Conducción con niebla, comprender este fenómeno

Conducir con niebla

Aunque siempre hablamos de la niebla en otoño o invierno, este fenómeno meteorológico puede aparecer en cualquier época del año de forma imprevisible. Puede reducir la visibilidad hasta hacer impracticables las carreteras por las que circulamos y en algunas zonas geográficas como los valles, puede sorprendernos al aparecer repentinamente.

Para conducir nuestro vehículo bajo este fenómeno que disminuye la visibilidad es necesario tener nuestro coche en perfecto estado de revista en primer lugar. Después, nunca esta de más comprender en qué consiste la niebla y sus tipos si vamos a tener que convivir con estas nubes bajas, en ocasiones tan bellas como peligrosas.

¿Cómo se forma la niebla?

Conducir con niebla

Es un fenómeno meteorológico que se forma cuando las nubes se sitúan tan bajas que se pueden ver a nivel del suelo. Se forman por pequeñas partículas de agua que quedan flotando en suspensión. Cuando se evapora la humedad del suelo, esta humedad se enfría y condensa, dando lugar a este tipo de nubes bajas conocido como niebla.

La visibilidad para circular con nuestro vehículo en esas condiciones queda por tanto reducida aunque hay que distinguir entre niebla y niebla espesa dependiendo del rango de distancia que nos permita ver. Entre 200 metros y un kilómetro lo consideramos niebla y en casos de menos de 200 metros tendremos niebla espesa.

Diferentes tipos de niebla

Conducir con niebla

  • Niebla de radiación: se manifiesta tras la puesta de sol cuando el suelo pierde calor. El suelo frío produce condensación en el aire y se forma la niebla. De corta duración y común en zonas de clima templado.
  • Niebla de advección: se forma cuando masas de aire caliente húmedas pasan sobre suelos fríos. Fenómeno típico de las costas y de zonas nevadas por las que pasan frentes cálidos.
  • Niebla de vapor: se da cuando el aire frío se mueve sobre aguas cálidas. Común en regiones polares y lagos de gran tamaño, sobre todo entre el otoño y el invierno.
  • Niebla de precipitación: se produce al evaporarse las gotas de lluvia. Mientras llueve, el aire bajo las nubes se mantiene seco, al enfriarse el vapor de agua y alcanzar el punto de rocío, se forma la niebla.
  • Niebla de ladera: típica cuando el viento sopla contra la ladera de una montaña. Al ascender en la atmósfera, la humedad se condensa y aparece una bella imagen de cumbre montañosa envuelta en niebla.
  • Niebla de valle: aparece en invierno y es debida a una inversión de temperatura causada por el aire frío que se asienta en el valle mientras el aire caliente pasa por encima de éste. Es básicamente niebla de radiación y puede durar varios días.
  • Niebla de hielo: cualquier tipo de niebla en la que las gotas de agua se congelan con temperaturas por debajo del punto de congelamiento. Casi exclusivas de regiones árticas y antárticas.

Consejos para conducir con niebla

Conducir con niebla

El consejo típico de mantener nuestro coche en perfecto estado de revisiones cobra vital importancia si tenemos niebla como compañera de viaje. Estamos hablando de nubes bajas y humedad por tanto al tener la carretera mojada el buen estado de neumáticos es muy importante. Debemos reducir la velocidad, no frenar bruscamente y aumentar la distancia de seguridad con el resto de vehículos.

El sistema de ventilación y aire acondicionado debe funcionar sin tacha ya que es muy probable que tengamos que desempañar los cristales debido a las diferencias entre la temperatura exterior e interior. Se desaconseja usar la luz de largo alcance o “largas” ya que nos será rebotada por las gotas de agua que forman la niebla.

