Conducir en invierno (1): arrancando en frío

Arrancar en frío

Estamos a punto de dar la bienvenida al invierno, y nuestro coche debe estar preparado para encarar esta época del año. Aceite, líquido refrigerante, líquido de frenos, líquido lavaparabrisas, filtros de aceite y de carburante, todo debe estar revisado antes de que el frío nos atrape. El alternador y su correa, las lámparas (todas) y la batería deben funcionar perfectamente. El filtro de aire del habitáculo y las escobillas del limpiaparabrisas, mejor recién cambiados.

Por supuesto, los neumáticos deben estar en buen estado y a una presión de inflado correcta. Y por si acaso, nunca está de más que echemos en el maletero un kit de emergencias que contenga una linterna con pilas nuevas, una manta, unos guantes, agua, cables para la batería y un botiquín. El depósito de carburante, lleno; las cadenas, mejor en el maletero que en casa, y el móvil, bien cargado.

¿Estáis preparados? Pues vamos a dar algunos consejos sobre cómo conducir en invierno.

Arrancar en frío es una de las mayores cargas de trabajo que le podemos dar a la batería, más aún cuando la temperatura ambiental es extremadamente baja, lo que afecta al rendimiento de nuestro pequeño almacén de energía. Por eso, si accionamos la llave de contacto y el motor no arranca, no debemos insistir demasiado, ya que lo único que haremos será castigar los elementos del sistema de arranque. Vale más la pena devolver la llave a su posición inicial, dejar pasar unos instantes, y luego volver a intentarlo. Y si no hay manera, acabaremos antes llamando a la asistencia en carretera.

Al poner el motor en marcha, en un coche de gasolina se puede iniciar la marcha de forma inmediata. No es necesario esperar a que se caliente el motor ni mucho menos calentarlo a base de acelerones, que podrían perjudicarlo. Con motores diésel conviene esperar unos segundos, los justos para ponerse el cinturón, que servirán para que el motor se lubrifique. Durante los primeros kilómetros, hasta que se alcanza la temperatura óptima de funcionamiento, es preferible no revolucionar demasiado el motor.

Cómo quitar el hielo del cristal

Cristal helado

Estas recomendaciones generales pueden chocar en ocasiones con la mala visibilidad que nos da un parabrisas helado o empañado, ya que iniciar la marcha sin unos cristales limpios nos puede acarrear un gran problema de seguridad. Por eso, conviene que en la medida de lo posible evitemos la formación de hielo sobre los cristales. En las tiendas de accesorios para coches podemos encontrar aerosoles que, una vez rociados, evitan la formación de hielo. Y si no nos apetece gastar dinero, con frotar media patata sobre el cristal tendremos suficiente para que se forme una capa anticongelante.

Otra forma de evitar la formación de hielo en los cristales, muy sencilla y económica, consiste en colocar una sábana sobre el parabrisas fijándola con los marcos de las puertas y cuidando de que las escobillas de los limpiaparabrisas no queden en contacto con el cristal, ya que se podrían adherir e incluso desgarrarse. Y si en vez de emplear una sábana queremos una opción más económica todavía, basta con poner un cartón, a poder ser que no se deshaga con la humedad de la noche.

Si esto no ha sido posible y encontramos el coche con hielo en los cristales, hay dos cosas que NO debemos hacer nunca. La primera, salir con los cristales a medio limpiar, ya que estaremos multiplicando los puntos ciegos de nuestro coche y además será más fácil que se nos forme más hielo aun en marcha. La segunda cosa que no debemos hacer es rociar el cristal con agua caliente “para que el hielo se deshaga más rápido”, ya que el vidrio del parabrisas podría quebrarse.

El sistema que mejor funciona es el rascado simple y llano. Conviene hacerse con una rasqueta de plástico, que podemos comprar por menos de 2 euros en cualquier comercio del ramo, y con ese rascador eliminar el hielo acumulado en todos los cristales del coche, incluidas las ventanillas y la luneta trasera. A veces, cuando el cristal comienza a estar algo despejado, puede ser de ayuda un poco de líquido lavaparabrisas. Eso sí, antes de accionar el mando de bombeo, conviene levantar las escobillas para que no se desplacen sobre el hielo.

Por último, no olvidemos quitar el hielo que se haya podido formar sobre las ópticas de los faros.

Si se empañan los cristales, aire y calor

Cristal empañado

Otro problema que puede aparecer es el empañado de los cristales, especialmente del parabrisas. Para deshacerse de esa molesta capa de agua condensada en el cristal que no nos permite ver con seguridad, lo mejor es combinar aire acondicionado y calor procedente de la calefacción, que es lo que hacen los sistemas antivaho que montan muchos coches hoy en día. En la luneta trasera, simplemente encendemos la luneta térmica y ella se encargará de hacer el trabajo sucio.

Lo que NO deberíamos hacer nunca es recurrir al pañuelo de papel o la manga del jersey o la mano directamente sobre el cristal para retirar la humedad condensada, ya que de hacerlo así dejaremos unos rastros que pueden ser especialmente desagradables cuando una luz, sea del sol o de los faros de otro coche, incida sobre el cristal. Aire acondicionado y calor procedente de la calefacción serán nuestros mejores aliados para eliminar el vaho del parabrisas.

Ah, pero aquí topamos con un problema, y es que en un coche de gasolina o gasóleo la calefacción sólo nos dará aire caliente si el motor está funcionando y ya a una temperatura considerable. Por eso, si tenemos problemas de cristales empañados quizá no estará de más que arranquemos el motor y, desoyendo los consejos anteriores sobre arrancar y salir, dejemos que el motor se caliente estando el coche detenido para así lograr calor y por tanto una mayor visibilidad cuanto antes.

