal los garajes deben disponer de una luz de color rojo o amarillo auto (naranja) que se enciende cuando la puerta se abre, tanto a la entrada como a la salida. Pero como bien dice Esteban, cualquier precaución es poca, si no ven un semáforo en rojo van a ver la luz, que normalmente está en alto.
      Sin embargo esto sí lo tratamos con los niños en las Jornadas de Seguridad Vial.

      • Jorge

        Gracias por tu respuesta Juan 🙂