Para el alumbrado es preferible utilizar las luces delanteras de niebla que nos permitirán aumentar la visibilidad a ras de suelo ya que se sitúan en la parte baja delantera de nuestro vehículo. En el caso de la luz trasera de niebla, su utilidad es la de ser bien visibles por parte del resto de usuarios de la carretera. Y no olvidar desconectar las luces de niebla cuando las condiciones de visibilidad vuelvan a ser favorables, hay que recordar que llevarlas puestas en ese caso es muy molesto para el resto de conductores.

Foto | madcowk, sun dazed, ismael villafranco, redjar
En Circula Seguro | ¿Hay niebla?, ¿Hay niebla? Vuestras respuestas

  • guti1992

    Buenos consejos “Alberticu”. Yo añadiría éstos otros…

    - Circular guiándonos por la linea de borde de calzada(sin olvidar la distancia de seguridad frontal que la liamos jeje)

    - Si cabe la posibilidad de encontrarnos mientras conducimos niebla densa(extrapolable a lluvia intensa,nieve,nubes de polvo,etc…) si no se puede conducir, no se conduce. Para ello deberemos informarnos previamente del estado metereológico de la zona por la que vamos a pasar durante nuestro viaje. Si la niebla(o lluvia,nieve…) se produce de manera inesperada durante el viaje…yo el consejo que daría sería de para tan pronto cómo sea posible ya sea en área de servicio(autovía) o bar(carretera convencional).

    No olvidar la fatiga que supone conducir en esas circunstancias…además del riesgo implícito.

     – Luces a usar en nieve: Sintetizandólo mucho cómo bien ha puesto nuestro editor…

    Ser vistos: Luz corto alcance + Luz antiniebla delantera
    Que nos vean: Luz antinieble trasera

     

    Un saludo y circular seguros!! ;)

  • escargot

    Muy interesante y muy buenos los consejos de los dos.

    Vengo a recordar que sigue habiendo coches que no tienen antinieblas delanteras y no hay que irse al año catapum para encontrar ejemplos. El de mi madre, con 14 años, no tiene. Lo que no sé es si se le podría instalar antinieblas, una noche volviendo por un puerto me encontré niebla y no veía ni torta.

    • http://openid.blogs.es/toni22m toni22m

      Si la falta de visión se produce por el deslumbramiento de tus luces contra la niebla es útil bajar los faros todo lo que se pueda, si tienes regulación interior de los mismos. Si no lo tienes y el deslumbramiento continúa queda la chapuza de los años heroicos, hace falta llevar un periódico en la guantera (no una revista), si humedecen dos hojas y se pega cada una en cada faro, con lo que emitimos una luz mucho más tenue que no nos deslumbra y sigue siendo percibida por los demás.

      • escargot

        No conocía ese truco.

        La luz no me rebotaba. Es que, directamente, era insuficiente. Iba como si fuera sin luces.

  • alberticu

    Esta claro, parecerá una perogrullada pero si es posible dejar de lado el coche en días de niebla, mejor que mejor.
    En lo personal os diré que no me gusta conducir con niebla pero me encanta hacerlo con lluvia. Será por aquello de ver llover desde casa calentito que lo extrapolo al coche.

    • escargot

      Yo es que lo extrapolo todo… con la lluvia me pasa igual que a ti. Pero vamos, que una vez me pilló la nieve y no sabes lo tranquilica que iba a 40 detrás de una furgoneta, con mi calefacción (tampoco muy alta, no he probado a tope las calderas de mi coche pero sé que son finas) y la radio. Y las ruedas de nieve, claro.

  • ANTONIO MARTINEZ GAR

    Pues si que sois de ayuda… eso de dejar el coche con niebla. Yo he entrado en esta página para saber trucos conduciendo con niebla porque donde trabajo hay una que no veas (núnca mejor dicho) y no me vale decir que no voy porque hay niebla.
    A mí me funciona un truco de un camionero que consiste en poner las largas y ponerte unas gafas de sol, va de coña porque alejas la luz y la filtras con las de sol, probad a ver que tal.
    Saludos