Conducción de la moto en nieve

Nieve

Ayer saltaba la noticia en los medios de comunicación del accidente que había sufrido el Director de la DGT, Pere Navarro, mientras circulaba por Madrid en moto debido a la presencia de una placa de hielo. Por suerte, el accidente no pasó a mayores, y todo se quedó en un esguince en una de sus piernas, pero entonces me acordé que no habíamos tratado el tema de la conducción de la moto en nieve. Y es que en estas condiciones, lo mejor es hacer como los usuarios de las motos de la foto y dejar la moto en casa.

Y si, así de rotundo soy. Aquí, por fortuna, no tenemos el clima finlandés, ni sueco, ni noruego. Pero precisamente por ello ni nosotros, ni las carreteras, ni las infraestructuras están preparadas para los días en los que las bajas temperaturas y las nevadas azotan las localidades españolas. Si nos pasásemos 4 meses con nieve en las carreteras podríamos usar neumáticos con clavos ,y todo sería relativamente más fácil. Pero nuestro clima es un poco más variable, como variables son las condiciones de la vía.

Si por la mañana nos levantamos y vemos temperaturas de cero grados o menores, lo mejor es utilizar el transporte colectivo. Iremos más calentitos, más seguros, con menos trastos (múltiples capas de ropa térmica, guantes, sotocasco, guantes gruesos…) y lo más importante, no nos jugaremos el cocido a las primeras de cambio.

Los neumáticos que normalmente llevamos instalados en la moto, no sirven para temperaturas gélidas y su agarre es nulo. La goma no es capaz de alcanzar la temperatura óptima de trabajo y esta se encuentra cristalizada. Ya no os digo nada si tenéis una deportiva con neumáticos de altas prestaciones. Es probable que agarren lo mismo que una rueda de madera.

Nieve

Si no tenemos más remedio que salir a la carretera con ella, deberemos extremar las precauciones. Hay que estar muy atento a cualquier mancha en el asfalto, especialmente en aquellas zonas señalizadas por la señal de pavimento deslizante. Además, las zonas sombrías, salidas y entradas de túneles, zonas de asfalto muy cercanas a taludes altos y proximidades de ríos (especialmente en los puentes), son propensas a la formación de placas de hielo. Yo suelo esperar a que otro vehículo circule delante de mi, así me va marcando los peligros de la carretera.

Si nos encontramos con una zona con hielo, lo mejor es no hacer nada. Ni acelerar, ni frenar ni inclinar. Cualquier maniobra nos llevará al suelo. Nos mantendremos verticales, dejando que la motocicleta reduzca su velocidad gracias al freno motor, y esperaremos a recuperar el agarre en las ruedas. Pero esto es la teoría, en la práctica es mucho más complicado.

Por último, no quiero cerrar el tema sin darle un pequeño tirón de orejas a Pere Navarro. Según sus propias declaraciones, ‘…iba a una velocidad “propia de la conducción por ciudad”…’. Señor Navarro, la velocidad debe ser la adecuada para las condiciones climatológicas y el estado de la vía. Y el domingo, 50 kilómetros por hora quizás fuese una velocidad demasiado elevada.

Fotos | Bruno Girin, melyviz

  • Si ya en mojado es peligroso, con nieve ni se me ocurriría, hasta con el coche es complicado.

    Un saludo.

  • Sam

    Buff, como tú dices.. Mejor la moto en casita 😉