Conduce con la cabeza, no con el corazón

Motocicletas

Con motivo de la campaña que está realizando la Dirección General de Tráfico durante esta semana de control y vigilancia de motocicletas, y de la que ya hemos hablado el lunes, se ha elaborado un vídeo con una serie de consejos de conducción segura.

Suelo ser bastante escéptico en lo que a campañas se refiere porque normalmente se suelen pasar las cosas un poco por encima. Sin embargo, esta vez debo quitarme el sombrero ante el vídeo que ha hecho la DGT, muy completo en el tiempo disponible y con multitud de consejos útiles. Vamos a verlo y luego extraeremos conclusiones.

Ve el video en el sitio original.

Lógicamente, el primer punto en el que se hace hincapié es en el uso del casco. Debemos comprar uno adecuado a nuestra talla y si no sabemos, lo mejor es que nos asesoren en una tienda especializada. Ojito, los cascos caducan como norma general a los cinco años así que tendremos que cambiarlo. Para saberlo, lo mejor es contactar con el fabricante de nuestro modelo.

También se citan una serie de consejos para la conducción en todo tipos de vías y en todo tipo de condiciones. Esta parte me ha gustado mucho porque resume perfectamente la mayoría de los problemas que nos encontramos en el día a día y cuáles son las mejores formas de evitarlos y aumentar nuestra seguridad.

Además, igual de acertado es la frase con la que concluye el vídeo: Conduce con la cabeza, no con el corazón. Precisamente en muchos casos conducir una moto es algo pasional. Sin embargo, dejemos los sentimientos para cuando lleguemos al bar y comentemos la ruta con los amigos delante de una buena comida. Mientras tanto, dejemos que nuestra parte racional se encargue de llevarnos de nuevo a casa.

Vía | Prnoticias
Vídeo | DGT
Foto | Ben Sutherland
En Circula Seguro | Campaña de control de motocicletas del 7 al 13 de junio

  • vflores

    Yo diría mejor: conduce con cabeza, asumiendo los riesgos de la conducción en moto, disfruta de un viaje seguro y que te vean.
    Al principio del video se comenta el porcentaje de motos que se ven durante la circulación pero no dice la franja horaria, es decir, independientemente de la vía que utilicemos, en casco urbano en hora punta puede haber más intensidad de vehículos de dos ruedas (motos y ciclomotores) que de cuatro, por lo tanto habría que tener en cuenta este dato. Sobre la conducción de una motocicleta hay mucha tinta sobre papel, pero no está demás un consejo que suelo dar cuando participo en alguna conversación entre amigos: hay que utilizar la empatía mientras se conduce. Un ejemplo muy claro es cuando en el semáforo tenemos por norma colocarnos los primeros, es una norma socialmente admitida en casco urbano y los ayuntamientos incluso acondicionan con señalización horizontal el uso prioritario en las paradas obligatorias como puede ser ante un semáforo en rojo, pero ello no implica que el resto de conductores permanecemos inmóviles ante la corriente circulatoria de los convertidos vehículos de dos ruedas en vacas sagradas. En todo caso sería al revés, deben adaptarse las normas reconocidas muchas veces por razones de fluidez pero al mismo tiempo con una extrema seguridad de que siempre no podré colocarme el primero, pensar lo contrario sería peligroso. Ahorrar tiempo no conlleva saltarse las normas, sería una selva si todos hicieramos de nuestros automóviles como si de machetes se trataran o por ejemplo la ley del mas fuerte, quien no se ha apartado ante la gran pitada de un camión (aquellos de la tercera categoría) al que me hemos hecho frenar tras realizar un cambio de carril o cualquier tímida maniobra. No se trata de dar prilegios a unos anteponiendo la fluidez por delante de la prudencia. Los vehículos de dos ruedas no son fichas de tetris, ni tienen por que estar los primeros ante el pistoletazo de salida (semáforo en verde), en caso contrario haríamos apología a la velocidad y no se trata de eso, se trata de respetar las normas. Que sería de un paso de peatones, si dejamos a los más jóvenes ir delante, sería anomia y lo contrario a la seguridad vial. Tienen que tener en cuenta los conductores de dos ruedas que aunque puedan pasar de entre los coches pueden sorprenderles cualquier maniobra de otro conductor inesperada para ellos pero válida para el resto, un cambio de carril a última hora es previsible y hay que tener en cuenta que esa maniobra no contempla la posibilidad de dejar libre la línea discontinua para las motos o ciclomotores. Mas bien sería al revés, si el conductor de un vehículo de dos ruedas adelanta a su antojo debe tener en cuenta al resto de usuarios y en caso de conflicto reconocer que ponerse el primero no quiere decir pasar por encima de los demás.