Consejos ante la llegada de la asistencia en carretera

Hombre reparando coche
El asfalto arde bajo el sol. No hay ni una alma en cien kilómetros a la redonda. La familia comienza a estar cansada del viaje, pero todavía quedan unas horas hasta llegar a destino. De repente, el coche hace un ruido raro y se para.

Tras abrir el capó y constatar que no tiene ni idea de lo que ha podido pasar, el conductor decide usar el teléfono para pedir ayuda. El sol quema y dentro del coche los niños ya no aguantan un minuto más sin echarse a llorar.

¿Puede existir una situación más frustrante? Sí, la de un servicio de asistencia en carretera mal realizado. Por eso conviene tener presentes estos consejos, esperando que nunca tengamos que echar mano de ellos:

  1. Antes de salir de viaje debemos comprobar que nuestro seguro incluye asistencia en carretera, qué cubre y cómo funciona.
  2. Tras detectar la avería llamaremos a la aseguradora con los datos de la póliza en la mano: es necesario comentarles de la forma más precisa posible qué ha sucedido y dónde nos hallamos. Y antes de colgar pediremos una descripción de la grúa que nos envían.
  3. Cuando llegue la grúa hay que comprobar que es la descrita por la aseguradora. Si no es así, no hay que creerse cosas como que si ahora pagamos luego el seguro cubre los gastos o que es la Guardia Civil quien envía esa grúa. Conviene siempre llamar a la aseguradora para contrastar cualquier información.
  4. Antes de cargar el coche sobre la grúa hay que conocer la tarifa del servicio y sólo si estamos de acuerdo dejaremos subir el coche.
  5. Todo albarán debe contener el precio final de la operación. En otro caso, a la hora de recoger el vehículo podremos encontrarnos ante una desagradable sorpresa y con la presión de saber que si no pagamos, no nos devuelven el coche.
  6. Al recoger el coche, exigiremos una factura detallada que incluya:
    • Precio básico por enganche,
    • Precio por kilómetro,
    • Kilómetros recorridos,
    • Recargos por festividad o nocturnidad
    • IVA
  7. Si el importe de la factura no se corresponde con la cifra mostrada en el albarán, podemos denunciar los hechos en una comisaría o ante la Guardia Civil.

Vía | DGT