En próximas entregas de este mini-especial sobre la conducción en invierno hablaremos de algunos problemas que nos podemos encontrar en el camino, como la nieve o la formación de placas de hielo.

Foto | Linda, KitAy, jpdodd
En Circula Seguro | Conducir en invierno (1, “2”:http://www.circulaseguro.com/via-y-climatologia/conducir-en-invierno-2-con-nieve-y-hielo, “3”:http://www.circulaseguro.com/via-y-climatologia/conducir-en-invierno-y-3-algunos-consejos-mas)

  • morgon

    Igual no viene muy al hilo del post, pero recuerdo casi con cariño la época en la que conducía un 309 gasolina, de aquellos coches con el starter manual, y de cómo a las 5 de la mañana, para ir a trabajar, me tiraba casi 20 minutos esperando a que el motor pudiera mantener el ralentí sin calarse para poder enchufar la calefacción y poder empezar a despejar el hielo formado en los cristales, ¡qué frío se pasaba! Y es que en mi Cáceres natal cuando dice de helar por las noches, hiela y de qué manera.

  • Aqui por el norte se lleva mucho también lo de poner periódicos para las heladas.
    Luego, me ha pasado algún día, salir de viaje y encontrarme el coche todo congelado y tener que tirar de la colonia que llevaba en el neceser para descongelar los cristales…

    Lo de lubricar los diesel, yo suelo esperar cosa de un minuto y ,a veces, suele ser bastante desquiciante. Eso por no ponerse a tirar de cálculos y llegar a pensar que has perdido a lo largo del año,como minimo, mas de 1460 minutos (que vienen siendo 24horas)esperando a la lubricacion del motorcito…
    Por lo que comentas , con unos cuantos segundos ya daríamos por lubricado el motor?

    • morgon

      Se suele decir que esperando entre 5 – 10 segundos es suficiente para que el aceite lubrique el motor.

      • Antonio Serrano

        Los instructores de la DGT recomiendan 2 seg para diesel, y 3 seg si tiene turbo y se puede circular de forma suave. Ya sé que parece exagerado, pero funciona (conducción económica).

        • gracias!! me habeis ahorrado media vida sentado inutilmente al volante!

  • ds19tiburon

    Yo también recuerdo, como dice Morgon, el ritual de estárter en aquel Renault 18 que teníamos en casa, tirando del mando y viendo el testigo naranja que me parecía una N mayúscula en aquel entonces (luego supe identificar la palomilla del acelerador en esa N), hasta que se podía mantener por si solo el ralentí.

    Y dejando la nostalgia, también soy de los que mantienen el motor Diesel al ralentí para lubrificar el motor, aprovechando este tiempo en pasar el plumero por los cristales para quitar el polvo que se acumula en ellos (soy un maniático con eso, no soporto tener el cristal sucio, me enerva para conducir).

    No debe olvidarse que aunque el manómetro de temperatura del agua indique que ésta ha alcanzado un nivel óptimo de funcionamiento, el aceite tarda más tiempo en lograrlo, de forma que debemos tenerlo siempre presente cuando conduzcamos ( es recomendable en Diesel no sobrepasar las 2000 rpm dutante este periodo, 2500 en gasolína, creo recordar).

    Igualmente, el aceite de la caja de cambios también debe alcanzar su temperatura óptima, cosa que lleva su tiempo, así que nada de acelerones con las marchas engrandas para que los piñones giren demasiado rápido, y manejo de la palanca suave. De ahí que en invierno sea todavía más recomendable arrancar pisando el embrague, para desacoplar el árbol motor de la caja de cambios, y que no haga girar los ejes de los piñones en su aceite, pues éste se encuentra algo más viscoso, lo que obliga a la batería y motor de arranque a forzar su funcionamiento.

    En fin, perdón por el “tochazo”, siempre me pasa lo mismo jejeje. Un saludo para todos los lectores y otro especial para el señor Camós.

    P.D.: ¡Felices fiestas a todos los lectores y redactores de la página!

  • Antonio Serrano

    Aunque los consejos de Josep son excelentes, comparto algún truquillo que a mí me ha sido útil:

    – Si puede helar, mejor no pongáis el freno de mano, que luego no hay quien lo suelte, ni aparquéis en pendiente.

    – Lo del cartón en los limpias funciona. Pero si cae mucha nieve, directamente podéis levantarlos para que no se peguen al parabrisas. Si lo hacéis en ciudad, es cierto que algún listo os los puede romper para divertirse…

    – Si lleváis cadenas, es imprescindible que sean adecuadas para vuestros neumáticos, que sepáis si debéis ponerlas delante o detrás, y que hayais practicado alguna vez en seco y calentito: no es el mejor momento para aprender cuando hace -5 grados y cae nieve.

    – Si tenéis que parar, señalizad vuestra posición de forma segura y no corráis riesgos.

    – Si pensáis que podéis peder adherencia, no continuéis sin más, o será demasiado tarde.

    Y lo mejor de todo: ¿es necesario conducir si el clima es tan malo? Si podéis, evitad hacedlo.

  • escargot

    Con la de veces que he usado la calefacción del coche para quitar el hielo… Mi coche tiene mucho de horno y poniendo todo calor pero al 1 ya puedes ir tranquilamente en jersey y que fuera haga -12º, que se va de vicio.

    En dos minutos ha derretido suficiente hielo para salir.

  • Jonathan

    Llamadme derrochador, pero cuando voy a los pirineos y el coche duerme a la intemperie y a las 8 de la mañana hace -5ºC, el coche esta helado y lo que hago es encender el motor y dejarlo como una media hora aprox para que todo vaya cogiendo temperatura, mientras voy quitando el hielo, enciendo la calefaccion…
    Luego no salgo quemando rueda obviamente 😉

    Saludos